Colón-Tigre, Superliga: cuatro goles y una polémica en el emotivo 2-2 entre el Sabalero y el Matador

19 de agosto de 2018  • 13:15
Colón-Tigre, Superliga: cuatro goles y una polémica Crédito: El Litoral/Flavio Raina

SANTA FE.- Colón venía de festejo después de eliminar a San Pablo de la Copa Sudamericana, hace menos de 72 horas. Y aunque su producción fue esforzada pero sin contundencia, sumó un punto. No hay que olvidar que estuvo dos veces abajo en el marcador. Pero Tigre , su adversario, no supo definirlo y desperdició una buena posibilidad para sumar de a tres puntos, que tanto necesita el conjunto de Victoria para mantener la ilusión por quedarse en primera división.

Hubo emociones que suplieron errores defensivos en los dos equipos. Pero terminaron redondeando un cotejo entretenido. Con las limitaciones, uno y otro saben que se esforzaron para conseguir un mejor resultado.

Tigre comenzó mejor. La disposición de "Cachete" Morales para el armado y la movilidad de Federico González para generar espacios ofensivos, ubicaron al visitante más cerca de Leonardo Burián. Colón comenzó a mostrar problemas en la contención aunque comenzó jugando con cinco volantes y un solo delantero. Careció en esa etapa de un generador de acciones para posiciones en ataque y pocas veces aprovechó el adelantamiento de sus laterales.

En el complemento, Tigre demostró que podía. En la primera posibilidad que Diego Vera generó, generando su espacio para confundir a los defensores, conectó al gol. Fue el primero en este equipo y cumplió con la aceptada "ley del ex", porque hasta mitad de año integró el plantel sabalero. Colón ingresó en la confusión. Llegaron las modificaciones ordenadas por el técnico Domínguez, pero el resultado no aparecía. Sin embargo, Clemente Rodríguez se animó, abrió con amagues a la defensa de Tigre, y logró la igualdad, una igualdad celebrada por todos, por lo que Clemente significa para este plantel.

Pero la alegría sabalero duró muy poco. Segundos después, un error infantil entre el arquero Burián y el capitán Ortiz, le dejaron al extatengue, Juan Ignacio Cavallaro, el gol de la diferencia. Parecía que Colón no iba a poder reacomodarse porque fue uno de esos errores que golpean. Mucho más cuando nuevamente Ortiz se equivocó y le convirtió penal a Canuto. Si González convertía, la diferencia iba a ser casi definitiva. Pero el delantero estrelló su remate en el travesaño, la pelota picó en la línea y salió. El "Lobo" Ledesma, entrenador de Tigre, admitió que el penal malogrado "nos golpeó un poco".

Colón lo aprovechó. Con el resto físico que le quedaba arrinconó a Tigre, hasta que Correa marcó la igualdad. Otra vez Tigre pagó caro sus errores. Pero al final, cuando el sabalero se animó e intentó quedarse con algo más, apareció el arquero Marinelli (otro exColón) para evitar la derrota.

El resumen del partido

La polémica de la tarde: ¿fue gol o no?