Juventud y ataque directo: Lionel Scaloni no quiere perder tiempo en la renovación de la selección argentina

Scaloni dio su primer conferencia de prensa como DT de la selección Fuente: LA NACION Crédito: Fernando Massobrio
22 de agosto de 2018  

Alejandro Sabella llegó de la mano de Julio Grondona. A Gerardo Martino lo presentó Luis Segura. A Edgardo Bauza lo recibió Armando Pérez y Jorge Sampaoli fue el primer técnico que eligió Claudio Tapia. Lionel Scaloni se sentó solo en la sala de conferencias del predio de Ezeiza. Seguramente su condición de interino le quitó marketing a la presentación. Puntual, a las 13, escuchó la primera pregunta. Respondería 21, en total. No sabe cuántos partidos estará en el cargo, pero siente que no hay tiempo que perder. Duró media hora el contacto con los medios. No bebió ni un sorbo de agua. Cruzó los brazos, los apoyó sobre el escritorio y nunca los movió de ahí. Sereno, administró esa sonrisa que en la intimidad es cotidiana. Evitó roces, entregó conceptos y lanzó un diagnóstico: "No estamos cerca de los mejores". Scaloni va a hacer cambios.

De nombres, sí. Y de estilo también. "Siento que es el momento de la renovación. Estamos convencidos de que el momento de llamar a estos chicos es ahora. Es la hora de que los chicos se pongan la camiseta y se convenzan de que pueden jugar en la selección argentina", detalló para explicar su nómina sin históricos, con mayoría de jóvenes y varios debutantes para los amistosos del mes próximo frente a Guatemala y Colombia. "El fútbol está yendo por el lado de las transiciones rápidas, que es el fútbol que a mí me gusta. Un fútbol más vertical, para robar y llegar rápido al área rival. Fui un jugador de marca, y cuando más descolocado estaba, más daño me hacían los adversarios. Creo en un fútbol directo, con jugadores que sepan jugar al espacio, que sepan jugar sin la pelota", advirtió y presentó sus credenciales tácticas. "En el Mundial eso no se podía hacer, pero con estos jugadores, ahora sí", analizó. La mención más evidente sobre el derrumbe, en Rusia, del plantel que cargaba con el mayor promedio de edad -29 años, seis meses y 24 días- en toda la competencia.

De la vieja guardia prefirió no hablar, pero se apresuró por hacer una aclaración: "Ningún jugador se bajó o me pidió no venir". Buscó alejarse de las controversias, pero a la vez dejó una sentencia: "Por arriba de la camiseta argentina no hay nada, el que no lo entienda, con nosotros no estará". ¿Y Lionel Messi? Capítulo aparte, claro. "Hablé con Messi. A partir de esa charla, él no está en esta convocatoria para estos dos partidos. No hablamos de lo que pueda suceder a futuro. Todos sabemos lo que representa para nosotros. Tengo una buena relación con él. No hay ningún entrenador en el mundo al que le venga bien que Messi no venga. Sería muy imprudente de mi parte decir que se quede y no venga, muy imprudente". Con Messi no hay apuros ni urgencias.

En su gira por los Estados Unidos, la Argentina se enfrentará con Guatemala el 7 de septiembre, en Los Ángeles, y con Colombia el 11 de septiembre, en New Jersey. Dos fechas vitales para probar jerarquías, sondear personalidad. Habrá debutantes, como Franco Cervi, Alan Franco, Gio Simeone y Exequiel Palacios, y otros con apenas un puñado de encuentros en la selección: Icardi, Lautaro Martínez, Lo Celso, Ángel Correa, Pezzella, Pavón, Fabricio Bustos y hasta Dybala. Luego, la agenda le propondrá a la Argentina otras dos 'ventanas FIFA', el 8 y 16 de octubre, y el 11 y 20 de noviembre. Sin fecha ni sede flota un amistoso con Brasil. Quizá, la AFA intente postergarlo por considerarlo "incómodo" en esta etapa.

Lionel Scaloni contó sobre su diálogo con Lionel Messi - Fuente: AFA Selección

1:2

Eléctrico, impulsivo, Scaloni no se detiene a los 40 años. Ayer por la mañana dirigió la práctica del Sub 20. Sigue de cerca los formalismos que la AFA inició ante la FIFA para conseguir la habilitación de Franco 'Mudo' Vázquez, que en 2015 jugó dos amistosos para Italia ante Portugal e Inglaterra. Prefirió no confirmarlo, pero su amigo Walter Samuel se sumará al cuerpo técnico porque Pablo Aimar quiere concentrarse en la tarea que realmente siente: las categorías formativas. Casi a diario, Scaloni conversa con Sergio Romero para seguir su evolución tras la operación en la rodilla derecha; el próximo domingo será el punto de inflexión, y si al menos no va al banco del United contra Tottenham, lo reemplazará con un arquero local (¿Esteban Andrada?). La próxima semana será el entrenador del Sub 20 en un amistoso en Uruguay. En sus planes está dirigir al los chicos en enero/febrero de 2019 en el Sudamericano de la categoría en Chile. Salvo que., la AFA resuelva su continuidad hasta la Copa América del año próximo en Brasil, del 14 de junio al 7 de julio. "Vengo a dar una mano, no pienso en el futuro", disparó sobre una hipotética continuidad en la función. Pero agregó: "Trataremos de aportar la mayor cantidad de jugadores posibles para que el futuro entrenador pueda elegir, seamos nosotros o al que le toque estar. Estoy dando una mano, y estoy convencido de que el camino es este. Después se verá qué pasa". No espantó la posibilidad.

Sí desactivó polémicas, como si no quisiera distraerse ni un segundo de sus prioridades. De una oportunidad única, en realidad. "Me sentiré observado por ser el director técnico de la selección, por la importancia del puesto, no por haber estado con Sampaoli en el ciclo anterior", subrayó ante algunos cuestionamientos por no haberse marchado con entrenador anterior, pese a que DT de Casilda fue el que lo acercó a la selección. Poco después del Mundial, Scaloni recibió la propuesta del presidente Tapia para permanecer en la AFA; Scaloni conversó con Sampaoli y el entrenador lo liberó de cualquier compromiso.

Está convencido de que la reconstrucción dependerá de la base. Si hasta no descartó que durante la gira por los Estados Unidos utilice a algunos chicos como Leo Balerdi, Manuel Roffo y Andrés Ayala, sparrings que acompañarán a la mayor. "Creo que va a ser un camino largo. Hay potencial y material. Los chicos de la Sub 15 y la Sub 17 están haciendo un buen recorrido. ¿Por qué no pensar que en el futuro Argentina vuelva a ser campeón del mundo? Es lo que le queremos transmitir a los chicos de la Sub 20, que en el próximo Mundial tendrán 22 o 23 años, y en el Mundial de Rusia los que decidieron tenían esa edad. Los juveniles son el camino. Queremos que los chicos que se ponen la camiseta por primera vez no se la saquen más". No le importó al interino Scaloni que lo hayan dejado solo en su presentación. Habló como si hubiese llegado para quedarse.