Reseña: Lo que está y no se usa nos fulminará, de Patricio Pron

Cuentos bajo inspiración múltiple
Nicolás Mavrakis
(0)
26 de agosto de 2018  

Lo que está y no se usa nos fulminará podría leerse, en parte, como un satisfactorio compendio de recursos formales para escribir historias, e incluso, a partir de la segunda mitad, únicamente como eso. La sospecha crece a lo largo de los doce relatos, y casi queda confirmada en la "Nota final", en la que el propio Patricio Pron (Rosario, 1975) deja constancia de "la totalidad de las apropiaciones y citas que tienen lugar en este libro".

Stephen Dixon, Luis Alberto Spinetta, César Aira, Bob Dylan y Rodrigo Fresán son algunos dadores de frases, guiños e inspiraciones, que Pron hace resurgir con historias como "Salon des refusés", que cuenta la insoportable vacilación de la admiradora de un escritor, o "Oh, invierno, sé benigno", armada con una serie de respuestas a un formulario de ingreso a Estados Unidos.

Como en todo ejercicio de aliento exquisito concentrado también en narrar a través de una larga nota al pie o construir personajes mediante repeticiones, la destreza de Pron, capaz de ejecutar auténticas piruetas en prosa -"él creía que ella creía que él no quería verse entrampado tan rápidamente en una familia; ella creía que él creía que ella creía que a él no le gustaba la niña"-, aumenta en proporción inversa al interés de lo que cuenta.

Hay dos excepciones que justifican todo lo demás: "Un divorcio de 1974", que revisita con lucidez los dilemas de la lucha armada en la Argentina, y "La bondad de los extraños", en el que la inconducta de un "gran poeta chileno" desnuda el micromundo de certezas ridículas que mantienen en marcha la vida académica

Lo que está y no se usa nos fulminará

Por Patricio Pron

Random House172 páginas $ 499

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.