Anna Favella: "Marcela Basteri amó a su hijo, Luis Miguel, más que a nadie"

A los 34 años, la bellísima italiana que conquistó al público con su fantástica interpretación de Marcela Basteri posa y habla en exclusiva desde Roma, su ciudad natal. Fuente: HOLA Crédito: Nunupictures
22 de agosto de 2018  • 17:52

Anna Favella cautivó a todos con su ternura: nos enamoramos de Marcela Basteri, la mamá de Luis Miguel, desde la primera vez que escuchamos a esta italiana de ojos azules llamarlo "Micky, sole mío". Una inesperada aventura que, de la noche a la mañana, convirtió en estrella a esta atractiva mujer de 34 años quien, además de confesarse felizmente enamorada, es licenciada en Filosofía y empresaria de éxito con su Compañía de Teatro dell'Orologio, en Roma. Allí, en la Ciudad Eterna, Anna posa en exclusiva y habla de esta vertiginosa experiencia que comenzó a cambiarle la vida hace justo un año, cuando el primer guión de Luis Miguel: la serie llegó a sus manos.

Por supuesto que si Luis Miguel me invitara a cenar, le diría que sí. ¡Al menos la primera vez!
Anna Favella

"Marcela tuvo que ser una mujer llena de luz", dice Anna. Aquí, en una escena de la serie de Netflix junto a Izan Llunas, el cantante y actor español que interpretó a Luismi de chico. Fuente: HOLA
-Cuando empezaste a preparar el personaje de Marcela, ¿qué sentimientos nacieron en vos con relación a ella?

-Al leer el guión, me di cuenta de que Marcela era la persona más importante en la vida de Luis Miguel. Sentí que interpretar a este personaje era una responsabilidad enorme: su mamá, la persona más importante para él y, además, desaparecida. Pensé... ¿y cómo hago esto? Contar las emociones, el amor que ella tenía en su alma por ese chico. En eso me identifiqué rápidamente, porque cuando vi los videos infantiles de la vida real de Luis Miguel, yo misma me enamoré de ese niño. Entendí su éxito mundial y por qué le quedaba perfecto el apodo de "El Sol de México". Inmediatamente, me invadió un sentimiento de protección por él. De esa forma, se me hizo muy fácil actuar, porque me enamoré de verdad de él. Cada escena la trabajábamos mucho con Óscar Jaenada (que interpretó a Luisito Rey, el padre) y los niños para lograr parecer una familia verdadera, cotidiana. El público querría saber qué energía había en esa casa puertas adentro y es lo que teníamos que lograr. Pensé: todos los hijos suelen tener algo de la mamá y algo del papá. Estudié algunas fotos de Marcela y al conocer la relación que tuvo con su marido, entendí que toda esa luz que el niño tenía no podía venir del papá, seguramente nacía de la mamá. Marcela tuvo que ser una mujer llena de luz.

-¿Y qué creés que heredó de su papá?

-La vena artística musical.

-¿Qué es lo que más te gusta del Luis Miguel artista?

-Su forma de transmitir las emociones a través de sus canciones con el público. Es impresionante. Lo escuché cantar en vivo, en México, en un concierto.

-¿Qué sentiste cuando lo viste al salir al escenario?

-Una emoción fortísima. Estaba medio nerviosa. Emocionada. Y cuando lo vi tuve un sentimiento. ¡raro! ¡Como si me sintiera superorgullosa de mi hijo! Yo sólo aspiraba a que cuando Luis Miguel me viera interpretando a Marcela le inspirara a sentir lo que sentimos todos cuando vemos esas fotos del pasado. Obviamente que en mi interpretación nunca quise sustituir a su mamá verdadera, eran los niños quienes contaban su historia, yo sólo quería limitarme a hacer el mejor trabajo posible, con más corazón.

"Lo que se me hace imperdonable de Luis Rey es la forma en la que explotó a su hijo", cuenta Anna (lleva un diseño de Alberta Ferretti). Este papel hizo que ella se solidarice profundamente con las mujeres que sufren el maltrato físico y psicológico de sus parejas. Fuente: HOLA Crédito: Nunupictures
"Marcela llegó a Luis Rey todavía adolescente y con una historia vivida muy dura. Ella añoraba una familia y puedo imaginar perfectamente cómo él la engatusó y le prometió recorrer el mundo junto a él", cuenta la belleza italiana. Fuente: HOLA Crédito: Nunupictures
-Si te llamara un día de pronto Luis Miguel para invitarte a cenar, ¿aceptarías?

-¡Definitivamente! Sería una ocasión de conocerlo bien. ¡Al menos la primera vez!

-Todo el mundo adora a Marcela y odia a Luisito Rey. ¿Merece, a tu juicio, ser tan odiado?

-Un poco, sí. En lo que respecta a mí, lo que se me hace imperdonable es la forma en la que explotó a su hijo.

-¿Qué te sorprendió más de Marcela?

-Su vida increíble. Ya antes de llegar Luis Miguel, su vida fue impresionante, le pasó de todo. A los 2 años, su mamá la dejó en un orfanato. Hasta los 11 no conoció a su papá, después él la sacó de ahí y se la llevó a Argentina y creció con su madrastra, a quien quiso muchísimo, la única persona con quien ella tuvo confianza. Después, se topó con Luis Rey y desde ese momento, se vio cómo ella luchó desesperadamente por tener por fin una verdadera familia, cómo batalló para que sus hijos no sufrieran lo que seguramente ella sufrió, cómo luchó por mantener la familia unida.

-¿Qué creés que vio ella en Luisito Rey para enamorarse y seguirlo alrededor del mundo?

-Aunque él cometiera atrocidades en la vida, se supone que era una persona tremendamente manipuladora, podía ser encantador en el trato si le convenía. Marcela llegó hasta él con una vida muy dura ya vivida, lo conoció de adolescente. Según me cuentan, al conocerla le cantó una canción mirándola fijamente a los ojos. Ella añoraba una familia y puedo imaginar perfectamente cómo la engatusó, cómo le prometió recorrer el mundo junto a él. Quién sabe, quizá sus primeros años juntos fueron muy felices, eso no lo sabemos. Después de que su hijo comenzó a trabajar, todo cambió. Ella quería protegerlo, pero a la vez buscaban tener una casa, tenían problemas económicos, eso pone mucha tensión en cualquier familia, porque bajo presión, cada quien actúa diferente ante las circunstancias y todo cambia.

La primera vez que vi a Luis Miguel sentí una emoción fortísima. Cuando salió al escenario, estaba nerviosa, emocionada. Fue un sentimiento raro, ¡como si me sintiera orgullosa de mi hijo!
Anna Favella

"La decisión controversial más importante que enfrenté en mi vida fue dedicarme a ser actriz. Al principio, nadie me apoyó: ni mi entorno, ni mi familia, ni mis amigos.", revela Anna, quien saltó al estrellato con su fabulosa interpretación en Luis Miguel, la serie. Fuente: HOLA Crédito: Nunupictures
-A Marcela la conocimos todos a través de tu interpretación. Para vos, ¿quién es ella?

-Fue una mujer desafortunada. Con mala suerte en la vida. Una buena mujer que siempre trató de buscar la felicidad, al menos la serenidad, y nunca lo consiguió. O si lo consiguió, fue durante momentos breves. No dudo de que se alegrara del éxito de su hijo, pero a la vez sabía el precio que iba a pagar por eso. Creo que el momento más doloroso para Marcela fue encontrarse tan sola al nacer Sergio, su hijo menor, prematuramente, sumado a su depresión posparto. Sola en un país que no es tuyo, sin familiares, sin apoyo, sin sentirte querida por nadie. Ese sentimiento de abandono que seguramente la siguió desde el orfanato pudo con ella.

-Si un día pudieras encontrarte frente a ella, ¿qué le dirías?

-Absolutamente nada, sólo darle un abrazo tremendo. Creo que Marcela amó a Luis Miguel más que a nadie en el mundo.

-¿En qué te sentís más alejada de ella?

-El sufrimiento que vivió, la violencia psicológica que ella aguantó, yo creo que nunca lo hubiera podido soportar. Para mí, es una realidad muy ajena que, por suerte, nunca sufrí, o nadie cercano a mí vivió. Me dejó pensando mucho este tema, que es una realidad muy triste para demasiadas mujeres.

A la izquierda, una de las últimas imágenes de Marcela Basteri antes de su desaparición. A la derecha, Anna en la piel de la madre de Luis Miguel. La serie sobre la vida de "El Sol" batió todos los récords. Fuente: HOLA
-¿Te gustaría tener hijos?

-Me encantaría. Cuando era chica siempre decía: "Quiero tener cuatro o cinco hijos". ¡Ya veremos!

-¿En qué cambió Marcela a Anna Favella?

-Me volví mucho más sensible a los problemas que padecen las mujeres a causa del machismo. Me encantaría dejar un mensaje de apoyo para todas aquellas mujeres que lo están sufriendo.

-Algunas mamás no entienden por qué Marcela se rindió y dejó a Luis Miguel aceptar irse con su papá.

-Marcela luchó lo que pudo y más. Tienen que entender el sufrimiento de esta mujer y la fuerza del carácter de su marido y lo absolutamente manipulador que él fue hasta el último momento. Engañó a todos, logró prácticamente todo lo que quiso, siempre a base de manipulaciones, con ella, con su hijo, con sus amigos... Ella no podía hacer nada contra él, ya estaba demostrado.

-¿Cuál fue la decisión controversial más importante que enfrentaste en tu vida?

-Dedicarme a ser actriz. Al principio, nadie me apoyó: ni mi entorno, ni mi familia, ni mis amigos.

-Si no hubieras triunfado como actriz, ¿qué estarías haciendo ahora?

-Algo que ver con la filosofía, seguramente.

-Tres virtudes que te definen.

-Sólo me atrevo a decir una: soy muy positiva. Siempre intento ver el medio vaso lleno de cada cosa que me pasa. Defectos tengo muchos. Soy desordenada, tímida, que para ser actriz es una pesadilla, y soy demasiado dormilona. Eso de despertarme a las cuatro de la mañana para ir a un rodaje, te juro que ahí ves la pasión que me mueve por mi carrera, si no sería a todas luces imposible: madrugar es lo que más me cuesta del mundo.

En el Grand Hotel Parco Dei Principi, en Roma, posa con un vestido bohemio de Blumarine. Fuente: HOLA Crédito: Nunupictures