Acciones inestables y bonos recuperándose, las claves de la semana

Fuente: Archivo
Sabrina Corujo
(0)
21 de agosto de 2018  • 11:10

La mañana arranca con moderados avances alrededor del mundo, en un escenario sin grandes drivers al acecho, sostiene un informe de Portfolio Personal. A pesar de la calma, hay que tener cuidado ante las posibles repercusiones de la polémica declaración de Donald Trump de ayer por la tarde. El Presidente norteamericano volvió a cargar contra la política de normalización de tasas de la FED , y en particular, contra su Chairman, Jerome Powell. En tanto, desde el plano local, los mercados argentinos retornan a la actividad después del feriado de ayer.

Mercado local inestable y con bajas

Cambiando el eje a lo local, el timing de los " cuadernos " claramente no fue el óptimo para un mercado que buscaba como un buen primer paso ganar cierta estabilidad luego de la crisis de los últimos meses. El mercado aún no estaba preparado para poder pararse con "objetividad" y "confianza" ante cualquier nuevo ruido -sea del tipo que sea, y provenga de lo local como de lo externo-. Esto teniendo en cuenta que además no parecen existir en el horizonte de corto plazo ningún catalizador positivo fuerte que pueda ayudar a un cambio de las expectativas.

De esta manera, en la semana que pasó el índice líder descendió 2,3% y se posicionó en los 26.238 puntos, y vuelve a zona de mínimos anuales. De esta manera, el índice se ubicó 25,3% por debajo de su nivel máximo, alcanzado a fines de enero. Las bajas estuvieron encabezadas por SUPV (-13,3%) y la siguieron PAMP (-9,2%), BMA (-8,7%), GGAL (-6,3%) y TGSU2 (-6,0%). Del lado opuesto, los verdes fueron liderados por CVH (+12,8%), DGCU2 (+10,3%), TECO2 (+7,4%) y MIRG (+6,7%). Ahora bien, si vemos las variaciones en dólares, el índice líder cerró con una variación negativa de 4,3%.

Asimismo, la semana se caracterizó por el abultado monto negociado de papeles. Puntualmente, el volumen diario operado promedio alcanzó los $938 millones, que se comparan con los $735 millones de media de agosto y los 871 millones del año.

De forma esperada en el marco actual, los balances del segundo trimestre no parecen ser grandes protagonistas a la hora de determinar el comportamiento del Merval. De hecho, más allá de algunos resultados que pueden haber ocasionado ciertas dudas, lejos están de explicar la caída del índice.

Las recomendaciones de carteras defensivas, en consecuencia, se suceden en un marco de corto que muestra y seguirá mostrando una "foto" complicada para el riesgo local. Esto igualmente no invalida la posibilidad, en este mismo horizonte, de que sigan existiendo rebotes puntuales en las cotizaciones, aunque teniendo como base una coyuntura extremadamente sensible y, por ende, no exenta de sobre reacciones en el día a día. Algo que ha quedado claro en el movimiento observado en la última semana.

Además, vale resaltar que será una semana corta tras el feriado de ayer. En este punto, si observamos lo sucedido este lunes en Nueva York, el comportamiento fue mixto. Los más afectados fueron las acciones del sector financiero como BMA (-2,2%), GGAL (-3,2%) y SUPV (-6%). Por el otro lado, YPF trepó un 4,7%, mientras que DESP, CRESY y TGS avanzaron 2,2%, 2,1% y 1,6%, respectivamente. Claramente no será un comienzo tranquilo para la plaza local, que tendrá que absorber los movimientos de ayer. Para resaltar algunos niveles, el Merval encuentra su resistencia alrededor de los 26.800-27.000 puntos. Para abajo, encontramos soportes en la zona de 25.500 puntos y ya más abajo alrededor de los 23.100-23.000 puntos.

Bonos mantienen recuperación

Saliendo de la renta variable, y pasando a la renta fija, los bonos emitidos en dólares tuvieron una semana con ganancias. Las subas, se hicieron presentes a lo largo de toda la curva de rendimientos, se profundizaron en la parte larga de la misma con el PARA, AL28 y PARA, entre otros, ascendiendo entre 4,6-6,5%. A la vez, se presentaron algunas excepciones como el DICY que bajó 1,7%. De esta forma, la curva presenta rendimientos de entre 6,5% y 10,5% con durations de entre 1 y 11 años.

En cuanto al riesgo país, el mismo culminó con una baja de quince puntos básicos en 685. Recordemos que el lunes de la semana anterior este índice tocó máximos que no alcanzaba en más de dos años en 748 puntos. A su vez, el CDS a 5 años de Argentina retrocedió poco más de 30 puntos básicos y se ubicó en los 542 puntos.

Siguiendo con la renta en pesos, los bonos indexados por CER como los Badlar cerraron con subas generalizadas de hasta 6,1% (CUAP) -impulsados por el elevado dato de inflación-. En tanto, la curva de Letras del BCRA presentó rendimientos de entre 44% y 38% para plazos desde 29 a 61 días, respectivamente.

Este comportamiento lógicamente centraliza el foco en el programa financiero del próximo año (considerando que el actual se encuentra prácticamente cerrado). Acá en lo que se trabaja es con supuestos de roll over (renovación) sobre, en particular, las amortizaciones de títulos -centrados principalmente en el primer semestre del año- y las Letes. La preocupación sobre este último stock apunta no sólo a su tamaño (unos US$15000 millones), sino en particular al cortoplacismo del mismo que refleja un vencimiento promedio mensual del orden de los USD 1700 millones en lo que resta del año, y tiene como dato poco feliz una caída reciente en su tasa de renovación -ver más abajo licitación de esta semana-.

Así, el gap a cerrar en el 2019 en el mercado, suponiendo -insistimos- diferentes escenarios, puede ir de entre US$8.000 a más de 20.000 millones. Cifras que aún en el extremo superior, no parecen tan inmanejables (teniendo el FMI detrás), pero sí que obligarán a poner atención sobre dos ejes: el externo, que sería dato exógeno; y el interno, en donde se dependerá de la "cintura" del Gobierno y sus acciones. Insistiendo acá que no hay mucho más margen para "prueba y error" en las estrategias.

De hecho, esto nos puede llevar directamente a apuntar a las decisiones de la última semana. Un nuevo saltó ya visto en el riesgo país, un tipo de cambio que volvió a acelerar su tasa de devaluación (saltó poco más de 9% en las últimas ocho ruedas) acompañando y acompañado por las monedas emergentes, tuvo esta vez una reacción rápida y determinante desde el lado de la política fiscal y monetaria el cual se vio reflejado en los resultados del balance fiscal publicado por el gobierno el viernes, en donde se informó que en los primeros siete meses del año el déficit primari o se redujo 44% en términos reales y 0,7 p.p. en términos del PBI. Lógicamente no sin costo para algunos sectores, pero que logró estabilizar por ahora el billete y bajar parte de la tensión, al profundizar el rasgo contractivo de la política del BCRA y acelerar -y/o anticipar- la corrección del déficit fiscal. También se tomó la decisión de adelantar el fin de las Lebacs, mediante un plan concreto y con efectividad inmediata. Si se quiere discutible en algún punto, pero que apunta a desarmar sin dudas una de las vulnerabilidades que presenta el sistema financiero hoy.

En esta coyuntura, si bien seguiremos con alta exposición a los vaivenes externos y a las noticias locales (que de corto se mantendrán negativas por el lado de la actividad), la posibilidad de mantenerse constructivo a mediano/largo plazo con el riesgo argentino sigue. En consecuencia, para aquellos inversores que entiendan a lo que se exponen y estén dispuestos a asumir la volatilidad posible, creemos que el mercado comenzará a dar oportunidades de compra. Dentro de los bonos soberanos en dólares, resaltamos los instrumentos en la parte corta de la curva con rendimientos de entre 6,5% y 9,2% para durations menores a los 3 años.

Dólar al alza, a pesar de la intervención del BCRA

Por su parte, con el objetivo de buscar estabilizar el tipo de cambio -y teniendo en cuenta ante la coyuntura actual la probable presión adicional de la licitación de mañana-, el BCRA anunció nuevas subastas de dólares. En concreto, fueron cuatro subastas y acumularon un monto total de US$1.030 millones. En tanto, el Tesoro anunció que discontinuará con las subastas diarias -actualmente, en unos US$50 millones-, argumentando a su favor que con la posición de liquidez en pesos que ha acumulado el Tesoro tiene cubiertas las necesidades para los pagos a realizar en moneda local.

Con respecto al tipo de cambio, y tras las medidas tomadas durante la semana pasada, espera que la divisa norteamericana adopte cierta estabilidad alrededor de los $30. Sin embargo, nos descartamos nuevas intervenciones del BCRA. Recordemos que durante la semana pasada se subastaron cerca de US$1.030 millones y, aun así, el balance semanal dio 7% por encima del valor del viernes pasado y acumula una apreciación del 59% en lo que va del año.

En tanto, en el mercado de ROFEX, las cotizaciones del futuro de dólar para fines de agosto, octubre y diciembre se ubicaron mixtas en $30,2 (+10 centavos), $32,05 (-12 centavos) y $33,94 (-5 centavos). De esta manera, la curva de devaluación implícita derivada de los futuros enderezó su pendiente negativa con respecto a la semana anterior con tasas que van de 42,1% a 41,7% para los primeros seis meses, y del 41,1%-36,8% para los siguientes.

Licitación de Letes en dólares y en pesos

Con respecto al cronograma de Letes, el Ministerio de Hacienda procederá entre hoy y mañana a la licitación de nuevas Letras del Tesoro en dólares a un plazo de 203 días con vencimiento el 15 de marzo de 2019. Además, y teniendo en cuenta el desarme de las Letras del Banco Central, también se efectuará la reapertura de las Letras capitalizables en pesos 3% vencimiento 30 de noviembre de 2018 y las capitalizables en pesos 2,85% con vencimiento 29 de marzo de 2019.

En esta oportunidad, el precio máximo para la Letra en dólares a 203 días será de US$972,94 por cada VN US$1.000, el cual equivale a una tasa nominal anual de 5%. La suscripción podrá realizarse tanto en Pesos como en Dólares Estadounidenses. El tipo de cambio para la suscripción será el correspondiente a la Comunicación "A" 3500 del día martes 21 de agosto de 2018. La licitación de Letras del Tesoro se realizará mediante indicación de precio, en la cual habrá un tramo competitivo y un tramo no competitivo. En esta oportunidad, se establecerá un precio máximo para las Letras del Tesoro en Dólares Estadounidenses, dejándose de lado la restricción de adjudicar en el tramo no competitivo, un monto máximo del 100% del monto adjudicado en el Tramo Competitivo. Se recibirán ofertas hasta el miércoles a las 12. Además, como referencia, esta semana vencen US$1.000 millones de Letes en dólares.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?