El US Open inauguró el nuevo estadio Louis Armstrong, su segundo escenario con techo retráctil

El flamante estadio Louis Armstrong
El flamante estadio Louis Armstrong Fuente: AFP
Sebastián Torok
(0)
22 de agosto de 2018  • 18:19

Durante cuatro décadas, el estadio Louis Armstrong del Abierto de los Estados Unidos cobijó grandes e inolvidables momentos deportivos. Uno de ellos, el único título de Grand Slam de Gabriela Sabatini , en 1990, al vencer a Steffi Graf en la final. Desde su inauguración en 1978, fue el escenario principal de Flushing Meadows hasta que el gigantesco Arthur Ashe abrió sus puertas en 1997. Lejos de descansar en la comodidad de su fabulosa infraestructura, el último grande de la temporada inauguró oficialmente el nuevo Armstrong, su segundo estadio más valioso, tras un furioso proceso de reconstrucción que duró dos años.

El estadio, una de las joyas del Centro Nacional Billie Jean King de la USTA, tiene capacidad para 14.000 espectadores y se gastaron 600 millones de dólares en su construcción. Uno de los elementos más importantes que posee el estadio es el techo retráctil. Es decir que el US Open, desde esta edición (comenzará el lunes próximo), ostentará dos estadios con techo, todo un beneficio para las jornadas con malas condiciones climáticas.

John McEnroe , que ganó sus cuatro títulos individuales del US Open en el viejo Armstrong, participó de la ceremonia de apertura. "Al final no solo pusieron un techo increíble sobre el estadio Arthur Ashe, sino que decidieron rediseñar esta instalación aquí, esta cancha y construir esto... y sé que los jugadores van a estar súper emocionados y, como neoyorquino y chico de Queens, no podría estar más orgulloso de este estadio", expresó el exnúmero 1, antes de jugar un dobles junto con su hermano, Patrick, y dos ex figuras del tenis estadounidense como Michael Chang y James Blake.

El acto de inauguración incluyó un espectáculo de jazz en homenaje a Louis Armstrong y dirigido por Wynton Marsalis, famoso trompetista y compositor de jazz.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.