¿Qué tenemos que ver nosotros con Turquía?

Juan Carlos de Pablo
(0)
19 de agosto de 2018  

Turquía devalúa, a raíz de lo cual Estados Unidos aumenta los derechos de importación que les impone a los productos turcos.

Según los analistas, esto "provocó" en la Argentina el aumento del precio del dólar y la caída del precio de los títulos públicos, y por consiguiente el aumento del denominado riesgo país. Que nos castiguen por nuestros pecados vaya y pase, pero que nos impacte cada conflicto que surge entre terceros países ya parece demasiado. ¿Qué podemos hacer al respecto?

Sobre este particular entrevisté al chino John C. H. Fei (1923-1996), quien desde 1962 dictó clases en la Universidad de Yale, donde tuvo entre sus alumnos a Ernesto Zedillo, que fue presidente de México y durante décadas asesoró al gobierno de Taiwán, y al alemán Gustav Ranis (1929-2013), quien recién en 1941 emigró a Cuba, y más tarde a Estados Unidos. ¿Cómo hizo su familia, judía, para sobrevivir en Alemania hasta ese momento?

En palabras del propio Ranis: "Mi papá, militar, era un héroe de la Primera Guerra Mundial y por consiguiente no aceptaba tener que migrar por su simple condición de judío. Sus camaradas de armas recién en 1941 lo pudieron persuadir para que lo hiciera". También fue profesor en Yale.

-Ustedes se inmortalizaron juntos, por lo que la literatura especializada denomina el modelo de Ranis y Fei. ¿Cuál fue el aporte?

Fei: -Inspirado en el trabajo que William Arthur Lewis publicó en 1954, y sobre la base de la experiencia que Ranis y yo adquirimos en Paquistán, en 1961 publicamos una monografía modelando el caso de los países con excedente de mano de obra y pobreza de recursos naturales, en los cuales existe abundante desempleo disimulado y fuerte crecimiento poblacional, y donde por consiguiente el proceso de desarrollo implica la reasignación de los trabajadores excedentes del sector primario para trabajar en la industria. Tres años después, la monografía se transformó en un libro, titulado Desarrollo de las economías con excedente de mano de obra: teoría y política.

-¿Cuál es la vigencia actual de ese modelo?

Ranis: -Solo los principios básicos tienen vigencia permanente y universal, los modelos específicos, como el nuestro, pueden ser relevantes o no, dependiendo del momento y también del lugar. Lo importante es que quienes tengan a su cargo las políticas económicas entiendan bien el núcleo de cada modelo y, sobre todo, tengan en cuenta las condiciones bajo las cuales sus conclusiones y propuestas son válidas.

-La crisis mexicana de 1994 inauguró la "exportación" de las dificultades que tiene algún país en vías de desarrollo a otras economías que también se encuentran en vías de desarrollo.

Fei: -Muy bien planteado, porque, como bien aclara Guillermo Calvo, él no anticipó el denominado efecto tequila, sino la crisis mexicana. Que las dificultades económicas del país azteca a comienzos del año 1995 provocaran una crisis en la Argentina es algo que nos sorprendió a todos. Recuerde que la crisis económica que su país soportó en 1962-63 no impactó en ningún otro país en vías de desarrollo.

-Pero desde entonces nos afectan todas las crisis externas. Durante la segunda mitad de la década de 1990, la crisis rusa, la de varios países asiáticosy la devaluación de Brasil de comienzos de 1999. ¿Por qué ocurre eso?

Ranis: -Que quienes administran fondos de inversión realizan profundos estudios antes de adoptar decisiones referidas a qué títulos comprar y vender, y cuándo, es pura fantasía, no importa cuán serias sean las caras que ponen cuando hablan por televisión o los informes que preparan para sus clientes.

-¿De qué habla?

Ranis: -No se trata de algo personal, sino de la velocidad con la cual tienen que adoptar las decisiones, y por consiguiente la calidad de la información con la que cuentan. Por eso se verifican los "comportamientos de manada", sumados al hecho de que -frente a una duda- si no venden y el temor es infundado, mejoran un poquito la rentabilidad promedio del fondo que administran, mientras que si no venden y el temor se convierte en realidad, pierden una porción del valor del fondo y el administrador pierde su trabajo. Ergo, mejor vender.

-Pero no a todos los países les va igual. ¿Por qué a la Argentina se la castiga más que a otros países?

Fei: -Ustedes tienen la historia en contra, o, como diría Nissan Liviatan, sufren la trampa de la incredibilidad, según la cual cuando tenés tu pasado en contra debés ser el triple de prolijo para que te crean la mitad. Y esto, en política económica, es difícil.

-¿Qué cabe hacer, en estas circunstancias?

Ranis: -Le diría que un par de cosas. La primera es insistir con la "buena letra" hasta que te crean, sabiendo que en el corto plazo solo tendrás costos, pero no obtendrás beneficios.

-¿Y la segunda?

Fei: -Reducir lo más posible la dependencia de los mercados financieros internacionales. Así es como debe entenderse la lucha para reducir el déficit fiscal. Cuanto más reduzcan el desequilibrio fiscal, menos plata tendrán que pedirles a quienes les compran los nuevos bonos, aumentando las chances de que se los compren. Esto siempre es cierto, pero en un mundo convulsionado y con el pasado que tiene la Argentina, es más cierto todavía.

-A ambos, muchas gracias.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios