El Tesoro halló en el fin de las Lebac una vía para financiarse

Las LETE en pesos captaron en dos semanas el 45% de los fondos así liberados; renovó el 91% del vencimiento en dólares
Javier Blanco
(0)
23 de agosto de 2018  

El Gobierno festejó ayer haber encontrado en el desarme de la "bola de Lebac" una nueva fuente para el financiamiento del Tesoro, justo cuando en el mercado más se duda sobre su capacidad para cubrir las necesidades no contempladas en el acuerdo con el FMI.

Esa lectura surgió en el Ministerio de Hacienda y Finanzas tras la licitación de deuda cerrada ayer por la tarde, en la que el Gobierno logró refinanciar el 91% del vencimiento de una letra del Tesoro (LETE) en dólares y captar, en paralelo, otros $36.355 millones con la reapertura de dos LETE en pesos que ya habían sido ofrecidas (con menor suceso) en consonancia con el vencimiento de las Lebac.

Vale recordar que se trata de instrumentos que buscan posicionarse como sustitutos para los inversores que quieran mantener su posición en pesos, y fueron diseñados, a la vez, para acercarle recursos al Estado para financiarse.

La satisfacción oficial era especial porque el resultado de la licitación, en la que el Tesoro se alzó con el equivalente a unos US$2100 millones, tiende a fortalecer los supuestos de financiamiento presentados por una comitiva oficial ante inversores la semana pasada en Wall Street, cuyo objetivo fue precisamente tratar de disminuir la aversión al riesgo argentino que se instaló en los grandes centros financieros. "Esto nos tiene que ayudar a ahuyentar fantasmas. Con lo captado hoy [por ayer], aunque solo lográramos porcentajes de refinanciación del 40% en las licitaciones de LETE que nos restan hasta fin de año, tendríamos las necesidades totalmente cubiertas. De ahí en más, todo sumaría para comenzar a prefinanciar 2019", explicó a la prensa una alta fuente de Hacienda.

Rehaciendo cuentas

Las necesidades de financiamiento hasta fin de año ascienden al equivalente a unos US$14.000 millones en total, considerando un préstamo (Repo) por US$4000 millones tomado de bancos internacionales, que sería renovado. Los restantes US$10.000 millones corresponden a vencimientos de LETE en dólares y algunos bonos en pesos. "Si el Tesoro logra captar un tercio de ese desarme en manos de no bancos, significa que nos haremos de otros US$7000 millones antes de fin de año", insistieron en Hacienda, tras destacar que ese supuesto parece módico si se considera que, al comenzar este proceso, terminaron atrayendo entre 45 y 50% de los fondos liberados de las Lebac.

El cálculo considera las dos emisiones de LETE en pesos realizadas en los últimos días: la primera, en paralelo -y calzada- con la licitación de Lebac (lo que se repetirá hasta fin de año), y la segunda cerraba ayer, dado que se consideró que había quedado suelta "liquidez excedente". Así, a los $23.000 millones ya captados se suman los $36.355 millones de ayer (con ofertas de compra por $40.036 millones).

El financiamiento se pactó a tasas del 42,14% anual para la LETE a 98 días y al 39,74% anual para la colocada a 217 días. "Son tasas altas, pero que responden a esta coyuntura y a la necesidad de dar opciones a los tenedores de Lebac. Confiamos en que irán bajando rápido", dijeron en Finanzas.

La LETE en dólares aportó US$913 millones a una tasa del 5,25% anual, permitiendo cubrir en un 91% el vencimiento, lo que significa una mejora sustancial en el porcentaje de refinanciación de estos instrumentos, que había caído al 50% en días de corrida.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?