srcset

5 playas de la Costa Brava que tenés que visitar al menos una vez en tu vida

Denise Tempone
(0)
24 de agosto de 2018  • 13:43

¿A quién no le gustan las playas salvajes? Existe muchas razones para incluir a la Costa Brava dentro del mapa de destinos ideales. Lo hermosas y accesibles que son sus calas, es una de ellas. Las calas son esas playas que se mantienen en estado natural: no hay chiringuitos, ni bañeros, ni servicio de sombrilla, ni duchas. A diferencia de otros lugares mediterráneos como Mallorca o el Sur de España, la Costa Brava permite un acceso bastante fácil hacia ellas. No hay que ser un viajero experimentado para disfrutarlas: desde Barcelona o Girona, se puede llegar por transporte público a todas las ciudades de la Costa Brava. Una vez ahí, solamente hay que seguir estas indicaciones.

Cala Jugadora

  • Dónde: en Cadaqués
  • Cadaqués es la maquetita perfecta de lo que soñamos de un pueblo mediterráneo. Cuenta con una población de apenas 3.000 habitantes y se muestra especialmente orgullosa de uno que fue célebre: Salvador Dalí. Lo ideal es ir dos días y usar uno para recorrer el pueblo que vale la pena. Eso sí, olvídate de darte un chapuzón en la playa principal, es pedregosa y demasiado estrecha, escapate mejor a una de sus calas.
  • Cómo llegar: Para ir a la Jugadora vas a necesitar auto. Se va directo por la carretera de Cadaqués en dirección al Faro del Cabo de Creus y podés estacionar cruzando el puente que aparece en el camino. Una vez dejado el coche, hay que retroceder el mismo puente y tomar el camino que se indica hacia las calas. Se tarda diez minutos a pie.
  • Su fuerte: Está refugiada de los fuertes vientos que pueden levantarse en la zona.

Cala Figuera

  • Dónde: en Tossa de Mar
  • Dicen que Tossa del Mar es la ciudad más hermosa de Costa Brava y puede que sea cierto. La combinación de la antigua muralla con su castillo crean un paisaje que no se ve muy seguido, Y además, cuenta con una playa céntrica de 385 metros de longitud, que dan ganas de plantarse ahí. No cedas, aún hay más. Sus calas son gloriosas.
  • Cómo llegar: Para Cala Figuera, desde Tossa de Mar, hay que tomar la carretera en dirección a Lloret de Mar. A unos 3 km saliendo de la mano izquierda aparece el camping Llevadó. Se puede optar por dejar el auto ahí, por 6,5? o en algún borde de la carretera. Como sea, luego hay que cruzar el camping a pie y tomar el sendero de la izquierda que va hacia el mar.
  • Su fuerte: Es salvaje pero en las rocas de su parte izquierda hay un pequeño camino de cemento que lleva al chiringuito Mar Azul, donde venden deliciosos platos de mar.

Cala Roca Grossa

  • Dónde: San Pol de Mar
  • Es un pueblo de extensa playa de arena fina, olas tranquis y poca profundidad, ideal para ir con chicos, por lo que sí, está repleto de familias. Tiene muchos servicios de recreación en el agua como alquiler de patines y sky y actividades acuáticas como snorkel. El mejor es comprar provisiones ni bien bajás del tren y enfilar hacia alguna cala
  • Cómo llegar: Roca Grossa está situada a sólo un kilómetro de la estación de tren de Sant Pol, en dirección al sur por lo que podés ir caminando. Se accede por una suerte peatonal que bordea las vías y también podés ir caminando por ciertas partes de la costa.
  • Su fuerte: se puede ir y venir en el día desde Barcelona con sólo tomar el tren regional.

Cala El Golfet

  • Dónde: Calella de Palafrugell
  • Calella de Palafrugell es un antiguo pueblo de pescadores, que mantiene el espíritu previo a la llegada del turismo de masas. Es ideal para paseos o excursiones en bicicleta, y planes especiales: en verano, en el Jardín Botánico de Cap Roig se celebra el festival musical Festival de Cap Roig y también el Ciclo de Conciertos n la iglesia de Sant Pere, si lo sincronizás, puede ser el perfecto cierre de un magnífico día de playa.
  • Cómo llegar: Desde la urbanización solo hay que bajar unas largas escalinatas. También es posible llegar desde el núcleo de Calella de Palafrugell a través del camino de ronda, lo cual toma 35 minutos a pie. Ojo que en la temporada alta estalla de gente.
  • Su fuerte: Su acceso sin necesidad de transporte público.

Cala Sa Boadella

  • Dónde: En Lloret de Mar
  • Lloret tiene muchos rasgos de la gran Cataluña: grandes mansiones en el paseo marítimo, y construcciones modernistas preciosas. Y esto es porque desde hace décadas es el destino preferidos de familias barcelonesas con un alto poder adquisitivo. Hoy está mucho más internacionalizado y no sólo ves catalanes en sus callecitas, podés encontrar gente de cualquier parte del planeta.
  • Cómo llegar: Desde la ciudad, hay que emprender la ruta que llega hacia la ermita de Santa Cristina y justo cuando esta empieza, dejar el auto y recorrer a pie un camino de arena de 200 metros que conduce a la playa.
  • Su fuerte: La cala se divide en dos. Una parte es exclusivamente familiar y la otra nudista. Hay para todos los gustos.

Además te mostramos El camino del Inca: cómo es esta travesía de 4 días y qué hay que llevar

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?