De los lectores: cartas & mails

Cobardía; Futuro promisorio; Recompensa; Renta financiera; Planetario
(0)
20 de agosto de 2018  

Cobardía

Gracias a un chofer obsesivo que anotaba todo nos enteramos de la cantidad de empresarios prendidos en el juego de las obras caras a cambio de retornos de dinero a los gobernantes K.

Empresarios que obviamente se enriquecieron y a los que nadie controlaba, porque a los K no les importaba la obra. Solo las coimas que acumulaban con desmedida gula. Ahora dicen arrepentirse, pero durante años fueron partícipes de las más grande estafa al país.

No son arrepentidos, son cobardes. Mientras el negocio les resultó rentable -gracias a los impuestos que pagamos todos- recibían con una mano y entregaban con la otra por debajo de la mesa. Y ahora que la ley los acorrala por sus despreciables conductas dicen arrepentirse.

Agustín H. Banchieri

DNI 24.155.007

Futuro promisorio

Siento un inmenso optimismo por todo lo que está sucediendo en el país. No podemos negar que la situación económica y social está mal, pero al mismo tiempo la patria "contratista" se está derrumbando luego de décadas de impunidad, la Justicia comienza a mostrar su independencia, el flagelo del narcotráfico es atacado por todos sus flancos, con decomisos de droga jamás vistos. Se votó en el Senado por la vida luego de un debate que nos enriqueció a todos, se está trabajando incansablemente para bajar los subsidios y reducir el enorme gasto del Estado "amiguista". Falta aún desarmar el otro flagelo de varias décadas que es la patria "financiera" para entonces sí dar lugar a la tan ansiada patria "productiva", y volveremos a ser admirados en el mundo como un país de oportunidades.

Juan Anderson

jcacuarto@gmail.com

Recompensa

El Ministerio de Seguridad informó que recompensará con el 5% de lo hallado a quienes informen dónde hay bienes obtenidos de la corrupción. Quienes hasta hoy no hicieron la denuncia estuvieron motivados por el temor o la falta de principios. Entonces, no hay que ser mezquinos. El anonimato que se les ofrece es relativo; tendrán que justificar su mejor situación ante la AFIP y también a sus íntimos. A la larga terminarán por conocerse. Y entonces les surgirá la duda: ¿y si vuelven?

Seamos magnánimos interesados, demos una buena recompensa, el 20% de lo hallado, que no les permita ni dudar.

Jorge A. Carabba

DNI 4.300.568

Justicia, no venganza

En nombre de la Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia, expresamos nuestra solidaridad y apoyo al vicario de las Fuerzas Armadas, monseñor Santiago Olivera, por su carta publicada en la nacion. Testimonia el compromiso con la verdad, pues nada es más cierto que su denuncia acerca de la situación que viven los detenidos por delitos de "lesa humanidad", que resulta, como él afirma, una vergüenza para la República, víctimas de una discriminación "nunca vista en democracia", como lo expresa con toda claridad, cuya responsabilidad inmediata les cabe a jueces corruptos que actuaron de modo sumiso ante el poder político. Para posibilitar la política denominada de "derechos humanos", la Corte Suprema y estos jueces demolieron la Justicia en la Argentina, arrasando con los principios mas básicos del derecho, y contaron, ciertamente, con el silencio cómplice de gran parte de la dirigencia nacional.

Nada es más cierto también que la manipulación del concepto de lesa humanidad permite que la venganza continúe camuflándose como justicia. Como consecuencia de esta obra siniestra, hay más de 2000 presos políticos y ya 450 muertos en cautiverio, olvidados de la sociedad. La voz de la Iglesia debe estimular a quienes gobiernan la República para que cumplan acabadamente con la obligación de proveer el bien común de los argentinos y consolidar la paz interior, por encima de cualquier especulación electoralista.

Quiera Dios que el ejemplo de monseñor Olivera cunda y sirva para deponer falsos temores y propalar la verdad, lo que ayudará, sin duda, a suturar la llaga.

Alberto Solanet

Presidente

Carlos Bosch

Secretario

Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia

Renta financiera

Los argentinos durante décadas hemos sufrido sostenidamente ataques a nuestros ahorros. Devaluaciones, confiscaciones, defaults, pesificaciones, licuaciones por inflación, etc. Un argentino, para ahorrar, deja en el camino gran parte de sus ingresos por la desmesurada carga impositiva, que merma su capacidad de consumo y ahorro. En muchos casos debemos volver a pagar por los servicios que el Estado no devuelve con la calidad que merecemos y por la que pagamos impuestos: educación, salud, seguridad, peajes, etc. Este año nuestros ahorros se han erosionado por la inflación, la megadevaluación y la gran depreciación del precio de los activos argentinos, como bonos y acciones. En 2018 es muy poco probable que el Gobierno pueda recaudar con el impuesto a la renta financiera, porque casi todos los precios de activos argentinos están significativamente por debajo de su precio a comienzos del año. El ahorro no es timba, vuelve al consumo y el gobierno vuelve a recaudar. Ayuda al Estado a financiar su déficit; a las empresas, a invertir, y a las personas, a financiarse.

Presidente Macri, sería una gran señal y una medida justa si dejara sin efecto el impuesto a la renta financiera generada por activos argentinos.

Diego Gabriel Hendlin

DNI 21.952.073

Planetario

En la página web del Planetario está la opción de comprar entradas online, pero es imposible porque no se conecta con los emisores de tarjetas dentro del poco tiempo que le da al usuario. Vencido el plazo la página vuelve al principio y hay que poner nuevamente todos los datos, pero aun así tampoco funciona. Además, el único teléfono que figura está siempre ocupado. No hay como la "modernidad".

Hugo Scolnik

DNI 7.717.016

En la Red

Facebook

Un camillero y un paciente cayeron por el hueco de un ascensor en un hospital de Lanús

"Cómo puede estar la puerta abierta, ni siquiera hay mantenimiento"

Rita Delgado

"Desidia de parte del gobierno y un irresponsable el camillero, que no mira el ascensor y entra de espaldas"

Ester A. Benavídez

"¡Qué horror!"

Jennifer Sessolo

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección:Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?