Suscriptor digital

Volcó un ómnibus en la ruta 2 y cayó en un cantero inundado: tres muertos y el chofer, detenido

El vehículo perdió el control y cayó en el cantero que divide la autovía
El vehículo perdió el control y cayó en el cantero que divide la autovía Crédito: www.0223.com.ar
Darío Palavecino
(0)
22 de agosto de 2018  • 08:44

VIVORATÁ. Un adolescente de 16 años oriundo de Santa Clara del Mar y dos adultos con domicilio en distritos del Gran Buenos Aires son las tres víctimas fatales del despiste de un ómnibus de larga distancia que había partido desde General Pacheco y que, con varias escalas de por medio, tenía como destino final la localidad de Miramar. El chofer, que resultó ileso, permanece detenido, bajo los cargos de triple homicidio culposo agravado y lesiones culposas. Los otros 23 pasajeron del micro fueron rescatados y sufrieron politraumatismo, ninguno de gravedad.

El vehículo, de la empresa Rutamar, había salido de aquella localidad de Tigre ayer a las 21 y, luego de 17 paradas internedias, tenía previsto arribar a Miramar . Pero, por razones que aún no fueron esclarecidas, el chofer perdió el control y cayó en el cantero divisor de carriles, anegado por las lluvias de los últimos días. Eso ocurrió entre Vivoratá y Mar del Plata, en el kilómetro 373 de la autovía, a las 7.20, cuando las condiciones climáticas eran normales y el asfalto de la calzada de la ruta estaba seco.

Así retiraban el micro que volcó esta mañana en la Ruta 2, sentido a Mar del Plata - Fuente: Twitter

00:45
Video

El fiscal de Mar del Plata, Rodoldo Moure, dijo a la prensa que los peritos trabajaban para establecer si las víctimas fatales habían muerto por el golpe o por ahogamiento, dado que el ómnibus quedó recostado del lado izquierdo, semihundido en una suerte de laguna en el cantero que divide ambas manos de la autovía 2.

Accidente en Mar del Plata: así trabajan los bomberos y la Policía Científica - Fuente: 0023

00:28
Video

Los cuerpos fueron trasladados a Mar del Plata para determinar, a través de respectivas autopsias, las causales de muerte. Se especula que durante el vuelco pudieron haber recibido algún golpe letal o, más probablemente, que fallecieron por asfixia por inmersión, al quedar atrapados sobre uno de los laterales del micro en casi un metro de agua.

El siniestro se produjo esta mañana, aproximadamente a las 7.20. Por razones aún no determinadas, el interno 1107 de la empresa Rutamar se salió de la calzada, fue más allá de la banquina y siguió casi 200 metros más por una pendiente parquizada que termina en una laguna.

Los sobrevivientes, algunos de ellos con lesiones, aunque ninguna de gravedad, lograron abandonar el vehículo tras romper la luneta trasera. Eso los obligó a caminar por el agua varios metros, cuando todavía no había sol y bajo condiciones adversas, con marcas de sensación térmica bajo cero.

Moure ordenó la extracción de muestras de sangre y orina al chofer, identificado como Adrián Raventini, de 45 años. Así pretende confirmar o descartar la posibilidad que haya consumido alcohol u otras sustancias que pudieran haber afectado su desempeño. El test más sencillo, mediante uso de alcoholímetros, dio resultado negativo. Mañana se le tomará declaración indagatoria en sede judicial.

Crédito: www.0223.com.ar

Peritos viales de la Policía Científica realizaron esta tarde tareas para intentar determinar motivos por los cuales el vehículo se despistó sobre su mano izquierda. Las opciones que se evalúan son, en principio, tres: que el chofer se hubiera dormido, que hubiese hecho una mala maniobra o que el vehículo hubiese sufrido alguna falla mecánica. Por el momento quedaría descartada una posible participación de otro vehículo en el siniestro.

El menor fallecido es de Santa Clara del Mar, a menos de 20 kilómetros del lugar donde tuvo su trágico final. Según fuentes judiciales, los otros dos son Victor Obregó, de 37 años, y Cristiano Moudelle, de 53.

Todos los heridos fueron asistidos a la vera de la ruta y solo una decena de ellos debió ser derivado a centros asistenciales de Mar del Plata, Vivoratá y Coronel Vidal para descartar lesiones relevantes. "Tenían heridas menores. Lo que más sufrían era el frío porque estaban mojados", dijo la doctora Adriana De la Fe, responsable de la sala de salud de Vivoratá.

Con grúas se pudo poner al ómnibus sobre todas sus ruedas para facilitar la tarea de inspección interior y posteriores peritajes dispuestos desde la fiscalía.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?