Mario Pergolini: "Es una pena que la Argentina no sepa qué hacer con sus emprendedores"

Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot/Retoque digital: Sebastián Feldman
El exconductor de CQC acaba de lanzar un noticiero en Instagram; en una entrevista exclusiva, repasa su faceta tecnóloga y entrega su visión sobre el futuro de los medios y la encrucijada del emprendedorismo en la Argentina
Andrés Krom
(0)
22 de agosto de 2018  

  • MINIBIO. Origen: nació en la ciudad de Buenos Aires, el 3 de julio de 1964, en una familia de clase media. Debut radial: en 1985 debuta en la radio con Feedback, su primer programa propio, y dos años después pega el salto a la Rock & Pop. Hombre de negocios: en 1993, dio sus primeros pasos como empresario, con Cuatro Cabezas, y este año está cumpliendo sus bodas de plata como empresario

Más que una oficina, es una galería de obsesiones. En el despacho de Mario Pergolini , el elemento predominante parece ser los artículos coleccionables de Star Wars: allí, en una mesa baja, reposa uno de los cascos de Darth Vader utilizados en la saga creada por George Lucas. También algunas figuras de edición limitada y un uniforme original de Stormtrooper que Guillermo Moreno le retuvo en la Aduana durante su época de Secretario de Comercio.

Pero en las paredes y repisas también conviven muñecos de Batman y Superman, cuadros de los Beatles, Pink Floyd y Los Ratones Paranoicos, una foto junto a Martín Palermo, el mayor goleador en la historia de Boca y recuerdos diversos de su paso por la radio y la televisión argentina. Las imágenes de su familia las concentra detrás de su escritorio y es uno de los lugares que más celosamente vigila. "Acá prefiero que no me saques", le dice al fotógrafo de La nacion.

Aunque la melena de antaño se ha convertido en un correcto corte al ras, la expresión, los ojos celestes y la voz inconfundible siguen siendo las de aquel locutor que se puso al frente entre 1993 y 2011 de ¿Cuál es?, el histórico programa radial de la Rock & Pop y que hizo escuela en televisión desde ciclos como La TV ataca, Hacelo por mí y, principalmente, Caiga Quien Caiga (CQC), que condujo durante casi una década en tres canales distintos: América, El Trece y Telefé.

Es también el rostro de un emprendedor que, con solo 29 años, fundó una de las productoras más importantes del país (Cuatro Cabezas) e incursionó en rubros tan diversos como la provisión de Internet y los dispositivos inteligentes. Sus aventuras más recientes todavía lo encuentran en el mundo digital: Ingame, una app que desarrolló Dift, su estudio de software, se ha convertido en éxito viral. Además, acaba de lanzar un noticiero que conduce a través de Instagram.

En una entrevista exclusiva con LA NACION, Pergolini conversa sobre su faceta tecnóloga, el futuro de los medios y la encrucijada del emprendedorismo en la Argentina.

Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot

-¿Qué rol ocupa Dift en el esquema de Vorterix?

-Son empresas separadas. La comenzamos hace algunos años con tres personas más que venían de un palo más corporativo [Jerónimo Costa, Charly De Venezia y Matías Mediña]. Vorterix necesitaba tecnología pero no durante todo el año. Una vez que lo hicimos nos preguntamos ¿Por qué no empezamos a darle tecnología a clientes que la necesiten de forma aplicada? Así hemos hecho cosas para Netflix y Microsoft, hemos desarrollado chatbots, inteligencia artificial. Finalmente, dijimos ¿Por qué no empezamos a desarrollar productos para nosotros?

-Ingame se ha convertido en su principal éxito. ¿Cómo nace la app?

-Ingame nace hace cinco años atrás. Era una plataforma de Vorterix donde se podía opinar sobre temas de la radio, te daba puntos y se gamificaba esa interacción. Hace un año atrás vimos [la app de juegos] HQ Trivia en Estados Unidos y nos dimos cuenta que la nueva forma de ver video iba a ser vertical, en tu dispositivo e interactuando siempre. Intentamos que nos contaran cómo era la tecnología y cómo podíamos hacerlo y no hubo caso. Dijimos bueno, no deja de ser una trivia, el formato televisivo existe, no es copia, sería copia si robaramos su tecnología. Bueno, hagámoslo. ¿Cuánto tiempo nos va a llevar? Mínimo, seis meses. ¿Qué necesitamos? 15 buenos programadores, un vivo en simultáneo para todos con una capa de inteligencia por arriba qué pueda interactuar con el público. Vorterix da la estructura, Dift la tecnología.

-¿Esperaban que tuviera tanto éxito?

-La relanzamos en julio. Nuestra esperanza era estar en los 10.000 usuarios por día, hoy estamos rezando para que no pasen los 60.000. La verdad que es re loco, en agosto vamos a estar en condiciones de tener un millón de personas. Ingame hoy en día está teniendo casi dos puntos de TV, hay canales que no alcanzan eso.

Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot

-¿Cómo funciona la monetización?

-Entendemos que esto que hemos armado no es monetizable por el momento, que tenemos que definir nuestra propia marca, ser referentes en las cosas que estamos haciendo en noticias, entretenimiento y tecnología y, una vez que tengamos masa crítica y conozcamos el comportamiento de la audiencia, vamos a poder comprender cómo podemos hacer de esto un negocio. No vamos a poder hacer un plan de negocios si no entendemos a quiénes vamos, en qué dispositivos, de qué forma, si no conocemos realmente a la audiencia.

-¿Cuándo surge la idea de hacer un noticiero por Instagram?

-Hace tiempo venimos trabajando para terceros con Dift en lo que es análisis de audiencia y penetración para marcas líderes de contenidos en el mundo y empezamos a ver un cambio de tendencia de cómo las grandes audiencias se informan. La gente por debajo de 35 años está utilizado otros métodos, mira titulares en Twitter, comparte noticias a través de WhatsApp y Facebook, y donde más interactúa es en Instagram.

Hoy no creemos que sea lógico armar un canal de noticias, dado que los ratings son cada vez más bajos, entonces pensamos en cómo sería un canal de noticias pensado para los próximos tres años. Creemos que está en Instagram, sería un noticiero corto y dinámico transmitido vía un live. No puede durar más de 12 minutos. No hay bibliografía ni data, hemos estado buscando y no encontramos ningún otro medio que haya hecho esto, solo se postean resúmenes.

-En el pasado, expresaste respeto por los youtubers. ¿Los estudiaste para esta nueva faceta?

-Creo que muchas veces se subestima lo que logra la gente común. Todos cuando ven a alguien como El Rubius o Germán creen que no hay esfuerzo y que llegaron a esas grandes audiencias porque sí. No es así, se necesita un montón de cosas. Es verdad que cierta cotidianeidad y cultura do it yourself ha acortado la distancia con las audiencias y la gente se está acostumbrando a eso. Es un aspiracional amistoso, cercano, no parece haber intermediarios. Yo acá tengo micrófono y cámara. Los que nos dedicamos a cosas periodísticas tenemos que aprender a hacer esto porque es una herramienta que nos va a acercar a las audiencias.

Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot

-También dijiste que la TV está acabada y que Netflix está mostrando signos de agotamiento.

-A la tele argentina la matamos antes de tiempo por no darle calidad. Cuando hay un programa que la gente entiende y tiene un poco más de calidad que el promedio, la gente lo ve. Hoy en día, "100 días para enamorarse" tiene 17 puntos, es casi un millón y pico de personas, es un buen número. Con "El lobbista", todo el mundo decía fue un fracaso para El Trece, nadie pensó que ese canal fue la tercera ventana de exhibición después de Flow y Fox, pero si lograba cinco puntos de rating en su tercer pasada, para la tele es un fracaso. Nadie está esperando que le pasen el programa una vez por semana, en ese sentido la tele está acabada y los presupuestos que va a manejar van a ser cada vez menores.

Por otro lado, el cable que pasa películas fue totalmente reemplazado por el on demand, que tienen alta aceptación. Netflix es el gran nuevo exito pero no hay duda de que se ha convertido en un videoclub de barrio y ofrece un montón de cosas que cada tanto nos gustan y algunas que son localmente un éxito no lo son en otras partes, como "La casa de papel", que fue un éxito acá y en España, donde era un programa nocturno tipo Polka, no tuvo éxito. Con Amazon y Disney comprando grandes contenidos le va a ser muy difícil a Netflix sobrevivir, a menos que gaste millones y millones en eso.

¿Cuál es el futuro? Es difícil de prever cuando todo el entretenimiento y el tráfico de las audiencias está pasando solo por tres o cuatro compañías como YouTube, Amazon, Google y Facebook. Hay que ver por dónde pasa el efectivo, la economía y la gente.

-¿Cómo debe reinventarse la industria periodística para hacerle frente a estos cambios?

-Tenemos un problema en donde se han invertido un poco los roles, la gente con las redes sociales cumple el rol de periodista. El análisis de una noticia parece ya no tener tanto valor, es muy difícil ver cuál va a ser el rol del periodismo y cómo va a poder llegar a las audiencias de forma real, vamos a tener que entender que es muy pedante decir que nosotros hacemos contenido y que nos tienen que pagar por eso, porque no todo lo que hacemos es un contenido ni porque le hayamos dedicado tiempo nos tienen que pagar por eso. Qué va a hacer un periodista y cual va a ser su rol es bastante confuso, sobre todo cuando la gente está basándose en algoritmos de "Me gusta" y "No me gusta", que está creando un mundo donde todos están de acuerdo con vos, entonces cada vez que venga alguien disruptivo, un periodista con todas las letras, no sabemos quién lo va a estar escuchando, es complicado.

Por eso está mal que haya canales que se vuelquen a una corriente de pensamiento, porque lo único que hacen es hablarle a su colectivo. C5N puede seguir haciendo lo suyo, pero su público nunca va a crecer, porque solo le habla a los que quieren escucharlo.

-¿Cómo ves el panorama en el país para los emprendedores?

-Está mejor si vivis en Capital, hay oportunidades, beneficios económicos, lugares específicos donde podés tener excepciones. Es una pena que la Argentina no tome una decisión de qué hacer con sus emprendedores, como lo hicieron Israel, India y España, porque la verdad es que tenemos una batalla donde podemos participar. No vamos a ser industriales, nos va a llevar mucho tiempo volver a ser ese país. El mundo del campo no a todos nos gusta, entonces hay algo donde tenemos cierto nivel intelectual pero, para eso, el Estado va a tener que poner su granito de arena.

Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot

-¿Qué hace falta para revertir esta situación?

-Necesitamos que en los colegios se empiece a enseñar código, es fundamental. Con el precio del dólar y el nivel intelectual de la Argentina tendríamos que estar vendiendo software a lo pavote pero, para eso, necesitamos más gente sabiendo código, más chicos entusiasmados entendiendo cosas básicas en la primaria, no es una cuestión de dinero, es de currícula. Los maestros, sindicatos y ministerios de educación tienen que entender que ya hay materias que realmente no importan, que es más fácil adquirirlas en otros lados. Todavía nos queda un poquito de intelectualidad y la estamos cagando aburriendo a los chicos en los colegios. Tenemos que enseñar otras cosas, que los entusiasmen, que les muestre un futuro real. Enseñen matemática, historia, filosofía y código,van a ver que ahí van a encontrar gran parte de lo que necesitan.

-¿Qué cosas está haciendo bien el Gobierno y cuáles debería mejorar?

-Lo que está haciendo mal es evidente, al más fanático de este Gobierno le costaría mucho decir lo que está haciendo bien. Es muy confuso el rumbo, creo que hasta ellos están confundidos, se enfrascaron tontamente en el pasado y confiaron en el mercado habiendo sido parte de él. Es raro que el diablo no se dé cuenta lo que es el diablo. También agarramos una sociedad muy polarizada. Abajo de esta nota, si habilitan los comentarios, habrá gente que dirá que soy una cosa u otra. Es difícil. Lo que pasa coyunturalmente es muy malo para la gente, afecta claramente el día a día y me es muy difícil ver para adelante. La verdad es que somos una bola de desorganizados sin futuro, este Gobierno y el anterior deberían entender que detrás de los números hay personas.

Es ahora o nunca, si el Gobierno no da vuelta la situación de acá a fin de año, creo que indudablemente se tratará de una experiencia de cuatro años tirados. Si la revierten, y juzgo que tienen la posibilidad y la inteligencia para hacerlo, considero que ya se tomaron decisiones de base suficientemente duras para que el futuro sea más estable pero, por lo que me ha demostrado hasta ahora, cada vez me cuesta más darle un voto de confianza.

De la rock & pop al Colón

El creador de éxitos televisivos y radiales cumple 25 años como empresario

1993 primeros pasos

Sin dejar de lado su trabajo en la radio como conductor, funda la productora de contenidos Cuatro Cabezas, responsable de éxitos televisivos como CQC (foto), El rayo o Algo habrán hecho.

1999 pioneros online

Junto con Diego Guebel, su socio histórico en Cuatro Cabezas, se suma a Sion y lanzan Datafull, que se convierte en uno de los principales proveedores de acceso a Internet.

2007 hora de vender

Pergolini y Guebel se desprenden de Cuatro Cabezas. El comprador es el grupo holandés EyeWorks, que la administra hasta que, en 2017, cierra sus operaciones locales.

2011 salto sin red

Después de 20 años en la radio, abandona Rock & Pop para lanzar Vorterix, una experiencia multimedia que incluye un estudio de radio (foto), un sitio web y un teatro.

2014 vanguardia

Pone en marcha Dift, una compañía de software que desarrolló proyectos de big data, inteligencia artificial y chatbots para Netflix, Microsoft y el Teatro Colón.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.