Los jefes perderán contra la inflación

Según los datos de la última encuesta de Willis Towers Watson
Paula Urien
(0)
19 de agosto de 2018  

Primero la proyección de inflación para 2018 fue del 10%. Más tarde hubo que ajustar los números, y pasó al 15%. Hoy se sabe que la inflación estará más cerca del 30% y que hasta puede superar esta cifra.

Con estos números iniciales en sus presupuestos, las empresas proyectaron cómo iba a ser el 2018, cuánto aumento darían a sus empleados, cómo invertirían dividendos entre otras cosas. Cuando el 10 se convirtió en 15, hubo que rearmar las planillas, pero cuando se llegó al 30 directamente hubo que empezar de nuevo...a mitad de año.

Como sucede desde hace una década, la inflación altera el ritmo de las compañías y pone en evidencia, sobre todo en las casas centrales que tienen filiales en este país, que es muy difícil planear lo que sucederá en este país. Los ejecutivos locales entonces explican a sus pares o jefes en el exterior que hay que modificar los números y cuentan sin dar su nombre que "lo peor es que ya no se sorprenden. Es más, lo esperan. Es duro saber que, desde el vamos, saben o creen que no vamos a cumplir con lo pautado".

La última encuesta "Acciones salariales 2018 y proyecciones 2019" de Willis Towers Watson, con fecha de agosto, muestra que, hasta ahora, hubo aumentos salariales del 12% (la mediana, es decir, sin los extremos).

A la fecha, el 52% de las empresas tienen su presupuesto salarial modificado y el 48% restante está negociando con la casa matriz la posibilidad de incrementar el presupuesto, aunque la cifra no llegaría al 30% sino que estaría entre el 24 y el 28%, lo que seguramente lleve a una pérdida de poder adquisitivo por parte de los jerarquizados.

La distribución mensual en los incrementos será del 51% en abril y el 50% en octubre, con dos ajustes en el año, aunque el 26% de las compañías planean repartirlo en tres.

Como sucede desde hace ya varios años, las empresas siguen corriendo detrás de la inflación, seguramente con la idea de intentar que el año que viene los empleados recuperen algunos puntos perdidos en su salario de este año. Por eso, manifiestan, un 54% de ellas, que los aumentos serán generales para todo el personal a la hora de brindar el segundo incremento. Solo el 20% hablan de aumentos selectivos, es decir, más basados en el mérito.

Medidas contra la inflación

Para tratar de minimizar el impacto de la inflación en sus empleados, las compañías analizan adelantar la fecha en que se va a otorgar el segundo incremento salarial del año. Algunas piensan realizar un adelanto parcial del bono anual 2018 a pagar en 2019. Otras medidas consisten en incrementar el monto del beneficio de la guardería, del almuerzo y otros. También consideran llevar adelante un subsidio al transporte a través de una tarjeta Sube.

Para 2019, proyectan incrementos del 22,5% promedio sobre una inflación del 21,9%, con la idea de que los aumentos recuperen, aunque poco, lo perdido durante 2018.

Proyectan una mejora en 2019

28%

Tope de aumentos

Es lo máximo que las empresas planean para 2018

25,9%

El promedio

Los incrementos que la mayoría tiene proyectados

22,5%

Aumentos para 2019

Con una inflación que creen que rondará el 21,9%

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?