Suscriptor digital

La guía de Stevie Wonder: un ranking de sus discos

Stevie Wonder, en 1984
Stevie Wonder, en 1984 Fuente: AFP - Crédito: Pierre Verdy
Un recorrido por la carrera del genio del pop-soul, desde el clasicismo de Motown hasta el funk visionario, y más allá
Will Hermes
(0)
21 de agosto de 2018  • 12:26

Tenés que tenerlo

‘Talking Book’ - 1972

Esta obra crucial es como el Revolver de Stevie Wonder , un disco en el que este prodigio del soul trasciende los hits de su juventud y se mueve hacia un territorio más elevado tanto creativa como política y espiritualmente. El abanico es amplio: “You Are the Sunshine of My Life” es una apertura de lo más accesible, pero “Superstition” es un himno funk que está en otro nivel. Stevie toca casi todos los instrumentos que suenan en el álbum (incluyendo la batería y un sintetizador Moog) y tiene las antenas paradas todo el tiempo: “Maybe Your Baby”, por ejemplo, es puro Funkadelic, con una guitarra celestial de un Ray Parker Jr. adolescente, y “Lookin’ for Another Pure Love” incluye una contribución muy feliz de Jeff Beck. “Big Brother”, por su parte, se refiere a la vigilancia del gobierno (“Ustedes mataron a todos nuestros líderes... Van a hacer que nuestro país se derrumbe”) con un semblante musical despreocupado. El resultado es un retrato de un genio precoz, politizado y ya completamente formado.

'Innervisions' - 1973

El pico de su apoteosis de los 70. El disco se abre con el jazz-funk de “Too High”, una crítica a la cultura de las drogas, mientras que “Don’t You Worry ‘Bout a Thing” coquetea con el ritmo de la salsa de Nueva York. El momento definitivo es “Living for the City”, un relato desde el gueto de siete minutos acerca de una familia en problemas, que hoy suena más aterradora que nunca.

'Songs in the Key of Life' - 1976

Su set más ambicioso es un disco doble, con un EP de cuatro canciones extra. El hit “Sir Duke” menciona a Ella Fitzgerald, Louis Armstrong y Duke Ellington entre una sección de bronces espectacular, y “As” describe un amor supremo con Herbie Hancock en un Fender Rhodes. Hay recuerdos (“I Wish”), y política implacable, como “Black Man”, una celebración de los tipos capaces de cambiar el juego, una categoría de la cual el propio Wonder formaría parte.

'Looking Back' - 1977

El compilado definitivo de los primeros éxitos de Wonder en Motown es este disco triple que incluye tanto temas para bailar (“Uptight [Everything’s Alright]”) como baladas (“My Cherie Amour”), muchas de ellas compuestas por el mismo Stevie, un autor prodigioso.

Material selecto

'Signed, Sealed & Delivered' - 1970

Su primer disco de estudio de los 70 es también el primero en el sillón de coproductor. La diferencia especialmente en esas voces magníficas, que suenan como si se desenvolvieran de una manera nueva. La paleta instrumental también crece, junto con el gusto de Wonder por el funk duro (“You Can’t Judge a Book by Its Cover”). Los hits, sobre todo el del título, son brillantes. Y la lectura eufórica de “We Can Work It Out” rankea entre los mejores covers de los Beatles jamás grabados.

'Music of My Mind' - 1972

Un disco de transición brillante que inicia la época dorada de su colaboración con los coproductores Bob Margouleff y Malcolm Cecil (de Tonto’s Expanding Head Band), dos pioneros de la música electrónica. El álbum ofrece desde temas de synth-funk con talk box (“Love Having You Around”), hasta sonidos novedosos de Fender Rhodes (el clásico “Superwoman”), pasando por instrumentos curiosos como el clavicordio (en el boogie febril de seis minutos de “Keep on Running”), y por una nueva clase de intimidad vocal que nadie sería capaz de imitar de ahí en adelante (“Evil”). En términos de visión pop, se trata de un Stevie Wonder iluminado, que está retomando el camino iniciado por los Beatles justo en donde ellos habían decidido abandonarlo.

'Fulfillingness’ First Finale' - 1974

El sucesor de Innervisions fue un mural experimental. El entramado vocal de “Heaven Is 10 Zillion Light Years Away” exhibe el rango expansivo de Wonder junto a un coro de acompañamiento, y el sintetizador Moog tartamudo de “Boogie on Reggae Woman” sigue siendo uno de los arreglos electrónicos más salvajes y ruidosos en llegar al Top 10.

'Stevie Wonder’s Journey Through the Secret Life of Plants' - 1970

Un disco doble con composiciones en su mayoría instrumentales, más algunas pistas vocales. Concebido como banda de sonido del documental The Secret Life of Plants, se trata de una exploración expandida de la biología de las plantas que conforma una especie de ruleta sónica. Wonder usa el primer sintetizador en incorporar un sampler, el Melodian, para tejer de manera meticulosa sonidos de pájaros e insectos y otro material de vérité, con motivos musicales indios y asiáticos, gestos de música clásica y arreglos de jazz. Es, por lejos, el disco más bizarro de Wonder, pero en ningún momento deja de ser un viaje maravilloso.

'Hotter Than July' - 1980

Con la música de la discoteca en auge, Wonder trae sonidos nuevos para una década nueva: R&B con brillo pop (“Did I Hear You Say You Love Me”), música disco de primera línea (“All I Do”) y reggae (“Master Blaster [Jammin’]”). Y, aun así, la rompe en una simple balada al piano (“Lately”).

Para una inmersión

'Recorded Live: The 12 Year Old Genius' - 1963

“Little Stevie Wonder” dejando su huella de niño prodigio. El álbum (el primero que grabó en vivo) incluye la explosión de armónica “Fingertips Pt. 1 & 2”, grabada en Chicago en 1962, que se transformó en el primer single en vivo en encabezar los rankings pop. Este fue el último disco en el que Wonder usó el “Little” antes de su nombre, para pasar a ser simplemente Stevie Wonder. Ya tenía al público en la palma de la mano.

'My Cherie Amour' - 1969

Wonder amplía su alcance con el tema del título en francés y “Yester-Me, Yester-You, Yesterday”, también editada en versiones en italiano y español. Los covers incluyen “Light My Fire” y una versión soul del clásico easy listening “The Shadow of Your Smile”.

'Where I’m Coming From' - 1971

“Vamos al espacio a cambiar nuestras formas”, canta Wonder en “Look Around”, al comienzo del disco que marcó la transformación definitiva de este joven de 20 años en un autor y productor respetado tanto por el público como por la industria de la música. Hay afrofuturismo, funk de clavicordio (“Do Yourself a Favor”) y experimentos extraños con múltiples pistas de voces que se mezclan con un pop directo y un soul plagado de cuerdas.

'Music From the Movie ‘Jungle Fever’' - 1991

Menos crudo que la película de amor interracial de Spike Lee de la que es su soundtrack, este disco muestra a un Wonder vigorizado tras unos mediados y fines de los 80 con algunos altibajos. El tema del título y “Each Other’s Throat”, por ejemplo, son un eco del funk violeta popularizado por Prince, mientras que “These Three Worlds” marca claramente cómo Wonder podía transformar las estrofas más sentimentales en profundas conexiones emocionales capaces de atravesar a cualquier persona que las escuchara.

'A Time to Love' - 2005

Este disco excelente de un período más reciente de Wonder abre con “If Your Love Cannot Be Moved”, un dúo gigante con la cantante góspel Kim Burrell (que acababa de aparecer como coach espiritual de R. Kelly en “3-Way Phone Call”). El tema se mueve constantemente entre varios tipos de soul-jazz (el flautista Hubert Laws despega en “My Love Is on Fire”) y baladas, con un highlight en el single “So What the Fuss”, una cumbre funk consciente con la guitarra de Prince.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?