San Lorenzo ganaba 2-0, pero dejó reaccionar a un Lanús que logró un valioso empate en un partido emocionante

Argentina Superliga
  • 2
San Lorenzo

San Lorenzo

  • Rubén Botta /
  • Nicolás Blandi
  • 2
Lanús

Lanús

  • Sebastián Ribas /
  • Nicolás Thaller
Fernando Vergara
(0)
18 de agosto de 2018  • 23:59

Estaba necesitado de buenas noticias este San Lorenzo . Pero le cuesta hacer pie a un equipo que oscila, sin escalas, de un extremo a otro. Su actualidad indica que puede remontar un 0-2 en el inicio de la Superliga contra Tigre y dejar pasar un 2-0 en su casa contra Lanús, en el estreno en el Nuevo Gasómetro. Hoy, Boedo sumó su segunda igualdad con idéntico marcador en el certamen doméstico. Otro 2-2, aunque esta vez todo se dio a la inversa que en la jornada pasada. Idéntica situación por la que pasó el Granate.

Lo paradójico fue que el Ciclón se transportó a sí mismo de la ilusión a la desazón. Oportunidades hubo, aun sin un circuito de juego fluido y pese a que el equipo transmite la sensación de que se está conociendo. Y en buena medida eso sucede, es cierto: Pablo Mouche fue uno de los refuerzos, Gerónimo Poblete debutó hoy como titular con un puñado de entrenamientos encima, Elías Pereyra también tuvo su estreno en el lateral izquierdo y varios de los componentes del elenco que apenas se llevó un empate en la noche helada y lluviosa del Bajo Flores recién empiezan a tomarle el gusto a eso de estar entre los once iniciales: Víctor Salazar, Marcos Senesi y Franco Moyano son algunos de los ejemplos.

Fue extraño lo que sucedió en un primer tiempo cargado de errores. El primer gol de San Lorenzo, a los 26 minutos, llegó con Lanus presionando arriba. Senesi desde el fondo habilitó a Rubén Botta: el zurdo se fue solo y frente a Sara definió cruzado para el 1-0.

Pereyra, el juvenil debutante, fue una de las pocas buenas noticias para San Lorenzo en la noche. Con desparpajo encaró sin temores por el costado izquierdo y propició momentos de mayor clarividencia. A los 36 minutos, mandó un centro que Nicolás Blandi empujó para anotar el 2-0. Pereyra, que viene de consagrarse con el Sub 20 en L'Alcudia, superó una leucemia que le habían detectado en 2012. Atrás quedaron los años en los que se trasladaba desde González Catán en tren con sus padres al hospital Garrahan para realizarse quimioterapia dos veces por semana.

Pero llegó el descalabro para el elenco de Claudio Biaggio. A los 42 minutos, Sebastián Ribas capturó un rebote de Nicolás Navarro y marcó el descuento. El gol de Lanús creó una atmósfera negativa en el Nuevo Gasómetro. El equipo se fue deteriorando, se presionó ante el primer error.

Las dudas que invadieron a San Lorenzo en el final de la primer parte se acentuaron en el arranque del segundo tiempo: apenas se jugaba un minuto cuando Nicolás Thaller, de 19 años, conectó de cabeza. El Granate llegó a la igualdad mediante la vía que más complicó al Ciclón durante los 90 minutos, los envíos cruzados.

El Ciclón es hoy un equipo voluble que está lejos de ofrecer su mejor versión. Sufre por las bajas de piezas clave como Fernando Belluschi y Fabricio Coloccini. Se fue preocupado San Lorenzo. Una vez más. El empate provocó la reacción de algunos hinchas que silbaron cuando Fernando Echenique marcó el cierre del encuentro. Se intuye, claro, que la inestabilidad del equipo podrían dejarlo vacío de cara al cruce en la Copa Sudamericana contra Nacional de Uruguay el próximo miércoles. Por momentos, los azulgranas se exponen de tal manera que se desnudan como casi nadie.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?