A todos los chicos de los que me enamoré, la nueva comedia romántica de Netflix

A todos los chicos de los que me enamoré, la comedia romántica basada en la novela juvenil que transcurre en la escuela secundaria
A todos los chicos de los que me enamoré, la comedia romántica basada en la novela juvenil que transcurre en la escuela secundaria
Natalia Trzenko
(0)
22 de agosto de 2018  • 15:43

A todos los chicos de los que me enamoré (To All the Boys I've Loved Before, Estados Unidos/2018). Dirección: Susan Johnson. Guion: Sofia Alvarez, basada en la novela de Jenny Han. Elenco: Lana Condor, Noah Centineo, Anna Cathcart, Janel Parrish, Israel Broussard, John Corbett. Disponible en Netflix . Nuestra opinión: buena.

Lara Jean ( Lana Condor) tiene 16 años y se enamoró cinco veces. Al menos eso dicen las cartas que lleva escribiendo desde la primaria a todos los chicos/muchachos en cuestión. Que, por supuesto, no tienen idea de lo que siente o sintió por ellos la chica estudiosa y algo tímida que ya parece haber superado el duelo por la muerte de su madre. Hasta que ocurre el desastre y cuatro de las cinco misivas amorosas, tan inocentes como adorables, llegan a las manos de los destinatarios que nunca debían recibirlas. Y más allá de la inevitable vergüenza que le causa el hecho a la protagonista de esta historia, lo peor es que uno de sus amores secretos no correspondidos es Josh (Israel Broussard), quien no sólo es su vecino y uno de sus mejores amigos sino que resulta ser también el novio de su hermana mayor, Margot (Janel Parrish).

El trailer de A todos los chicos de los que me enamoré

02:22
Video

Esa es la premisa que pone en marcha la trama de A todos los chicos de los que me enamoré, la nueva película original de Netflix , que parece decidido a revivir un film a la vez el subgénero de las películas de escuela secundaria que tenían una presencia constante en las salas de cine y luego en las góndolas de los videoclubes durante los años ochenta y noventa y que en el siglo 21 empezaron un declive del que recién ahora y gracias al sistema de streaming podría empezar a recuperarse. Es que A todos los chicos de los que me enamoré llega después de la popular, pero muy fallida El stand de los besos; de la muy buena Alex Strangelove y como anticipación de Sierra Burgess es una loser, que se estrena el 7 de septiembre. En esa misma línea están las series originales de la plataforma On My Block, que es muy despareja, y la desastrosa Insaciable.

Una escena de A todos los chicos de los que me enamoré
Una escena de A todos los chicos de los que me enamoré

Basada en la primera parte de una trilogía literaria protagonizada por Lara Jean Cobbey y escrita por Jenny Han, la película es bastante fiel al primer libro especialmente cuando se trata de delinear a su protagonista y a su familia constituida por un padre blanco (John Corbett), una mamá de origen coreano (que aparecen solo en un flashback) y dos hermanas que, como ella, tuvieron que crecer de golpe cuando murió su madre. Más allá de ese drama, la vida de los Cobbey es armónica, feliz y bastante tranquila hasta que por una serie de casualidades e intencionalidades (que conviene no revelar) ocurre la debacle de las cartas y el mundo de Lara Jean pierde su controlado eje. Particularmente cuando Peter (Noah Centineo), el chico más popular del colegio y uno de los primeros "enamorados" desprevenidos recibe su carta y se propone utilizar la confusión para darle celos a la novia que lo acaba de dejar. Un arreglo tan esperable como efectivo en términos narrativos, que compensa su falta de originalidad con la química entre los actores y el cuidado que se toma el guion en construir la amistad entre ambos que derivará-alerta de spoiler-, en algo más.

Noah Centineo y Lara Condor, protagonistas de la película original de Netflix
Noah Centineo y Lara Condor, protagonistas de la película original de Netflix

Claro que más allá de una referencia directa (y otras indirectas) a las películas de John Hughes, prócer de la comedia romántica adolescente, como Se busca novio y El club de los cinco (ambas disponibles en Netflix), y del buen casting de la pareja protagónica, lo cierto es que A todos los chicos de los que me enamoré no hace muchos esfuerzos por darle espesor al universo en el que viven sus personajes y es particularmente injusta con los roles secundarios. Ahí están el padre comprensivo, la amiga rebelde, la hermana menor más madura y atrevida que la protagonista y la enemiga de turno: todos estereotipos y clichés que ya vimos muchas veces antes. Eso sumado a una cinematografía poco inspirada y genérica y a un trabajo de edición más bien desprolijo, que delata que muchas de las líneas de relato de la novela quedaron por el camino. Elementos que conspiran para que la película termine siendo bastante menos entretenida y emocionante de lo que podría haber sido y de lo que sugieren las escenas que comparten los carismáticos protagonistas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?