Sexo: 6 pasos para llevar a cabo una meditación orgásmica

La OM permite un trabajo de exploración muy preciso y focalizado sobre lo que te gusta más en materia de placer sexual Crédito: Getty Images.
22 de agosto de 2018  • 13:36

La meditación orgásmica, conocida como OM ( orgasmic meditation), empezó a sonar y resonar en todo el mundo y ya se practica en más de 36 países. Incluso, en Estados Unidos, hay una organización llamada One Taste que se dedica exclusivamente a este método de meditación. "Combina el poder de la atención de la meditación con la profunda y humana experiencia del orgasmo ", explica su fundadora, Nicole Daedone, quien escribió dos libros, fue señalada por Vanity Fair como una de las doce mujeres que "cambiaron el modo en que miramos el sexo" y cuya charla TED "Orgasmo: la cura para el hambre de las mujeres de Occidente" fue vista un millón y medio de veces.

La meditación orgásmica se practica haciendo contacto entre el clítoris y los dedos de otra persona -que para esta técnica es llamada stroker (acariciador)- La meditación orgásmica se practica haciendo contacto entre el clítoris y los dedos de otra persona -que para esta técnica es llamada stroker (acariciador)- , que lo estimula durante quince minutos mientras ambos enfocan su atención en las sensaciones que van teniendo. ¿El propósito de todo esto? Lograr un éxtasis espiritual, de estabilidad emocional, a través del masaje genital femenino. Durante ese cuarto de hora, mientras tu pareja masajea tu clítoris, se activa el sistema límbico corporal y tu cerebro recibe inmediatamente un subidón de oxitocina. Tu stroker no tiene por qué ser tu pareja sentimental y todo el proceso se desarrolla siguiendo unas normas cuyo objetivo es separar esa experiencia de la del acto sexual habitual.

Mindfulness sexual

¿Por qué decimos que es una meditación? Toda meditación activa implica concentrarse y relajarse a través de una acción. Así, la atención se centra en algo. En este caso, es la estimulación del clítoris. La OM propone que estés atenta a cada estímulo que recibís. Esto permite un trabajo de exploración muy preciso y focalizado sobre lo que te gusta: más rápido, más lento; más arriba, más abajo; más superficial, más profundo. En sexualidad, estar presente en el momento es clave. Durante estos 15 minutos, no tenés que hacer otra cosa que estar ahí, estática, sintiendo y conectándote.

Esto es especialmente relevante para nosotras. Mientras que la energía en el hombre va de los genitales hacia el corazón y la cabeza, en la mujer la energía parte del cerebro: es muy mental y va adonde vaya el pensamiento. Por eso, en el acto sexual hay que ir "bajándola" hacia los genitales. Necesitamos pensar menos para permitirnos sentir el placer.

¿Cómo se hace?

Te damos un paso a paso para ponerlo en práctica:

1. Desnudate: durante todo el proceso, vos tenés que estar desnuda de la cintura para abajo, pero tu stroker, completamente vestido/a. 2. Creá el nido: es el lugar donde van a hacer la meditación y es tarea de tu stroker; puede ser un mat de yoga, una manta o una colchoneta. 3. Cuidá el clima y los materiales: las luces deben estar encendidas. Y él/ella tendrá a mano algún lubricante y una toalla de manos. 4. Ponete en posición: acostada, boca arriba con las rodillas flexionadas. Tu stroker se sentará a tu derecha y usará la mano izquierda para estimularte. Podés apoyar tu pierna derecha sobre él/ella. Desde esa posición puede ver tu entrepierna y tu cara. 5. Disfrutá el masaje: el/la stroker se coloca lubricante en su dedo izquierdo y su pulgar derecho. Empieza el masaje tocando el introitus, que es el acceso a tu vagina -donde ocurriría la penetración-. Después acaricia en forma ascendente tus labios interiores y luego estimula el cuadrante superior izquierdo del clítoris (donde se encuentran las mayores concentraciones nerviosas de tu cuerpo). Hace movimientos de arriba hacia abajo, como si estuviera frotando el lagrimal del ojo. En YouTube hay un video que se llama "The How to OM Video" que funciona como tutorial. 6. Relajación final: pasados los 13 minutos, tu stroker va a poner su mano derecha sobre la izquierda, tapando tus genitales y presionando con suavidad, para relajar. El objetivo no es acabar, así que simplemente observá lo que sucede sin expectativa. Está buenísimo que, al terminar, puedan charlar sobre lo que cada uno sintió.

Beneficios de la OM

. Si sos muy mental : esta práctica va a equilibrar tu energía. Mucha irá al suelo pelviano y la que tiene que quedar en la mente se quedará ahí. . Si sos de apasionarte con tus ideas pero no llegás nunca a concretarlas: la OM te puede ayudar a transformar en orgánica la acción. . Si te cuesta concentrarte durante las relaciones sexuales: esta meditación te va a ayudar a focalizar mejor; simplemente a estar presente en el momento presente. . Si no tomás demasiado la iniciativa: esta práctica va a aumentar tu deseo, tu sensualidad y tus ganas de proponer los encuentros sexuales. . Si te sentís insegura: o también si te cuesta decir lo que te gusta en la cama, la OM te va a ayudar a ganar confianza en vos misma y en tu pareja. . Si lo practicás con tu pareja: van a lograr una mayor sintonía, una mejor conección y más confianza en la intimidad. . ¿Habías escuchado hablar de este método? ¿En qué te parece que suma? También pasate por: "No me banco a mi cuñado pero tengo que disimular frente a mi hermana" y El nuevo (y peligroso) reto viral: bailar esta canción de Drake desde un auto en marcha Expertos consultados: Gabriela Piccoli, terapeuta energética, especializada en sexualidad convergente. gabypiccoli.com.ar . Patricia Safadi, Psicóloga/sexóloga. patriciasafadi.com . Francesca Gnecchi, comunicadora especializada en sexualidad. francesca@erotiquepink.com .

TEMAS EN ESTA NOTA