¿Qué vas a leer con tu hijo esta noche? Especial día del niño

Interior de El infinito, de Pablo Bernasconi
Interior de El infinito, de Pablo Bernasconi
Natalia Blanc
(0)
18 de agosto de 2018  • 00:10

Hoy seleccionamos diez libros para chicos y adolescentes, ideales para regalar este domingo. Además, para completar el combo festivo, tres propuestas de salidas culturales divertidas para compartir con los niños en su día

Para los más chicos

Mi mundo
Mi mundo

Mi mundo, de Carine Fontaine (El Ateneo). De la colección Minilibros, pensada y diseñada para las manos de los más chiquitos, un libro pequeño, de formato cuadrado y tapa dura, con dibujos sencillos y coloridos que remiten al mundo cotidiano familiar. Hay un barrilete, un perro, una pelota, un sonajero, un chupete y otros objetos que los chicos reconocen por sus formas y usos. La serie se completa con Los animales, Los vehículos y uno fundamental para tener cerca de la cama: Buenas noches.

¿Jugamos?, de Svein Nyhus (Niño Editor). Uno de los tesoros de edición reciente que encontré en la última Feria de Editores independientes. Es un álbum del autor e ilustrador noruego que propone a los más chicos una lectura interactiva siguiendo a un personaje entrañable llamado Butti. Puede ser un marcianito o un cachorro de alguna especie extraña. No importa. Lo cierto es que tiene cuerpo rojo y enormes ojos azules y parece que lo hubieran pintado con témpera usando los dedos. Esos mismos colores se repiten en todas las páginas, donde aparecen distintas propuestas de Butti a los lectores: seguir un camino, bailar un rato, darle un abrazo. Un libro bellísimo para jugar y soñar.

¿Jugamos?
¿Jugamos?

Cómo ser un monstruo y no asustarse en el intento, de Felicitas Arrieta y Juan Chavetta (Quipu). Un pichón de monstruo se escapa de su casa porque no quiere asustar a las personas, como le enseña su papá. No quiere porque no le gusta y porque le da miedo. ¡Sí! En este libro hay un monstruo que tiene miedo. Y hay, también, un chico llamado Nico que no le tiene miedo a los monstruos. Y le enseña por qué no está tan mal sentir miedo a lo desconocido, qué es estar triste y por qué no debería escaparse de su casa. Con ilustraciones geniales de Chavetta (uno de mis ilustradores de monstruos favoritos), es un cuento tierno y divertido ideal para hablar sobre emociones y sentimientos.

Visitas, de Natalia Méndez (Ediciones Abran Cancha). En este libro ilustrado por Fernando Calvi también hay un ser extraño: es el emperador extraterrestre que se ha fugado del planeta Vonne. El marcianito aparece por la ventana de la casa de Samanta, que está sola porque su mamá se demoró en el trabajo. ¿Se puede ser amigo de una criatura con antena que viene de otro mundo? ¡Claro! Porque este extraterrestre tiene una gran imaginación y muchas ganas de jugar, igual que Samanta.

El fantasma con asma, de Pablo Ingberg y Laura Aguerrebehere (Del Naranjo). Cuatro historias delirantes escritas en verso para jugar y divertirse con las rimas. La primera está protagonizada por una ogra con mala pata que siempre se resbala cuando cae del árbol donde tiene una mansión. Pero, por suerte, cuenta con la ayuda de un duende amigo. Después llega la aventura del dragón Filiberto que anda en problemas porque se quedó sin combustible para lanzar fuego por la boca. Le sigue la historia de un gnomo que tiene pies de plomo. Y, finalmente, aparece el fantasma asmático del título que busca un lugar sin humedad ni frío para refugiarse. Todos estos cuentos poéticos están ilustrados con muchos colores y realismo, aunque los personajes son seres fantásticos.

Para los más grandes

Mi vecino, de Alejandra Viacava y Silvi Hei (Ediciones Gerbera). Una declaración de amor, tímida y elegante como las de antes, a través de cartas entre dos vecinos que viven solos (y muy cerca) "allá lejos, cerca del horizonte". Una historia simple y tierna que refleja el interés entre dos adultos que apenas se saludan. Es probable que los chicos se sorprendan porque en el cuento no hay computadoras, celulares ni chat. Hay un cartero que un día le deja a la señora muchísimos sobres. Son cartas con declaraciones de amor. Para disfrutar de la lectura sin dejar de suspirar.

Natacha, la película
Natacha, la película

Natacha, de Luis Pescetti (Loqueleo). "Pregunta mi mamá cómo hiciste para saber qué pasa en mi casa", cuenta Pescetti que le dicen todo el tiempo chicas y chicos después de leer Natacha. "Creo que eso tiene que ver con que escribo ficción con humor para que el lector se vea tal como yo lo veo. Los chicos se sienten muy reflejados, pero eso no quiere decir que el libro sea un espejo. Es más complejo. Los veo en su inocencia, en su desparpajo. Cuido mucho el lenguaje, que se parezca a cómo hablan ellos. No es una aventura de niños caricaturizada. Como dijo alguien en alguna crítica, 'aguanten los niños haciendo de niños'", remata el autor de la serie protagonizada por la genial Natacha. Este año, el libro (los dos primeros volúmenes, en realidad) llegó al cine en una película con chicos actores (y un perro) que se lucen en la pantalla. Mañana, a las 17, para festejar el Día del Niño, Pescetti presentará Natacha, la película, de Eduardo Pinto y Fernanda Ribei, en el Cine Gaumont (Av. Rivadavia 1635) en una función especial con entrada gratuita. Para los fanáticos de Natacha, Pati y las chicas Perla (y a veinte años de la primera edición) Loqueleo publicó la colección completa con tapa dura y de distintos colores.

El infinito, de Pablo Bernasconi (Sudamericana). Una puerta calada sobre un fondo negro con algunos destellos coloridos deja ver a un rey barbudo y con corona. Así es la tapa del nuevo libro de Bernasconi, un ensayo profundo y poético sobre todas las definiciones posibles del infinito. "Es un grano de arena perdido en algún desierto del planeta que contiene grabado un mapa para encontrarse a sí mismo". "Es leer solo la última línea de un libro e imaginar lo que falta". "Es una cajita musical llena de silencios". Cada enunciado está acompañado por un dibujo que completa el sentido y dispara la imaginación: aparece un camello parado sobre un reloj de arena, un círculo imperfecto formado por lápices de colores, un equilibrista forzudo sobre un palo de escoba, entre muchas otras imágenes. Un libro imperdible para regalar a los chicos (y para leer también los grandes).

Coco, el cómic (Planeta Junior). Versión ilustrada en formato historieta de la película animada de Disney Pixar. Adaptada por Carmen Irene Gutiérrez Romero, la historieta es fiel al guión original que aborda el tema de la muerte y los recuerdos de los seres queridos que ya no están a través de una familia mexicana que respeta las tradiciones y celebra el Día de los Muertos. Miguel, el más pequeño de la familia, es el único que se rebela a las reglas de los mayores e intenta cumplir su sueño de ser músico. Pero, para lograrlo, deberá enfrentar más de un reto en el mundo de los vivos y en el de los muertos. Como epílogo, el libro trae un cómic corto muy divertido que funciona como los cortos que abren o cierran las proyecciones. Ideal para los que disfrutaron de esta conmovedora película.

La cuchara sabrosa del profesor Ziper, de Juan Villoro (Fondo de Cultura Económica). Novela juvenil protagonizada por Gonzo Luque, un baterista de una banda de rock excedido de peso que decide recurrir a un amigo científico para que lo ayude a hacer dieta sana. Las peripecias del profesor Ziper tiene ahora otra vuelta más: entre las novedades de FCE figura El profesor Zíper y la fabulosa guitarra eléctrica, también escrito por Villoro e ilustrado por Rafael Barajas, muralista conocido en México como "El fisgón". En esta historia, el científico está concentrado en un nuevo invento: una pastilla para ver películas.

Bonus track

Paseos culturales en familia

Este fin de semana, varios museos y espacios culturales invitan a las familias a festejar el Día del Niño con actividades súper interesantes y entretenidas.

Talleres de arte

Hoy, a las 16, en el Museo de Artes Visuales de Untref (Valentín Gómez 4838, Caseros), la artista Nicola Costantino guiará a los chicos en el taller Retratos en el aire con la idea de que aprendan a percibir de otra manera. Mañana, a las 15.30, en el Centro de Arte Contemporáneo (en Museo de la Inmigración, Puerto Madero), habrá un taller con cuentos y canciones protagonizado por un inmigrante italiano. Como cierre, los participantes podrán crear barcos de papel, dibujar y hacer collages. Gratis.

Visitas guiadas

Malba organiza dos talleres especiales: Hemisferio derecho, a cargo del equipo educativo, tendrá lugar hoy a las 17 en la sala pedagógica del museo (Av. Figueroa Alcorta 3415). El objetivo es redescubrir algunas de las obras de la muestra Verboamérica, que integran la colección del museo de artistas como María Martins, Wifredo Lam y Miguel Covarrubias. Para chicos de 5 a 9 años, acompañados por un adulto. Costo: $100 por participante (los acompañantes abonan la entrada general). Mañana, también a las 17, habrá una visita guiada para familias por Verboamérica con la idea de experimentar qué sensaciones producen ciertas obras.

Hemisferio derecho, en Malba
Hemisferio derecho, en Malba

Explorando el museo

Hoy y mañana, desde las 13, en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (Av. San Juan 350), los chicos podrán pedir un kit de exploración para descubrir, observar e interactuar con las obras exhibidas. Solo deberán presentar el DNI en la Sala de Educación y recibirán, de préstamo, una mochila con "herramientas" para recorrer y jugar en el museo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?