Mañana se conocerá el veredicto por el doble homicidio narco de Unicenter

El playón del estacionamiento del shopping, el escenario del doble crimen Crédito: Archivo
23 de agosto de 2018  • 17:43

Mañana, cuando se cumplan diez años y un mes del doble homicidio de Unicenter, crímenes de sicarios vinculados con el narcotráfico internacional, se sabrá qué sentencia recibirán los cinco procesados que llegaron al banquillo de los acusados en el juicio oral y público que se desarrolla en San Martín. Enfrentan cargos de distinto grado por su presunta vinculación con la ejecución de los colombianos John Quintero Gartner y Héctor Duque Ceballos. ocurrida el 24 de julio de 2008 en uno de los playones de estacionamiento del shopping de Martínez.

Según informó el Centro de Información Judicial (CIJ), los cinco acusados son Víctor Hugo Ovejero Olmedo y Jorge Daniel Moreyra, en calidad de autores materiales de los asesinatos, y Mario Martín López Magallanes, Richard William Laluz Fernández y Carlos Gustavo Luaces, imputados por su eventual participación en la organización y la coordinación del doble crimen.

A partir de las 11.30, en la Sala de Juicios situada en Pueyrredón 3728, Ovejero Olmedo, Moreyra, López Magallanes, "el uruguayo" Laluz Fernández y Luaces tendrán la oportunidad de decir sus últimas palabras antes de que el Tribunal Oral en lo Federal N° 1 de San Martín, integrado por Héctor Omar Sagretti, Silvina Mayorga y Walter Venditti, delibere y dé a conocer su veredicto.

El viernes pasado alegó el fiscal del juicio, Marcelo García Berro. El representante del Ministerio Público solicitó que los cinco acusados del doble crimen de Unicenter sean condenados a prisión perpetua. El caso puso en escena no solo el problema del sicariato como parte del crimen organizado, sino que comenzó a dejar en evidencia que la Argentina se había convertido en territorio en el que se dirimían disputas del narcotráfico internacional. En el shopping fueron colombianos; dos semanas después, el triple crimen del General Rodríguez revelaría el monumental tráfico de efedrina para nutrir a los laboratorios de metanfetaminas en México. La investigación de los homicidios en Unicenter, además, tuvo otro efecto colateral grave: provocó la salida y el posterior procesamiento del fiscal general de San Isidro Julio Novo por el presunto entorpecimiento doloso de la pesquisa.

En cuando al doble crimen de Unicenter, el fiscal García Berro sostuvo que el motivo de los homicidios de los colombianos "se encuentra originado -y hasta determinado- en la existencia de un gran entramado de narcocriminalidad de características transnacionales que se valió de una sofisticada y compleja estructura, que fue la que, en definitiva, sirvió de andamiaje a los crímenes, valiéndose de una mano de obra local, que actuó a modo de sicariato".

"El Uruguayo" Laluz Fernández fue uno de los líderes de la barra brava de Boca Juniors. Luaces era socio de Gustavo Juliá, condenado a la pena de 13 años de cárcel en Barcelona por el contrabando de casi una tonelada de cocaína, el "caso del narcojet". En su alegato, García Berro afirmó: "Luaces les entregaba a Ovejero Olmedo y a Moreyra trabajos para realizar. Trabajos ilícitos, claro está, y de los cuales el doble crimen de Unicenter resultó ser uno más".

Para el fiscal, López Magallanes, exsocio de Sebastián Forza, una las víctimas del triple crimen de General Rodríguez (del que también acaban de cumplirse diez años), "formó parte de la empresa criminal y coordinó el accionar de las personas que se encontraban en el centro comercial Unicenter, quienes en forma coordinada y en cumplimiento del plan criminal previamente trazado, bajo promesa onerosa, emboscaron y acribillaron a Duque Ceballos y a Quintero Gartner, que pertenecían a las Autodefensas Unidas de Colombia" un grupo narco paramilitar.

García Berro sostuvo que Ovejero Olmedo y Moreyra fueron dos de los siete sicarios que estuvieron en la playa de estacionamiento del shopping en el momento en que las víctimas fueron ejecutadas con disparos hechos a 50 centímetros de distancia. Para el fiscal, el barrabrava Laluz Fernández tuvo una participación activa en la coordinación del doble homicidio. Sostuvo el fiscal: "Hubo un plan criminal con diversas funciones a cambio de un precio o promesa remuneratoria".

"Los hechos imputados se desarrollaron en el contexto de un complejo entramado de crimen organizado vinculado al tráfico nacional e internacional de sustancias estupefacientes, contando con la cobertura de una parte de la estructura del Estado, entre los que se encontrarían altos funcionarios de la Procuración General de la provincia de Buenos Aires que, mediante la frustración dolosa del legal desarrollo de la presente investigación intentó garantizar su impunidad", sostuvo García Berro en su alegato.

Se refería al exfiscal general de San Isidro Novo, a sus exadjuntos Eduardo Vaiani y Rodrigo Caro, y a las secretarias Melisa Rey y Mariana Busse. La causa contra Novo y sus máximos colaboradores comenzó luego de que el fiscal de San Isidro Luis Angelini denunciara que su exjefe entorpeció aviesamente su investigación del doble crimen. Los cinco fueron procesados por la jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado por encubrimiento agravado "por tratarse de un delito especialmente grave: el tráfico transnacional de estupefacientes".

Las defensas de los cinco acusados pidieron. Las absoluciones de sus clientes.

TEMAS EN ESTA NOTA