Los Sauces: el hotel favorito de Cristina que las confesiones devolvieron a la escena

El arrepentido Uberti sumó nuevos detalles sobre el alquiler del negocio que les permitió ganar US$8 millones a los Kirchner
El arrepentido Uberti sumó nuevos detalles sobre el alquiler del negocio que les permitió ganar US$8 millones a los Kirchner Fuente: Archivo - Crédito: Telam
Mariela Arias
(0)
20 de agosto de 2018  

EL CALAFATE.- El Hotel Los Sauces , uno de los proyectos hoteleros más mimados por Cristina Kirchner en esta ciudad, sigue cerrado. Luego de ser investigada la relación entre los Kirchner y el inquilino Juan Carlos Relats, la causa fue cerrada en 2011. Sin embargo, el hotel construido, pagado y alquilado por dos de los principales empresarios contratistas del Estado, Lázaro Báez y Relats, vuelve a estar en el centro de la escena. Las confesiones de Claudio Uberti en la causa de los cuadernos de las coimas agregó ahora detalles a una historia a la que le sobran las sospechas y por cuyo alquiler los Kirchner ganaron cerca de US$8 millones.

"Vos sos amigo del negro Relats [Juan Carlos, un empresario de la obra pública] y Cristina está haciendo una construcción en Los Sauces y necesita plata blanca, me dice. Decile a Relats que vaya a El Calafate. Y Kirchner le dijo a Cristina: 'Este nos va a solucionar el problema del blanco que necesitás y le vamos a enchufar esta poronga que estás haciendo', en alusión al Hotel Los Sauces", detalló Uberti, el exfuncionario que acaba de confesar haber sido durante años recaudador de coimas para los Kirchner.

Uberti contó cómo coordinó un viaje en un vuelo privado con Relats y su hija hasta El Calafate, donde urgieron al empresario a alquilar el hotel que estaba en construcción por US$105.000 mensuales para gerenciarlo. Según el relato del exfuncionario del Occovi ante la Justicia, Relats le dijo a Uberti que iba a pedir que se lo descontara de la cuota mensual que tenía que pagar como retorno de la obra pública.

Cuando Relats, hoy fallecido, se presentó, en 2011, ante el juez federal Julián Ercolini, que investigaba la relación contractual entre el empresario y la familia Kirchner por el alquiler del hotel, el empresario aseguró que tenía experiencia en el negocio hotelero y que decidió invertir en El Calafate luego de un estudio de factibilidades. También explicó que el alquiler había sido de US$105.000 mensuales, que luego redujo. Cristina fue sobreseída.

Durante siete años, la familia Relats les alquiló el Hotel Los Sauces a los Kirchner y les hizo ganar cerca de US$8 millones, pero dio por terminada la relación comercial hace dos años y desde entonces el hotel está cerrado. "Se puede inferir a partir de las últimas declaraciones de Uberti que necesitaban blanquear dinero y por eso arman Los Sauces; era el primer hotel con el que hicieron esta maniobra, y después la replicarían en todos los demás", analiza la abogada Silvina Martínez, denunciante junto a Margarita Stolbizer en las causas Hotesur y Los Sauces.

Pero la historia de negocios en 2016 terminó mal. Desde entonces, el hotel no volvió a ser administrado ni por los Kirchner ni por nadie.

Terminar el contrato no fue sencillo para los Relats. Los representantes de los Kirchner no querían aceptar la llave, pero ellos ya tenían tomada su decisión. Y como el alquiler se pactó por el establecimiento y su mobiliario, redactaron un inventario completo antes de marcharse. Ningún escribano local quiso recibirlos. Al final, optaron por sacarle foto a todo.

Realizaron un acta con testigos y lacraron cada habitación. Los Relats se presentaron ante el juez federal Claudio Bonadio , le entregaron copias de las facturas de agua y luz de Los Sauces, constancias de sus gastos y hasta certificaciones de la ocupación real de cada habitación, con datos sobre las amenities usadas en cada una. Querían demostrar que ellos "sí fueron un hotel".

El rol de Báez

Mientras los Relats alquilaban Los Sauces, se realizó la ampliación del hotel. Por lo menos tres módulos del hotel los construyó Lázaro Báez. Como forma de pago, Cristina Kirchner firmó la cesión de un terreno que había adquirido como tierra fiscal dos años antes. Sin embargo, el predio nunca quedó registrado a nombre del dueño de Austral Construcciones en el Registro de la Propiedad Inmueble.

La cesión de tierras como forma de pago por las obras realizadas para el hotel Los Sauces quedó registrada en febrero de 2007, en un acta notarial que fue secuestrada por la Justicia durante los allanamientos a la escribanía de Leandro Albornoz. En el acta se acordó que el pago a Báez era por $1.644.570 más IVA. Ese retribución se realizaba con un terreno que Cristina Kirchner le había comprado al municipio dos años antes por 45 veces menos ese valor: $35.000.

Si bien Austral Construcciones recibió el pago de un terreno para construir Los Sauces, no lo hizo directamente, sino que subcontrató al arquitecto Pablo Grippo para la obra encargada por la expresidenta. Uno de los convenios a los que accedió LA NACION fue firmado en noviembre de 2006 y fue para la construcción del spa del hotel, de 250 metros cuadrados y un área de servicios de 139 metros cuadrados. Es decir: la empresa de Báez pagaba a Grippo por la ampliación del hotel de Cristina, mientras Relats lo alquilaba. Y los Kirchner ganaban US$105.000 por mes durante siete años. Un negocio redondo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?