De Ardiles a Agüero, lo de "animals" quedó de lado y se abrieron las puertas para la Argentina en Inglaterra

Fuente: Archivo
Claudio Mauri
(0)
19 de agosto de 2018  • 22:11

En el libro "Un mundo nuevo" que escribió junto al periodista Guillem Balagué, Mauricio Pochettino cuenta que no se sintió muy atraído cuando en 2013 recibió la propuesta para dirigir a Southampton. Estaba muy cómodamente establecido en Barcelona. Desconocía el medio futbolístico inglés y no dominaba el idioma, pero su esposa le dio el impulso para comenzar una nueva aventura. Casi seis años después, Pochettino es un director técnico prestigioso en las islas por su capacidad para promover jugadores y armar equipos que gustan, a falta de un título como premio.

Pochettino y Sergio Agüero son los dos argentinos que, por trayectoria y actualidad, más se destacan en Inglaterra, el país que al final del Siglo XIX trajo a la Argentina la semilla del fútbol, que aquí no tardó en germinar y diferenciarse del estilo británico con raíces autóctonas y una identidad propia.

El flujo inverso, de la Argentina a Inglaterra, sucedió mucho tiempo después, todo lo que duró el carácter insular y el rechazo a lo foráneo del fútbol inglés, muy pendiente durante décadas de mirarse el ombligo. Después de que el arquero Rugilo fuera considerado el León de Wembley en 1951, la incursión del fútbol argentino en Inglaterra durante el Mundial de 1966 desencadenó asperezas y enconos. La expulsión de Antonio Rattín y la conducta general del seleccionado provocaron que el entrenador inglés Allf Ramsey calificara de "animals" a los argentinos. La visita del Estudiantes de Osvaldo Zubeldía a Manchester United en la final de la Intercontinental 1968 acentuó rispideces.

Lo que pudo ser una ruptura de relaciones se morigeró doce años después, en 1978, con el desembarco de los primeros futbolistas argentinos, flamantes campeones mundiales, Osvaldo Ardiles y Ricardo Villa, en Tottenham. Por sus condiciones técnicas e integración social a un medio que muchos podían considerar hostil, ambos se ganaron el aprecio y el reconocimiento británicos. Pioneros que abrieron puertas a otros que fueron llegando por esas épocas: Tarantini (Birmingham), "Alex" Sabella (Sheffield), Marangoni (Sunderland).

La Guerra de las Malvinas dejó en una encrucijada a Ardiles, que se fue un año a París Saint Germain para luego volver a los Spurs. Recién a fines de la década del 90 se incorporó otra tanda de argentinos (Bassedas, Carborani, Taricco, entre otros), beneficiados por un nuevo documento, el pasaporte comunitario europeo, que derribaba fronteras laborales. Se avecinaba la globalización.

Pero fue la expansión económica de la Premier League , creada en 1992, lo que hizo del fútbol inglés un fenómeno cosmopolita. Juan Sebastián Verón , contratado por Manchester United en 2002, inauguró las contrataciones millonarias de varias figuras argentinas, que procedían en su gran mayoría de otras ligas europeas. A la Brujita, de quien Alex Ferguson dijo que lo sacaba de las casillas porque obedecía poco sus indicaciones tácticas, le siguieron Hernán Crespo, Gabriel Heinze, Javier Mascherano, Carlos Tevez , Javier Mascherano, Agüero, Pablo Zabaleta, Nicolás Otamendi.

Desde Villa y Ardiles, poco más de 50 futbolistas transitaron las canchas inglesas. Quizá la carrera más transgresora haya sido la de Tevez, que tras salvar a West Ham del descenso obtuvo con Manchester United dos Premier, una Champions League y un Mundial de Clubes. Cruzó la vereda para ir al City, donde contribuyó con Agüero a que ganara la Premier después de 44 años. Y además tuvo tiempo de enfrentarse con el técnico Mancini. ß

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.