No te cae bien la pareja de tu amigo, ¿qué hacés?

Foto: Shutterstock.
Foto: Shutterstock.
(0)
22 de agosto de 2018  • 11:26

En las juntadas, siempre tiene cara de aburrimiento y nunca habla cuando están todos. O pasa que tu amigo o amiga está feliz, pero su pareja no para de hacerle comentarios negativos sobre todo lo que hace. O aunque no lo quieras pensar, sentís que él o ella no hace una gran combinación para tu amistad. ¿Qué pasa cuando no te cae bien la pareja de un amigo? Muchos tenemos el impulso necesario de decirlo, pero nos vemos limitados cuando pensamos en que no deberíamos meternos porque somos personas grandes. Pero también, si somos amigos, ¿por qué no podríamos decirlo?

Estas idas y vueltas que habrán llenado cafés, cervezas y chats con otros amigos es muy común. Por eso hablamos con el psicólogo Alejandro Viedma para aclarar los tantos y ver de qué manera podemos transmitir eso que nos agobia de la relación de un amigo. Según Viedma, hay que aclarar por qué uno diría algo. "Antes de expresar algo desde el impulso vendría bien dilucidar si ese amigo está en algún tipo de riesgo con la persona que lo acompaña o es por mi propio malestar o por el de mi amigo", explicó a LA NACIÓN. ¿Lo puedo decir porque no me cae bien a mí? Viedma incluso se aventura y propone: "¿Siento celos porque por ejemplo ahora estoy compartiendo menos con mi amigo, entonces pongo al tercero como el que me quita tiempo con mi amigo?

Aunque la última proposición tenga poco sustento, el psicólogo aclara un buen punto: ¿Qué logramos si se lo decimos a nuestro amigo? Si lograste entender tus propias razones, excelente. Ahora, ¿cómo se lo comunicás? "Para no ser tan directo, uno como amigo podría tantear el terreno en ese tema, ver si el otro está dispuesto a escuchar y conversar sobre lo que se le quiere transmitir", explicó el psicólogo.

Foto: Shutterstock.
Foto: Shutterstock.

Un gran mecanismo para empezar es el humor, porque podés tirar verdades -palitos- sin ir al grano directamente y sin plantear la discusión como algo solemne. Otra cosa que ayuda es ir de lo general a lo particular. "Por ejemplo, se puede empezar con preguntas como '¿Cómo estás con X? ¿Cómo te estás sintiendo en esta relación? Dependiendo lo que y cómo vaya respondiendo (y también si mi amigo me pregunta o repregunta), uno puede llegar a interrogar: ¿Querés que te diga lo que me parece? O, ¿creés que lo estás conociendo bien?".

Otra cuestión a tener en cuenta es el momento momento de la relación de cada uno de los involucrados, es decir entre ustedes y ese amigo y su pareja. "Si mi amigo está noviando hace poco y se siente enamorado es posible que esté idealizando al otro, por lo cual quizá no esté en momento de oír o ver lo que uno tiene para mostrarle. Si uno lleva muchos años de relación con su amigo quizá se habilita más a decirle cosas buenas y malas, porque lo que se fue construyendo es un vínculo de confianza, sinceridad y cariño", dijo Viedma.

Cuando hablamos de la sinceridad con amigos, es importante entender que nuestras posturas podrían tener consecuencias. "Lo que se tiene que tener en cuenta es que en la amistad hay un lazo amoroso y respetuoso que genera bienestar, salud, armonía y uno tendría que evaluar cuáles serían los costos para uno y otro en el caso de hablar o callar", explicó Viedma. Prudencia, amor y respeto son claves para enfrentar este tipo de situaciones.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.