Compraron una casona del siglo XX ubicada en Callao y Santa Fe para ampliar un proyecto

La desarrolladora Northbaires ampliará el proyecto que construye en parte de las tierras en las que funcionaba el cine América
La desarrolladora Northbaires ampliará el proyecto que construye en parte de las tierras en las que funcionaba el cine América
Carla Quiroga
(0)
18 de agosto de 2018  

A Marcos Juejati, el hombre que lidera la desarrolladora Northbaires le gustan los desafíos. Entre otros proyectos, construye OM Recoleta, un proyecto mixto de 46.000 metros cuadrados que hasta hace unos días contemplaba US$80 millones de inversión. A los que ahora hay que sumarle 7000 metros cuadrados y unos US$15millones. El empresario cerró la adquisición de un edificio de principios del siglo XX de seis pisos ubicado en Callao al 1000, que tiene un frente de 22 metros, y que será restaurado para sumar unidades premium al proyecto original que ocupa parte de los terrenos en donde funcionaba el cine América, en pleno Santa Fe y Callao. "Existe una demanda muy definida para este tipo de propiedades, muy difíciles de encontrar, que combinan el estilo y la magnificencia de lo clásico con el confort y funcionalidad de lo moderno", explica Juejati, que arrancó con la desarrolladora en 2008 con una estrategia bien definida: construir para el segmento más alto de la pirámide. Hoy tiene diez proyectos en ejecución, alrededor de 150.000 metros cuadrados con más de US$450 millones en inversiones. "El secreto es que fabricamos los terrenos. Nunca compramos una tierra que tuvo un cartel de venta. Las negociaciones de los terrenos emblemáticos son difíciles y largas", agrega Juejati, que motivado por las ventas, avanzó con la compra de la nueva propiedad: hasta julio había vendido un 75 por ciento del total de 111 residencias disponibles planteadas en el proyecto original que se entregará en 2021.

Sus planes son realizar un trabajo de puesta en valor de los seis pisos, manteniendo el diseño tradicional, mientras que en las viejas áreas de servicio del edificio, que darán a un parque verde privado que también se erigirá en el centro de la manzana se construirán once pisos de viviendas de dos y tres ambientes que se venden desde US$5500/m2. El terreno inicial -en donde avanza la construcción del proyecto mixto que tendrá desde residencias hasta oficinas, cinco subsuelos de cocheras, una plaza interna y la Escuela de Negocios de la Universidad de San Andrés- era de 6000 metros cuadrados con28 metros sobre la calle Marcelo T. de Alvear y 60 sobre la avenida Callao. Un dato: en la sede de Udesa se diseñará una de las seis aulas de alta tecnología que la Universidad de Harvard tiene en el mundo.

"Lo complejo y divertido es que armamos un proyecto sin medianeras, ni contrafrentes, tomamos el pulmón de manzana y en ese espacio vamos a armar un parque. Nos inspiramos en cómo se construye en Berlín y le dimos un estilo europeo", relata el desarrollador que tras una larga y complicada negociación que demandó hasta cuatro años le compró la tierra del cine a Horst Paulmann, el dueño de Cencosud en US$42 millones. Luego vino el trabajo de adquirir el terreno aledaño en manos de Falabella. "Tuvimos que demostrar que no éramos Paulmann disfrazados de desarrollador", recuerda y aclara que no mide los negocios desde la incidencia que paga de la tierra. "Si nos basásemos en ese cálculo, no podríamos tener los productos que tenemos porque todos los terrenos que compramos fueron caros".

El posicionamiento del mercado de la avenida no es casual: es uno de los que mejor defiende los valores de venta. Y los pocos nuevos proyectos en danza -Callao Clásico y OM Recoleta- cambiarán la fisonomía de la zona. Los expertos del mercado inmobiliario coinciden en que más allá de su aspiracional, la ubicación central de Callao, su fácil acceso a zona Norte y al centro de la Ciudad, pero también a las avenidas Libertador, Santa Fe, Córdoba, Corrientes y Rivadavia, sus vistas amplias y la oferta educativa tanto escolar como universitaria la convierten en uno de los corredores más buscados por el segmento tradicional ABC1.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.