La queja de Macri por las herencias: Boca, la ciudad y la Casa Rosada

Crédito: Presidencia
(0)
21 de agosto de 2018  

El presidente Mauricio Macri -coinciden quienes lo vieron en los últimos días- no afloja en la intención de transmitir optimismo no solo a sus colaboradores, sino también en sus declaraciones públicas. Esa visión positiva sobre el futuro de la economía y de su propia gestión se combina, cada tanto, con una queja apenas contenida por lo que le tocó en suerte desde que se postuló para presidir Boca Juniors, en 1995. "No hay caso, siempre me toca levantar cosas fundidas", dijo el Presidente en la intimidad a varios dirigentes de Cambiemos que pudieron escucharlo. Macri recuerda el "desastre" que le dejaron Antonio Alegre y Carlos Heller cuando comenzó el primero de sus doce años en el club xeneize. "Ibarra y Telerman también le dejaron muchos problemas, y ni que hablar el kirchnerismo", coincidió uno de sus leales.

Curiosas alianzas en el progresismo porteño

Curiosas alianzas en el progresismo porteñoUna cena macrista con nostalgiaAlgo descolocados por la actitud de Martín Lousteau, quien decidió jugar la interna de Cambiemos, distintos opositores al macrismo porteño se mostraron juntos durante el fin de semana. El socialista Roy Cortina (foto) organizó una cena partidaria e invitó a su mesa al kirchnerista Daniel Filmus, a Humberto Tumini (Libres del Sur), el peronista Juan Manuel Olmos y a Sergio Abrevaya (GEN). ¿Alianza en puerta?

Una cena macrista con nostalgia

Hace unos días, en un discreto restaurante de Avellaneda, se reunieron algunos exministros porteños. Los hoy ministros nacionales Marcos Peña, Carolina Stanley y Andrés Ibarra se reencontraron con el intendente de Lanús, Néstor Grindetti, y otros exfuncionarios porteños, como Miguel de Godoy y Daniel Chaín. Hubo mucha nostalgia y una certeza: "Gobernar el país es cien veces peor que la ciudad".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.