El déficit fiscal cayó un 27,8% en los primeros siete meses

El rojo acumulado es de 0,9% del PBI; el Gobierno cumpliría la meta con el FMI
Sofía Diamante
(0)
18 de agosto de 2018  

El Gobierno se mantiene firme en su objetivo de reducir el déficit fiscal : en el acumulado a julio, las cuentas nacionales finalizaron con un desequilibrio equivalente a 0,9% del PBI, muy por debajo del 1,6% de déficit que hubo en el mismo período de 2017. De este modo, el Estado se encamina a sobrecumplir la meta anual de déficit de 2,7% puntos del producto que acordó con el Fondo Monetario Internacional (FMI) .

En los primeros siete meses del año, el Estado nacional tuvo un déficit primario de $120.104 millones, lo que significa una caída del 27,8% interanual, según informó ayer el Ministerio de Hacienda y Finanzas.

Los intereses de la deuda, en cambio, totalizaron $193.463 millones, con un aumento interanual de 58,7%. El resultado financiero total, entonces, finalizó con un rojo de $313.567 millones, lo que significa un aumento de 8,8% con respecto al mismo período del año pasado, pero aun por debajo de la inflación interanual de 31,2% que estimó el Indec .

Según las proyecciones privadas, las cuentas públicas finalizarían el año con un déficit primario de 2,5% del producto, 0,2 puntos porcentuales por debajo de la meta. Para el año próximo, sin embargo, el Gobierno debe llegar a una ambiciosa meta de déficit de 1,3% del PBI. La forma en que el Estado financiará esa diferencia entre gastos e ingresos es lo que está generando los saltos en el tipo de cambio, ya que algunos analistas privados calculan que el Gobierno deberá pedir prestado entre US$15.000 y US$20.000 millones para cumplir con la meta. La cartera que conduce Nicolás Dujovne responde que el Estado se financiará en el mercado doméstico. Lo concreto es que achicar la brecha entre el gasto público y los ingresos le permitiría al país ser menos vulnerable a los cambios de humor de los mercados internacionales, ya que la Argentina dependería menos del financiamiento externo.

"En términos reales, vienen mostrando resultados muy positivos, que es lo que viene a mirar el FMI, que se cumplan con las metas fiscales, ya que si no estarían comprometidos los desembolsos. Además, el resultado fiscal es la principal carta que el Gobierno les puede mostrar a los mercados de crédito internacionales, que hoy lucen bastante cerrados", dice Juan Ignacio Paolicchi, analista económico en Eco Go.

"Hace 13 meses los ingresos vienen creciendo por encima de los gastos y eso también es una buena señal. En un contexto recesivo, la base imponible cae y es posible que a futuro los ingresos no tengan tan buen desempeño como hasta ahora, aunque la nominalidad también ayuda", agregó.

Los gastos crecen menos

En los primeros siete meses del año, los ingresos fueron de $1.427.619 millones, lo que significa un aumento de 26,2% con respecto a los ingresos del mismo período del año pasado. Los gastos primarios totales, en tanto, se incrementaron en menor medida, un 19,3%, y totalizaron $1.547.723 millones, lo que resulta en una diferencia de $120.104 millones.

En julio, en tanto, los ingresos crecieron un 25,6% a $232.619 millones, mientras que los gastos crecieron un 19,1% y totalizaron $246.899 millones. Los intereses de la deuda crecieron 352,4% a $48.100 millones, y el déficit financiero total fue de $62.380 millones, con un incremento de 90,6% con respecto a julio de 2017. Por el lado de los gastos corrientes primarios, el Estado desembolsó $230.113 millones -una suba de 27,4%-, mientras que el gasto en prestaciones sociales aumentó 27,4% a $132.809 millones.

Asimismo, los gastos de capital que más cayeron fueron en vivienda, con $3508 millones (-48,1%); agua potable y alcantarillado, $1668 millones (-28,5%); transporte, $4325 millones (-19,4%), y en igual medida (-13,8%) energía, con $1834 millones, y educación, $769 millones. Asimismo, la eliminación del Fondo Federal Solidario, más conocido como el Fondo Sojero que repartía el 30% de lo recaudado por las retenciones de soja entre las provincias y los municipios, le permitió al Estado nacional ahorrarse un gasto que el año pasado le significó en el mismo mes $2326 millones.

Los gastos en subsidios económicos totalizaron $23.762 millones, con un crecimiento de 17,9%, muy menor al alza de junio (74,6%).

Por los ingresos, la recaudación de tributos fue de $205.572 millones y creció un 18,2%, mientras que las rentas de la propiedad aportaron $14.605 millones. Asimismo, el Estado recibió $4928 millones extras por ingresos de capital, comparado con julio de 2017.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?