Low cost: Norwegian comenzará a vender pasajes de cabotaje en septiembre y volará desde octubre

El avión "Ástor" vuelve para volar en cabotaje desde octubre Crédito: Norwegian
23 de agosto de 2018  • 15:08

OSLO.- El próximo 4 de septiembre la low cost Norwegian Argentina arrancará con la venta de pasajes para los vuelos de cabotaje, que comenzará a operar el 16 de octubre. El anuncio lo realizó el propio Bjørn Kjos, CEO global y fundador de la empresa, en una charla que mantuvo con periodistas en el headquarter de la compañía ubicado en la capital noruega.

"La Argentina es una joya escondida y tiene todo lo que los turistas quieren ver. Es un país con muchas oportunidades por el potencial de crecimiento que tiene el turismo y por lo caro que resulta volar", explicó el empresario las razones que lo motivaron a desembarcar en el país. Al mismo tiempo, aclaró que el desarrollo de la infraestructura es "muy importante" y confió en que "está en los planes del Gobierno mejorarla y es algo que ya sucedió en otros países en desarrollo".

En un principio, la empresa noruega planea realizar desde Aeroparque tres vuelos diarios: dos a Córdoba y uno a Mendoza, y si bien no trascendieron los precios de los pasajes, se espera que sean a precios muy competitivos. Los próximos destinos en sumarse serían Bariloche, Salta e Iguazú. El objetivo es cerrar el año con cuatro o cinco aviones en funcionamiento. De esta manera, la filial argentina comenzará con la operación en el país. En septiembre de 2017 el Gobierno le había otorgado 152 rutas, 80 destinos internacionales y 72 domésticos.

El anuncio llega pocas semanas después de que el Gobierno quitara la banda tarifaria inferior y así eliminó los precios mínimos en los vuelos de cabotaje. "Fue una gran noticia, porque generará pasajes más accesibles para todos", explicó Kjos, aunque aclaró que la elección del momento no tuvo relación con esa noticia. "Planeábamos arrancar en mayo, pero nos retrasamos con el desarrollo de los sistemas de venta. Además, justo nos coincidía con el arranque de la temporada alta europea", contó.

La vuelta de Ástor

El debut en el mercado de cabotaje implicará el regreso del Ástor, el Boeing 737-800 pintado con los colores de la empresa y la figura del músico Ástor Piazzolla que llegó en enero del año pasado, pero que luego fue prestado desde la filial argentina a la empresa madre por la demanda que había en otras plazas. La compañía utiliza esa distinción en la cola de cada uno de sus aeronaves como un homenaje a las grandes personalidades de los países donde vuela. La próxima figura local será una mujer.

En 15 de febrero de este año, Norwegian estrenó su primer vuelo internacional en la región, en este caso a Londres. Es operado por la filial británica de la compañía y cuenta con cuatro frecuencias semanales que serán ampliadas: desde el 1 de diciembre habrá un vuelo diario. Las tarifas arrancan desde los US$374 por tramo y por US$90 más se puede sumar una valija de 20 kilos, dos comidas y la elección del asiento.

Hoy la filial argentina emplea a 30 personas -focalizadas en el management-, pero crecerá en forma exponencial cuando comience a operar, aseguran en la empresa. El cálculo es que se necesitarán entre 12 pilotos y unos 24 tripulantes por nave en la etapa inicial. Es decir, solo considerando la tripulación, la firma contratará más de 144 personas en lo que queda del año.

Pero el plan del empresario noruego para la Argentina -su país "favorito", según sus propias palabras- es mucho más ambicioso. En 15 meses planea tener en operación con entre 10 y 15 aeronaves, 246 vuelos semanales y transportar alrededor de 2,2 millones de pasajeros. En 36 meses busca llegar a 38 aviones (30 de corta distancia y ocho de larga) y unos 9,3 millones de pasajeros. A más largo plazo, dentro de cinco o diez años, serían 70 aeronaves para más de 100 rutas, con más de 12 millones de pasajeros, conectando a 90 aeropuertos de todo el mundo.

Bjorn Kjos, CEO global y fundador de Norwegian

Norwegian está preparada para cubrir esa demanda. Hace dos años realizó el pedido de aviones más grande de la historia para una línea europea. Encargó más de 200 naves de los que dispondrá entre los próximos cinco y ocho años. "Dos tercios los compramos en forma propia y un tercio a través de leasing", detalló el ejecutivo. Hoy, toda su flota está integrada por aviones Boeing, pero planea adquirir naves de Airbus . "Nos diversificamos en la marca porque el Airbus A321 Neo Long Range nos permitirá cubrir mejor las rutas de largo alcance", añadió.

Otro dato que sorprende en el modelo de negocios de la noruega es la antigüedad de la flota: sus más de 150 aviones no superan los tres años y medio. La introducción de nuevas naves es constante y es lo que le permite mantener precios bajos, explican en la empresa. "No puede haber una low cost con aviones viejos, la gente no vuela y además resulta más caro", justificó.

La estrategia de precios de Norwegian se basa en usar una flota de aviones modernos como el Boeing 787 Dreamliner, que, comparado con otras aeronaves de largo recorrido, gasta menos combustible por pasajero. Así, puede ofrecer, por ejemplo, el beneficio de usar el wifi gratuito en los vuelos europeos, un servicio que pronto llegará a la oferta local.

El plan de inversión local implica desembolsar US$4300 millones entre los próximos cinco y ocho años y generar entre 3500 y 4000 empleos en forma directa, que indirectamente estimularán otros 50.000. Es un número que se avala el ministro de Turismo, Gustavo Santos, quien cree que la cantidad de visitantes crecerá de manera directamente proporcional a la conectividad, y que la cantidad de vuelos y destinos para viajar desde el país es un factor clave para impulsar la llegada de turistas y pasar de los 6 millones de pasajeros que llegaron en 2017 a 9 millones en 2020.

Kjos es un convencido que, además de la accesibilidad, la flexibilidad a la hora de vender tramos es clave para el negocio. "Hoy, volar de Buenos Aires a Londres y retornar por Roma no tiene porque ser más caro que si una persona vuelve de la misma ciudad en la que aterrizó ", aclaró.

Respecto a la resistencia de los sindicatos en el desembarco de las low cost, el ejecutivo no se mostró preocupado. "Están en todos los mercados en los que operamos y está muy bien que así sea. Para que una empresa funcione debe trabajar bien todos los aspectos", dijo.

En la misma línea, a la hora de responder si habrá espacio para todas las low cost que están arribando a la Argentina, respondió: "Es un mercado con poco desarrollo, la competencia es buena, aunque a las empresas más pequeñas les resultará más complicado el desafío".

En un análisis más global, en la compañía comparten la experiencia europea, donde la llegada de las low cost generó un crecimiento de hasta un 18% en el las compañías que no venden a bajo precio.

El desembarco en la Argentina no es casual. La empresa viene apostando fuerte a los vuelos de largo alcance, que representan un tercio de las operaciones. En el mercado de vuelos internacionales el foco de Norwegian Argentina será mejorar la conexión del país con las ciudades de Europa, que hoy es "muy débil".

Kjos fundó la empresa en 1993, pero recién comenzó a operar como low cost en 2004. Arrancó con solo seis aviones y hoy es la línea aérea más grande de Escandinavia y la tercera aerolínea de bajo costo del mundo, emplea a 9500 personas y opera más de 500 rutas a más de 150 destinos de África, Medio Oriente Tailandia, Sudamérica, Caribe y los Estados Unidos. Desde 2003 cotiza en la bolsa y tiene una valuación que promedia los US$1500 millones. El 2009 fue el año del despegue, cuando trasportó 11 millones de pasajeros. Hoy son 33 millones.

El negocio parece cerrarle a la perfección a Kjos, dueño del 25% de las acciones. La empresa cerró el segundo trimestre del año con un beneficio neto de 31,7 millones de euros. El último año, su empresa fue reconocida por cuarto año consecutivo como la mejor aerolínea de bajo costo del mundo y como la mejor aerolínea de bajo costo de Europa por sexto año consecutivo en los Skytrax World Airline Awards.

Además el grupo de Lufthansa ya mostró interés en adquirir la compañía. "Estamos creciendo, es una compañía sana y que haya interés en nosotros significa que estamos haciendo las cosas bien", concluyó la charla con los medios argentinos.

TEMAS EN ESTA NOTA