Unifican las cajas previsionales de las fuerzas federales

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich
La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich Crédito: Archivo
Daniel Gallo
(0)
22 de agosto de 2018  • 11:16

Para solidificar la sustentabilidad del sistema policial de retiros, el Ministerio de Seguridad fusionó los aportes previsionales de las fuerzas federales en la caja de la Policía Federal. El trabajo policial tiene regímenes especiales para determinar el momento en que los agentes dejan la actividad, situación que mantiene a los uniformados fuera del sistema de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) y la intención oficial es centralizar los aportes propios en la Caja de Retiros, Jubilaciones y Pensiones de la Policía Federal. Esa caja tiene hasta el momento 56.000 beneficiarios y 70.000 afiliados, pero con el ingreso de la Gendarmería y de la Prefectura se busca mejorar la relación entre agentes en actividad y retirados. Con el cambio que fue presentado hoy por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, la caja previsional única de las fuerzas tendrá 85.000 beneficiarios y 130.000 afiliados.

"Tenemos una estrategia para mejorar los salarios, las prestaciones de salud y el acceso a la vivienda de los integrantes de las fuerzas de seguridad. Salimos del esquema de suplementos no remunerativos, que había generado las protestas en Gendarmería y Prefectura en 2013, y desde el 36% del salario que cobraban los retirados pasamos ahora a más del 75%. Y está decisión de tener una caja previsional unificada es un paso más en la construcción de derechos. La caja se fortalece ahora y para eso fue muy importante la contribución de la jefatura de la Policía Federal, que entendió que su caja previsional debía abrirse a las otras fuerzas", comentó la ministra Bullrich.

Cada agente de las fuerzas federales de seguridad aporta el 11% de su salario para sostener el sistema previsional. A diferencia de las jubilaciones que concentra Anses, en este caso los beneficiarios por retiro o pensiones también mantienen el aporte del 11%. De todas maneras, el sistema de retiros policial necesita aún del aporte del Tesoro. Aunque algunos cambios permitieron una dependencia menor de recursos ajenos a la propia caja. En 2016 la relación se mantenía en un 70% del aporte del Tesoro y 30% de recursos propios; esa proporción bajó hoy a 61,2% y 38,8%, respectivamente. Y las autoridades esperan llegar en los próximos dos años a sostener el 50% de la caja previsional con recursos propios.

Los fondos de ese organismo alcanzan ahora a 8.631 millones de pesos, mientras que con la modificación dispuesta por el Ministerio de Seguridad los recursos se elevan a 15.685 millones de pesos.

"Este cambio significa cuidar a los que nos cuidan. El blanqueo del componente salarial apunta a eso. Y trabajamos para recuperar el acceso al crédito sin intereses espurios, con un tope del porcentaje de ingresos para no tener al personal endeudado y con la necesidad de sostenerse con adicionales", explicó el secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco.

Uno de los proyectos que espera llevar adelante el Ministerio de Seguridad tiene que ver con un acuerdo con el Banco Nación para establece garantías para alquileres. Por el nuevo despliegue del personal, especialmente el envío de policías federal al interior, las autoridades escucharon las dificultades expuestas por los agentes para conseguir una vivienda para que sus familias acompañen sus desplazamientos. En el Ministerio de Seguridad esperan contar con cupos para las fuerzas de seguridad en el plan Procrear, de préstamos hipotecarios .

"La caja de retiros tiene una trayectoria de 72 años y se va a fortalecer con Gendarmería y Prefectura, será un proceso beneficioso para todos", dijo el jefe de la Policía Federal, comisario general Néstor Roncaglia.

Las jefaturas de las fuerzas de seguridad compartieron esa visión sobre la fusión de los aportes previsionales. "Nos parece una importante iniciativa y se dio un paso muy positivo", aseguró el prefecto nacional Eduardo Scarzello. "Creo que con este cambio se marca un antes y un después, porque nos trae certidumbre sobre el futuro. Es un salto de calidad, agregó el comandante general Gerardo Otero, director nacional de la Gendarmería.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?