¿Hasta dónde va a ir el tipo de cambio?

Fuente: Archivo
22 de agosto de 2018  • 02:21

En este momento el tipo de cambio está en 30,50 $/u$s y a fin del año pasado se ubicaba en 18 $/u$s. En otras palabas, aumentó un 69 % desde principio de año. Considerando la cifra de agosto de 2017 el incremento actual es de 85 % anual. ¿Llegó al equilibrio el tipo de cambio con estos fuertes aumentos? No, aún no llegó al equilibrio, aunque está bastante cerca de lograrlo.

Una forma de saberlo es calculando la paridad teórica de equilibrio (PTE), es decir, el tipo de cambio que existiría si no hubiera inflación. Como hay inflación, hay que corregir el tipo de cambio tomado como base, por ejemplo, el año 2007, o el año 1970 o también algunos años intermedios, y sumarle la inflación nuestra con los precios al consumidor y restarle el mismo concepto de Estados Unidos. Eso nos da el valor que tendría que tener el tipo de cambio en agosto de 2018, que es de 36,90 $/u$s respecto del dólar estadounidense. Estamos en 30,50 $/u$s o sea que aún nos falta un 21% más de devaluación si se sigue este camino de la PTE.

La otra forma es intentar hacer un equilibrio entre la inflación de la Argentina que ahora se ubica en las cercanías de 35 % con una inflación de 2 % o 3 % como es la de Estados Unidos. Es un ejercicio que puede ser difícil y sobre todo que no hay ninguna guía acerca del futuro del tipo de cambio, como puede ser el seguimiento de la paridad teórica de equilibrio (PTE). Pensemos que la Argentina inició el gobierno de Mauricio Macri con un tipo de cambio de 14 $/u$s que era lo que aproximadamente había en aquella época, diciembre de 2015. Y ahora en los primeros meses de 2018 el valor del dólar ha crecido violentamente.

¿Cómo hace alguien que tiene que invertir dólares en nuestro país y cree que puede recuperar su misma moneda más un rendimiento muy moderado, al cabo de unos años? No sabe cómo hacerlo. La inversión fija externa, y en gran parte la inversión fija interna, han sido muy moderadas, no se notó la diferencia con el gobierno de los Kirchner en cuanto al nivel de inversiones.

¿Qué tenemos que hacer? Un camino es seguir la PTE, que la calcula Techint todos los meses. Aun cuando no haya correlación diaria permanente entre el tipo de cambio monetario y la paridad teórica de equilibrio, es mejor seguir un criterio pues es el que nos brinda información real sobre el tipo de cambio futuro.

Ahora tenemos que pagar una tasa de interés de los préstamos muy alta, pues la tasa pasiva de los activos financieros, por ejemplo las Lebacs, ha estado alrededor del 40-45 % anual en los últimos meses. ¿A qué se debe esto? A que no es confiable el nivel del tipo de cambio al que queremos fijar la paridad externa de nuestra moneda. Por lo tanto, lo que hay que pagar en pesos para evitar la salida de dólares es muy alto y es tan alto que está frenando la actividad económica en forma importante.

Aquí vemos el tipo de cambio expresado en moneda constante de agosto de 2018 (nuestros precios minoristas menos los precios minoristas de USA, aplicados a las tasas del tipo de cambio de agosto de 2018). En la época en que entraban dólares, 1870 a 1930, el tipo de cambio promedio era de 20,9 $/u$s. Era un tipo de cambio bajo, similar al que teníamos hasta diciembre de 2017 y también influía mucho la gran exportación que se registró en aquella época por la expansión de la frontera agropecuaria.

A partir del golpe de estado militar de 1930, ese tipo de cambio se modificó: empezó a salir dinero, se llevaban divisas hacia diferentes países, principalmente a Inglaterra. Se inició una Oficina de Cambio, que controlaba los movimientos de divisas. El tipo de cambio pasó a ser a partir de allí en promedio de 45,7 $/u$s, una cifra muy pero muy alta. Lo que ocurría es que en esa etapa había pocas divisas disponibles en el mercado local y, por lo tanto, había que pagarlas muy caras si se deseaba comprarlas, en especial en el mercado no formal.

El promedio del tipo de cambio real desde 1870 hasta ahora ha sido de 32,03 $/u$s, o sea que, si siguiéramos ese criterio, ahora estaríamos a un 5 % para alcanzar ese valor.

En los últimos años no ha habido un superávit importante de dinero externo, pero hubo sí un alto precio de los granos, lo que nos ofreció un nivel de divisas muy fuerte, aun cuando se importó mucho gas en barcos o desde Bolivia, pero esa etapa, en ambos sentidos, ya se agotó. Ahora necesitamos seguir algún criterio, entre los que se destacan los siguientes esquemas:

  • 1.La paridad teórica de equilibrio externa de nuestra moneda, para lo que necesitamos devaluar un 21 % más nuestro peso, con lo que este mes de agosto deberíamos cerrar con 36,9 $/u$s. Esta devaluación nos daría mucha realidad en el futuro en materia cambiaria al ir corrigiéndose cada día según la inflación local menos la internacional.
  • 2.El tipo de cambio real desde 1870 hasta ahora, que da un valor de 32 $/u$s, o sea que para llegar al mismo aún nos faltaría 5 % adicional de corrección de nuestra moneda respecto del dólar. Igual habría que seguir devaluando después según la diferencia de inflación nuestra comparada con la de Estados Unidos.
  • 3.Seguir intentando como hasta ahora, con un tipo de cambio que nos parece adecuado en algún valor, aunque después percibamos que puede no ser el correcto y que cada 10-12 años nos lleva una terrible crisis de la balanza de pagos por falta de divisas para responder a las necesidades del sector externo, incluso con eventual cesación de pagos internacionales y locales como ha ocurrido en varios casos.

En cualquier ejemplo de estos se deberá prever un ajuste en cada uno de los meses futuros, incluso día por día, de manera tal de reflejar la inflación de nuestro signo monetario comparado con la inflación de USA o de los demás países.

Esperamos que se puedan realizar los ajustes para algunos de los dos primeros casos, para los que falta muy poca corrección. Después de estos ajustes hay que tener un signo monetario muy equilibrado, reflejando la inflación local que va a ir bajando en gran medida. Recordemos que siempre hay que ir comparando con la inflación internacional, al menos la de USA para el caso de la cotización del peso sea en relación al dólar americano.

Para que haya inversiones altas y menor pobreza se requiere un tipo de cambio alto que atraiga en gran medida a la inversión fija internacional y también la inversión local. Con este desarrollo de la inversión fija, las empresas nuevas o la ampliación de las actuales van a ocupar a mucha más gente, y se llegará en unos años a una pobreza "casi de cero", como quiere el presidente Macri. Precisamente, él fijó como objetivo prioritario de su gobierno tener una pobreza como la de antes que se ubicaba alrededor del 3,5 % /5 % de la población total y que era un número muy, pero muy tolerable.

TEMAS EN ESTA NOTA