Vidal sufrió la baja de un experto en las obras hídricas

El investigador Romanazzi tenía "visiones diferentes" de la gestión
El investigador Romanazzi tenía "visiones diferentes" de la gestión Crédito: Gentileza
Marcelo Veneranda
(0)
22 de agosto de 2018  

María Eugenia Vidal oficializó por decreto, el pasado 6, la creación del Sistema Integrado de Monitoreo y Alerta Temprana Hidroambiental (Simath), destinado a anticiparse a las inundaciones y evitar tragedias. En unos días se espera que anuncie un acuerdo con la Ciudad, para coordinar acciones con el Sistema de Alerta de Tormentas porteño (SAT), y las primeras licitaciones. Ayer se conoció que quien ideó el Simath e iba a coordinarlo dio el portazo.

Se trata de Pablo Romanazzi, un ingeniero platense especializado en hidrología que presidía la Comisión de Investigaciones Científicas (CIC), émulo bonaerense del Conicet. Oficialmente, renunció por "razones estrictamente personales", como dice la carta que difundió el ministro de Ciencia y Tecnología, Jorge Elustondo. Extraoficialmente, lo echaron.

De acuerdo con otra carta, que Romanazzi difundió entre el personal de la CIC, su salida se debió a "visiones y convicciones diferentes de la función pública". Los motivos serían variados, según las fuentes que consultó LA NACION, pero hay uno central: que los científicos bonaerenses que desarrollaron y probaron el sistema en cuatro ciudades del interior (General Villegas, Junín, Salto y San Antonio de Areco) quedarían relegados y se impondría el modelo del SAT porteño, pero ejecutado por privados.

Elustondo, una de las pocas expresiones del radicalismo en el gabinete de Vidal, negó esa lectura. "La CIC va a albergar la estación del Simath y compartirá tareas con el SAT porteño: los sistemas de monitoreo, equipos y datos van a ser del Estado. De ninguna manera se va a comprar un producto 'enlatado o llave en mano' para que lo opere un privado. Todo lo contrario", dijo a LA NACION.

Se estima que el sistema de alerta, con más de 200 estaciones, podría estar operativo entre 2020 y 2021, con un costo superior a US$30 millones. Tiene financiamiento internacional y es una promesa central de Vidal.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.