Con papel y bacterias: así será la batería de la nueva generación de dispositivos conectados a Internet

Así se ve una batería de papel que funciona con baterias; ofrece pocos microvatios y podría ser de utilidad para la futura generación de sensores online
Así se ve una batería de papel que funciona con baterias; ofrece pocos microvatios y podría ser de utilidad para la futura generación de sensores online Crédito: Gentileza Seokheun Choi
(0)
22 de agosto de 2018  • 00:55

Con miles de millones de smartphones , computadoras personales , tabletas y diversos equipos electrónicos conectados a Internet , el soporte vital de energía de estos equipos está basado en el uso de baterías de litio, con una presencia que incluso se extendió a la industria automotriz y en el hogar. Todo indica que la cantidad de equipos conectados a Internet no disminuirá en los próximos años, impulsado por la nueva generación de conexiones móviles 5G, que permitirá conectar a sensores y dispositivos en un nuevo universo llamado Internet de las Cosas.

Algunos de estos equipos tendrán un diseño más pequeño que otros, pero todos necesitarán, de una forma u otra, tener a disposición de una fuente de energía para poder estar conectados a Internet. Y con la mira puesta en desarrollar nuevos dispositivos electrónicos sustentables, investigadores de la Universidad Estatal de Nueva York en Binghampton crearon una batería de papel basado en bacterias que pueden generar energía de forma constante.

Si bien la tecnología de litio ion actual cuenta con una trayectoria probada en la industria tecnológica, esta nueva generación de baterías permite evitar el uso de materiales tóxicos. En las pruebas de laboratorio los investigadores lograron manipular y controlar diferentes componentes orgánicos, inorgánicos y biológicos para crear una batería biológica capaz de encender un LED y una calculadora eléctrica.

Este prototipo basado con baterias puede quedar almacenada e inactiva, y se pone en funcionamiento tras estar en contacto con el agua o la saliva. A su vez, la ventaja de este prototipo, libre de metales o minerales, es que tras un ciclo de uso de cuatro meses la batería de papel puede desintegrarse en agua o mediante técnicas de compost, con el objetivo de no incrementar la producción de basura electrónica.

"La gran virtud de este sistema es que se pueden apilar o doblar varias baterías de papel para una conexión en serie o paralela", dijo Seokheun Choi, uno de los investigadores que trabaja en esta batería de papel de pocos microvatios desde 2015.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.