Delicatessen de libros pop up, una muestra que no es solo para chicos

La curadora María Laura Migliarino, en la inauguración
La curadora María Laura Migliarino, en la inauguración Crédito: Santiago Filipuzzi
En el espacio cultural La Nube, se puede ver desde un Titanic hasta un circo del siglo XIX; hay talleres y actividades
Natalia Blanc
(0)
18 de agosto de 2018  

Un libro de 1887 que se despliega hasta crear un circo, con seis pistas, caballos, bufones y clowns. Una edición de El Principito en formato carrusel con el texto al pie de cada escena. Una réplica del Titanic realizado en papel. Son algunas de las maravillosas piezas de la muestra "Delicatessen", que se inauguró ayer en el espacio cultural La Nube. Forman parte de la gran colección de libros pop up del librero y coleccionista Pablo Medina.

"Son libros que acercan el arte a los chicos", dijo Medina. Las curadoras Ana Medina y María Laura Migliarino, encargada también del Club del Libro y de la biblioteca infantil y juvenil, mostraron las obras y contaron la historia del pop up. Son libros sorprendentes por el trabajo que refleja cada página y, también, por los distintos mundos que toman forma al abrir cada ejemplar. Algunos tienen movimiento, otros son desplegables o traen ventanas y solapas que esconden personajes.

Aunque existen hace siglos, fue el artista alemán Lothar Meggendorfer uno de los pioneros de la técnica: creó en 1887, El circo internacional, para sus hijos. Al abrirlo, cada doble página forma un escenario y aparecen personajes en acción en seis pistas decoradas. En "Delicatessen" hay una sección dedicada a las creaciones de Meggendorfer y otra a Ernest Nister, editor alemán de libros desplegables con movimientos y volumen.

Del arquitecto checo Vojtech Kubasta, otro referente del pop up, se exhibe Tip, top + tap y los dragones, de 1965, con animales en tres dimensiones. No falta, tampoco, la serie infantil del italiano Bruno Munari, de 1945, con ventanas y solapas, que fue reeditada en el país por Niño Editor. Hay también un pop up del Titanic, que permite armar el transatlántico a la perfección siguiendo la técnica de ingeniería de papel. Es una edición italiana, de 2007, de colección. Uno de los destacados en la presentación fue 600 puntos negros, de David Carter, un objeto precioso que contiene, a su vez, objetos con volumen para jugar a imaginar qué pueden ser: un abanico, una escalera, un auto y hasta un parque de diversiones.

Por último, dos de mis preferidos: El teatro de Rébecca, de Rébecca Dautremer, un libro para disfrutar como si fuera una función de títeres con personajes clásicos, y Cuentos silenciosos, de Benjamin Lacombe, en tres dimensiones. Entre los argentinos están Tener un patito es útil, de Isol, que viene en caja, y Si usted volara, de Gustavo Roldán, con mecanismos para dar movimiento a los personajes.

Un pop up impresionante: el circo de 1887, de Meggendorfer
Un pop up impresionante: el circo de 1887, de Meggendorfer Crédito: Santiago Filipuzzi

"Tengo cerca de 1700 ejemplares de pop up. Como librero salgo perdiendo porque suelo comprar tres libros y guardarme siempre uno", reveló Medina. Es que La Nube, además de contar con la mayor biblioteca del país especializada en la cultura de la infancia y de ofrecer talleres, charlas y espectáculos para chicos, tiene una tienda a la calle donde se venden novedades y clásicos de LIJ y también rarezas, títulos que no se consiguen en otro lado.

"La idea de esta muestra es que los chicos y los grandes puedan conocer parte de la colección de Pablo, que tenemos guardada porque en el local no hay espacio para exhibirlos en forma permanente. Por eso montamos varias exhibiciones temáticas a lo largo del año", agregó Migliarino. "Delicatessen" continuará hasta el 29 de septiembre. Entre diciembre y marzo pasado, hubo una exposición de libros soviéticos para niños, en conmemoración por el centenario de la revolución rusa. Y antes, una dedicada a las obras de Beatriz Doumerc y Ayax Barnes, autores de La línea, entre otros libros.

Mientras continúa el proceso de catalogación y digitalización del fondo editorial de La Nube, a partir de un convenio con la Unsam, Medina y compañía preparan talleres de origami y pop up para chicos y grandes, y una asociación de amigos que colabore con otros proyectos culturales y de promoción de la lectura.

PARA AGENDAR

Delicatessen

Jorge Newbery 3537.

Martes y jueves, de 16 a 19; sábados, de 10 a 13. Entrada gratuita.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?