Corcho Rodríguez negó haber sido parte de la red de coimas

Se presentó en el juzgado de Bonadio y rechazó las versiones brindadas por el chofer Centeno
Se presentó en el juzgado de Bonadio y rechazó las versiones brindadas por el chofer Centeno Fuente: Archivo
(0)
22 de agosto de 2018  

El empresario Jorge "Corcho" Rodríguez , implicado en el caso Odebrecht , negó ayer ante el juez Claudio Bonadio haber participado en el circuito de los sobornos relatados por el chofer Oscar Centeno en los cuadernos de las coimas .

Rodríguez se presentó espontáneamente ante el magistrado, después de haber sido mencionado por Centeno en su declaración indagatoria, informaron fuentes judiciales.

El empresario rechazó durante las dos horas de su indagatoria haber participado en pagos ilegales, respondió las preguntas y se retiró en libertad de Comodoro Py.

Rodríguez se presentó espontáneamente en los tribunales para negar cualquier vínculo con los delitos que se investigan en el expediente que lleva el juez Claudio Bonadio, según pudo saber LA NACION.

Aclaró que el 17 de septiembre de 2013, cuando Centeno lo menciona en sus anotaciones, él estaba de viaje en los Estados Unidos. Su abogado defensor presentará en las próximas horas su pasaporte sellado, como medida de prueba.

"Retiran US$750.000, se lo lleva Baratta a su depto. En el auto avisaba que al día siguiente retirarían el dinero de Electroingeniería, Isolux, Corcho Rodríguez y Calcaterra [sic]", escribió el exchofer del exfuncionario kirchnerista Roberto Baratta en sus apuntes del 17 de septiembre de 2013. Esa es la versión que negó Corcho Rodríguez.

El empresario, además, aclaró ante la Justicia que la productora La Roca fue creada en el año 2014 y no en 2013.

"Subsuelo en Munro"

Además de los apuntes registrados en los cuadernos, la Justicia tiene en la mira una propiedad que Rodríguez tiene en la zona de Munro en la que, según Centeno, Baratta habría retirado otros pagos ilegales.

En su declaración indagatoria, Centeno había ampliado sobre el rol de Rodríguez. "Quiero aclarar, porque no consta en los cuadernos, que Corcho Rodríguez tiene en Munro, por la calle Bernardo de Irigoyen, un subsuelo grandísimo preparado para boliche donde tiene autos de alta gama y motos. Ahí íbamos siempre a buscar dinero que entregaba el mismo Corcho Rodríguez", dijo el exchofer de Baratta en su primera presentación ante el juez.

"Otras veces teníamos encuentros en la calle, en el centro, en un auto que está asentado en los cuadernos en el que solo iba un chofer, no Corcho Rodríguez. Yo lo vi al Corcho varias veces, tanto en Munro como en el ministerio", ahondó Centeno en su declaración indagatoria.

Los expedientes

Rodríguez es investigado en una de las causas que podría tener nexos con la de los cuadernos. Se trata del expediente de las obras de AySA contratadas con Odebrecht en la que el juez Sebastián Casanello procesó a los empresarios Carlos Wagner y Aldo Roggio, ambos arrepentidos en el caso que lleva adelante Bonadio.

Wagner admitió ante la Justicia cómo funcionaba la cartelización de la obra pública en la Argentina y dijo que las coimas eran entre el 10 y el 20% del monto del contrato, que era el equivalente al anticipo de obra.

En ese expediente y en el del soterramiento del ferrocarril Sarmiento está mencionado Rodríguez como uno de los intermediarios del dinero negro.

La Justicia uruguaya dice que, desde cuentas vinculadas a empresas suyas en ese país, se repartieron fondos que provinieron de Odebrecht. El lobista Rodríguez niega que esas empresas sean suyas. Corcho se encuentra inhibido y citado a indagatoria por su presunto rol en el capítulo local del Lava Jato.

Según los registros de transferencias, copias de delaciones, correos electrónicos y otros documentos vinculados al Lava Jato, Odebrecht pagó coimas a funcionarios desde 2007 -por los proyectos de redes troncales de gasoductos y de la planta potabilizadora de agua de AySA en Paraná de las Palmas- y un año después, en 2008, comenzó a sobornar por las obras del tren Sarmiento.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.