Mi noche escalofriante en una misteriosa hostería sudafricana

"Escuché pasos y corrí como si alguien me persiguiera. Comprendí que no podría escapar"
"Escuché pasos y corrí como si alguien me persiguiera. Comprendí que no podría escapar" Fuente: LA NACION - Crédito: Carina Memelstein
(0)
26 de agosto de 2018  

El siguiente relato fue enviado a lanacion.com por Carina Mermelstein. Si querés compartir tu propia experiencia de viaje inolvidable, podés mandarnos textos de hasta 3000 caracteres y fotos a LNturismo@lanacion.com.ar

Llegamos una tarde gris y lluviosa de enero. El lugar estaba desierto y solo se escuchaba el incesante gotear de la garúa.

John, el conserje del hotel cerca de Plettenberg Bay, en la costa oeste de Sudáfrica, nos recibió con paso cansino, más bien abúlico. Se movía como impulsado por la inercia. Tomó nuestro equipaje y nos condujo a las habitaciones por una empinada escalera de piedra. A pesar de que la temporada alta, éramos los únicos huéspedes. John nos dejó las llaves de la casa y del portón de entrada. El personal vendría recién por la mañana.

Ya estaba anocheciendo cuando decidí explorar el resto de las instalaciones. En la sala de estar, la luz de un posnet titilaba en la penumbra. El libro de registro de huéspedes esperaba abierto y en su última hoja anotaba a la familia Smith: Mrs. Sonia Smith, Mr. Ralph Smith y sus hijos Joshua y Catherine, todos encolumnados prolijamente con lapicera verde, un 10 de octubre de 2014, tres años atrás. Después, puro papel en blanco.

Al fondo, encontré la cocina. En los estantes se acomodaban las ollas de cobre, los platos de loza color manteca, los cubiertos de acero. Los tarros de metal se alineaban bajo de la ventana de vidrio repartido y a un costado aguardaba, completo, un maple de huevos.

Puedo jurar que en el viento de ese atardecer aplomado escuché gritar el nombre de Gretel con claridad. No con la típica voz quebrada de una bruja sino más estridente, angosta, aguda. Y allí, frente al horno industrial que aunque apagado se alzaba ante mis ojos, pude ver el vapor empañar la campana negra y las gotas de agua zambullirse sin remedio en el cadalso caliente. Hans ya debía haber engordado lo suficiente para comerlo en la cena.

John, nuestro Norman Bates

En el comedor me topé con la mesa del desayuno preparada. Tres tazas, tres platos, tres juegos de cubiertos. Éramos cuatro, alguno faltaría al día siguiente.

Recordé a John y su lento andar, ese See you tomorrow que murmuró antes de irse. Con la actitud encorvada y la mirada hacia el piso, impresionaba como un tipo raro, como aquellos que no tienen vida propia, que se han quedado solos en el tiempo, cuidando de sus despóticas madres, en una casa deshilachada sin color. John bien podría ser el Norman Bates de nuestro hotel. Lo imaginé en una de las habitaciones cerradas de la planta alta junto al cadáver de su madre, hablando con ella, acechando nuestros movimientos.

Escuché pasos sobre mi cabeza y corrí hacia el vestíbulo como si alguien me persiguiera. Comprendí que aunque hubiese querido escapar, no habría podido. Las innumerables cerraduras que enmarcaban la puerta principal recorrían de arriba hacia abajo la madera pesada. Llaves y más llaves. Yo tenía solo una. Los ventanales que daban a la galería también estaban trabados.

Escaleras arriba me detuve en la gran biblioteca del pasillo en busca de algún tesoro literario pero allí solo se ofrecían novelas policiales.

Las voces familiares que llegaron desde los cuartos tranquilizaron un poco mi mente inquieta. Mis hijos, encerrados en sus mundos digitales, no parecían acusar ningún temor a la soledad o lejanía del lugar. Mi marido había salido en búsqueda de algo para la cena. Afuera, la lluvia me auguraba el mejor escenario para una película de terror.

Como en El resplandor

Decidí darme un baño de inmersión en la bañera antigua de mi habitación para transportarme hacia escenarios un poco más nobles, un poco más seguros. Pero esa falsa seguridad no habría de durar mucho. Mientras el agua caliente llenaba con lentitud la loza blanca prendí el televisor y en la pantalla apareció un hombre que se daba un baño de inmersión en una antigua casa de campo. Detrás de él una mujer avanzaba con un cuchillo en la mano. Intenté cambiar el canal pero no pude, a pesar que tocaba todos los botones, la película siempre era la misma. Traté de apagar el aparato, tampoco funcionó, hasta que tiré del cable con desesperación y logré desenchufarlo.

La espuma se evaporaba en el baño. Lo del televisor era un mensaje. John volvió a mi cabeza con otras formas diabólicas. Esa mirada fría y calculadora de quien planea un homicidio. John podría ser como Jack Torrance del Resplandor y con un libreto diez veces mejor que el de Stephen King, arrasar con todos a hachazo limpio. En la oscuridad de aquella noche, los monstruos me acechaban en cada crujir del piso de madera, en el aguacero que repiqueteaba sobre el techo de chapa, en el viento que se escabullía por los burletes de las ventanas, o en las sombras del techo de la habitación.

Desperté en la mañana. El aroma a café y tostadas llegó desde el comedor. Cuando bajamos a desayunar, ya estaban los cuatro sitios preparados en la mesa. La cocinera batía con energía los huevos para un omelette. John era un tipo normal y corriente y su hermana Sharon, a quien conocí en ese momento, no tenía un hacha en la cabeza. El ventanal de la galería estaba abierto, la brisa del verano mecía los árboles floridos. Ni rastros de la tormenta. No me atreví a revelar mis pensamientos que a la luz del día se mostraban tan ridículos pues la casa, sin duda, era bella y acogedora. Sin embargo, me sentí aliviada cuando partimos.

A medida que el hotel se hacía más pequeño en el espejo retrovisor del auto, caí en la cuenta de lo que es capaz la mente en una noche de lluvia. John saludaba a la distancia. Parecía decirnos vuelvan, vuelvan cuando quieran, mi madre y yo los estaremos esperando.

¿Vacaciones con un giro inesperado? ¿Una aventura que marcó tu vida? ¿Un encuentro con un personaje memorable? En Turismo, queremos conocer esa gran historia que siempre recordás de un viaje. Y compartirla con la comunidad de lectores-viajeros. Envianos tu relato a LNturismo@lanacion.com.ar. Se sugieren una extensión de 5000 caracteres y, en lo posible, fotos de hasta 3 MB.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?