Pese a los esfuerzos del BCRA, las monedas emergentes se devaluaron y el dólar se acercó a $31

Fuente: Archivo
23 de agosto de 2018  • 11:39

La devaluación del real volvió a afectar al peso argentino que se depreció por segundo día consecutivo frente al dólar. De esta forma, la divisa volvió a superar su máximo histórico y se terminó vendiendo a $30,98, 16 centavos por encima del cierre de ayer, según el promedio diario que realiza el Banco Central (BCRA)

En tanto, en el Banco Nación , que suele tener una de las cotizaciones más bajas del mercado, la moneda estadounidense se llegó a ofrecer a $31 -35 centavos más que el último valor de ayer-, mientras que en otros bancos el precio de venta alcanzó los $31,10.

En el segmento mayorista, el dólar comenzó la rueda operando a $30,15, pero luego subió a $30,45, 21 centavos más que el cierre de ayer. Según el operador de cambio en PR, Gustavo Quintana, la moneda estadounidense "terminó la penúltima rueda de la semana en su nivel histórico más alto porque las puntuales intervenciones del BCRA con ventas en los plazos más inmediatos del mercado de futuros no alcanzaron para detener el fuerte avance experimentado en la fecha".

En la región, el real se deprecia un 1,96% al igual que el peso chileno (0,78%), el colombiano (0,88%), el mexicano (1,11%) y el uruguayo (0,21%)

Ayer el real brasileño llegó a perder un 0,7%, para luego recuperar terreno y cerrar la jornada a una cotización de 4,04 por dólar, lo cual implicó una depreciación del 0,1%. Con su escalada reciente, el tipo de cambio en ese país se ubica por encima de los cuatro reales por dólar por primera vez desde marzo de 2016 (el 1 de marzo de ese año tocó los 4,018).

El clima en Brasil es de incertidumbre política ya que las encuestas para los comicios de octubre próximo están lideradas por el expresidente Lula -preso desde hace meses- y, en caso de que no pueda presentarse, por el diputado de extrema derecha Jair Bolsonaro.

Antes del récord de ayer, el 10 de agosto pasado, había comenzado una nueva corrida contra el peso argentino por la salida de capitales de países emergentes a raíz del desplome de la lira turca por un conflicto diplomático entre ese país y los Estados Unidos.

Ayer por la tarde el Gobierno logró refinanciar el 91% del vencimiento de una letra del Tesoro (LETE) en dólares y captar, en paralelo, otros $36.355 millones con la reapertura de dos Letes en pesos que ya habían sido ofrecidas en consonancia con el vencimiento de las Lebac.

Cabe recordar que se trata de instrumentos que buscan posicionarse como sustitutos para los inversores que quieran mantener su posición en pesos, y fueron diseñados, a la vez, para acercarle recursos al Estado para financiarse.