Warren Whiteley: "El rugby ayudó a Mandela a unir a Sudáfrica"

Warren Whiteley lleva la cinta de los Sprinboks desde 2017
Warren Whiteley lleva la cinta de los Sprinboks desde 2017 Fuente: AFP - Crédito: CHRISTIAAN KOTZ
Alejo Miranda
(0)
23 de agosto de 2018  • 23:59

En cada país, representar al seleccionado nacional tiene un valor distinto. Cada equipo tiene su identidad. En Sudáfrica, particularmente, ser un Springbok tiene un valor especial. El rugby no solo es el deporte nacional, sino que también cumple un importante rol social y ha contribuido a forjar la nación que es hoy. Warren Whiteley, el 58° capitán de los Springboks tras llevar la cinta durante 2017, puede dar cuenta de ello.

"En Sudáfrica el sueño de todo chico es representar a su país, especialmente en rugby que es un deporte muy grande. Hay mucha historia alrededor del rugby en nuestra nación por cómo contribuyó a la unificación del país al ganar el Mundial 1995 con Mandela, y ser parte de eso es increíble", explica. "Es algo muy especial y es una forma de conectarte con la gente de todo el país. Es asombroso que la camiseta de los Springboks signifique distintas cosas para cada uno, pero al mismo tiempo nos una a todos como un país. Es un honor inmenso para todos nosotros."

Whiteley, octavo del equipo que el sábado se enfrentará a los Pumas por la 2ª fecha del Personal Rugby Championship en Mendoza (a las 16.10), no es un jugador que particularmente sobresalga por su aspereza, aunque el 1m93 de altura y los 100kg de peso hablan por sí solos de su potencia física. Antes bien, es un jugador muy dúctil para su tamaño, herencia de sus inicios como un back polifuncional, que podía jugar de apertura, centro o fullback.

"Empecé a jugar cuando tenía seis años", recuerda todavía en Buenos Aires, donde habló con la prensa y dispensó unos minutos más para conversar mano a mano con LA NACIÓN. "Crecí en Bluff, Durban. Jugaba con amigos, descalzo, en el colegio. uno crece amando este deporte. Cuando era joven no me imaginaba jugar para los Springboks, pero siempre trabajé duro y me siento bendecido a lo largo de mi carrera de haber podido aprovechar las oportunidades. Estoy muy agradecido de poder seguir contribuyendo a los Springboks, a este equipo y a mi país."

Precisamente en Durban se produjo su regreso al seleccionado tras casi un año marginado por una lesión, que lo alejó también de la capitanía, hoy en manos de Siya Kolisi. Whiteley estudió en Glenwood High School, donde se entrenaron los Pumas la semana pasada, e inició su carrera en los Sharks de esa ciudad. Sin embargo, luego de un año en el equipo fue dejado en libertad y debió abandonar su tierra natal. Tras un paso por los Kings, recayó en Lions, equipo que también capitaneó y lideró a tres finales seguidas del Super Rugby.

Ahora, Whiteley, de 30 años, se enfoca en la revancha del sábado ante los Pumas en Mendoza. Sus dos pasos por nuestro país fueron con derrota, una con Lions y una con Springboks. "Es muy distinto jugar en Sudáfrica que jugar en la Argentina", admite. "Los Pumas juegan con mucha pasión y orgullo. Nunca se dan por vencidos. Es un equipo que te puede ganar en cualquier partido. Siguen mejorando. Sé que no están conformes con los últimos resultados, pero hay que tener en cuenta que es el único país que está jugando el Super Rugby y el rugby internacional con el mismo equipo. La cantidad de minutos que estos jugadores acumulan es enorme. Es mucho rugby."

En el enfrentamiento del sábado, Sudáfrica dominó en el scrum, por lo que se le preguntó si ponían especialmente énfasis en esa formación cuando se enfrentaban a los Pumas. "No particularmente. No hay más énfasis que de costumbre", respondió. "Al scrum de por sí le damos mucha importancia en cada partido que jugamos. Sabemos que la Argentina tradicionalmente tiene un scrum muy poderoso, son muy inteligentes y toman buenas decisiones, así que tenemos que ser clínicos en esa área, pero siempre aferrándonos a nuestros procesos."

El partido puso en foco la decisión de la Argentina de no convocar jugadores que actúan en el exterior, una política que regía en Sudáfrica hasta la llegada del nuevo entrenador Rassie Erasmus. "No sé decir cuál es la mejor forma", opinó al respecto. "Para mí, como jugador, uno es un profesional. Muchos jugadores tienen una gran exposición jugando en el exterior y consiguen muy buenos contratos. No tengo la respuesta correcta, no sé cuál es la mejor opción, pero por el momento el coach Rassie [Erasmus] lo abrió para todos de manera que podamos tener al mejor equipo posible representando al país. En Sudáfrica hay muchísimos jugadores jugando afuera, perdimos un montón de jugadores, entonces tenemos que usufructuar esa base de jugadores por el momento."

Warren Whiteley, un fiel reflejo de lo que es ser un Springbok.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?