Las zapatillas sucias que valen 300 dólares y todos quieren tener

Fuente: LA NACION
Ana Paula Queija
(0)
22 de agosto de 2018  • 17:03

Cuántas personas se horrorizaron, hace unas décadas, cuando se empezaron a vender jeans de marcas caras que venían rotos. Hoy ya lo tenemos naturalizado. Y, sin embargo, nos queda capacidad de escandalizarnos: ¿pagar 300 dólares por zapatillas sucias?, ¡un delirio! Como sea, las Golden Goose son un objeto deseado por miles de consumidores. La pareja italiana Francesca Rinaldo y Alessandro Gallo, fundadores de la marca, fueron hábiles leyendo indicios sociológicos cuando lanzaron un presunto invendible que se convirtió en ícono de la moda.

En la época en la que el estilo personal y la búsqueda de autenticidad están en auge, son muchos los que pueden verse tentados por este par de zapatillas "con sentimientos", con nostalgia, con calle y aventura. La generación millennial tiene una fascinación por el lujo que parece "relajado", por lo que este calzado de gamuza deshilachada, mezclada con cuero manchado y adornos brillantes, resulta una joya para los principales consumidores de la moda actual.

Los sentimientos de las cosas

Sus creadores las definen como un producto con emocionalidad. Se inspiraron en la estética de los skaters callejeros de California, durante un viaje que la pareja emprendió la costa oeste de Estados Unidos. Y si bien podrían parecer zapatillas comunes -viejas y gastadas-, hay un guiño entre quienes las usan y eso las vuelve un símbolo de estatus: "las superstar pueden mezclarse entre toda la gente, pero siempre llamarán la atención de los que saben", afirmaron Francesca y Alessandro.

El lujo se replantea, se camufla y hasta se vuelve objeto de burla. Ya no se hace alarde con lo nuevo y lo valioso, ahora la máxima ostentación radica en lo trash, que ya se vio también en los jeans rotos y en las remeras y sweaters agujereados. Todo al servicio del estilo "effortless", que viene colonizando a todos los blogs de moda del mundo, con influencers como Leandra Medine (la creadora del exitoso blog @manrepeller)- y Julie Sariñana (de la cuenta @sincerelyjules), fans declaradas de las Golden Goose.

Las estrellas a sus pies

El modelo elegido también por famosas como Taylor Swift, Hilary Duff, Selena Gómez y Sara Fernández -jefa de estilistas de Vogue- viene en varios colores, con flores pintadas a mano, con una tira de perlas, con detalles en leopardo o en blanco. Siempre con una estrella, y a precios que oscilan entre los 300 y los 600 dólares.

La marca nacida en 2007 ofrece todo un universo de moda, que lejos está de lo rotoso o manchado. Además de sus icónicas zapatillas, tiene línea de ropa para adultos y también para niños, que van desde remeras, camisas, vestidos y tapados, hasta lencería. Los productos no se consiguen en Argentina, pero se pueden adquirir en algún shop online internacional.

Fuente: LA NACION

Lógico o no, el mensaje de estas zapatillas tiene su encanto: las rayaduras, las manchas y las suelas vintage dan por resultado un calzado que simula haber sido testigo de grandes historias y experiencias. Y que además, carece de otro igual ya que es imposible que los desgastes se equiparen. Especialmente, porque sus detalles y terminaciones están hechos a mano, realizados por un equipo de artesanos radicados en Venecia, donde la pareja de diseñadores tiene su taller.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.