El líder de EI llama a nuevos atentados y sus fuerzas se reagrupan en Irak

Tras la reaparición de Al-Baghdadi con un audio, los expertos advierten que combatientes activos del grupo jihadista están en un proceso de reorganización
Luisa Corradini
(0)
24 de agosto de 2018  

PARÍS.- ¿ Estado Islámico (EI) erradicado del mapa? A simple vista y después de haber sido prácticamente aniquilado en Siria, todo parecía indicarlo. Pero el grupo terrorista comienza a reagruparse aceleradamente en Irak , donde tiene entre 1000 y 2000 combatientes activos que podrían convertirse en una pesadilla para Bagdad y, otra vez, para los occidentales.

Después de haberse reestructurado en dos movimientos autónomos, el núcleo principal -compuesto de unos 1000 combatientes- opera en Tarmiya, en los suburbios de Bagdad, cerca de Diyala, Tikrit, Baiji, al oeste de Mosul y en Tall Afar, en el norte del país.

"Aparentemente están en un proceso de reorganización. Por esa razón su actividad es muy reducida por el momento", estima Hisham al-Hashimi, especialista iraquí en movimientos jihadistas.

La mayoría de esos grupos están integrados por exresponsables de los servicios de inteligencia de EI, que actuaban bajo cobertura entre 2014 y 2017, cuando esas fuerzas fueron hegemónicas en Siria e Irak. Muy pocos de ellos se desempeñaron como combatientes y en su mayoría tampoco figuran en los ficheros de las fuerzas de seguridad.

Un segundo grupo -compuesto por clandestinos conocidos por los servicios de seguridad iraquíes- se instaló en torno de los montes Hamrin, la región de Samarra y las zonas desérticas en torno de Al-Baaj y de Anbar, a lo largo de la frontera con Siria. La decisión de Bagdad de prohibir que los pobladores originales regresen a esas zonas por razones confesionales y de seguridad facilitó la instalación de los jihadistas en casas abandonadas, que usan como viviendas y campos de entrenamiento.

Los servicios de inteligencia sospechan que, antes de abandonar Irak tras haber ocupado un tercio del país, EI dejó una red de "agentes dormidos" que ahora se ocupan de extorsionar a la población.

Hace un mes, la policía recibió denuncias de que miembros de EI amenazaban con asesinar a pobladores acaudalados y ricos comerciantes si no entregaban una "contribución" de 5000 dólares. Esas sumas eran cobradas por mujeres cubiertas por el velo islámico, pero la policía sospecha que se trata de hombres que portan armas debajo del niqab (túnica negra que cubre el rostro y llega hasta el suelo).

Los generales de la coalición occidental estiman que esta remake de EI replica el modelo empleado por Al-Qaeda en Irak en los últimos años. Pero no descartan que en un par de años puedan convertirse en una amenaza real y retomar el control de algunas zonas.

Para incrementar su implantación, EI cuenta con el resentimiento de una parte de la población iraquí -mayoritariamente sunnita-, que se siente abandonada por el gobierno de Bagdad, controlado por los chiitas. Apoyando ese esfuerzo de "renacimiento", anteayer reapareció el líder del grupo, el autodenominado califa Abu Bakr al-Baghdadi. En un mensaje de 55 minutos difundido por la mensajería codificada Telegram, llamó a sus seguidores a continuar la jihad (guerra santa), sobre todo en Occidente con cualquier medio. Hacía más de un año que había desaparecido. Su última arenga databa del 28 de septiembre de 2017.

Con ese objetivo, y debido a que la mayoría de los responsables de su propaganda fueron diezmados, EI cambió su estrategia de comunicación. Cuando antes reivindicaba única y exclusivamente aquellos atentados que la organización misma había organizado, dando nombres y detalles precisos, ahora realiza cada vez más reivindicaciones oportunistas, que no tienen nada que ver con la organización.

Ese fue el caso ayer en la ciudad francesa de Trappes, donde un desequilibrado mató a su madre, a su hermana e hirió a otra persona al grito de "¡Allahu Akbar!", antes de ser abatido por la policía. El ataque, cometido por Kamel Salhi, conocido por sus antecedentes psiquiátricos, fue rápidamente tratado como un drama familiar. EI reivindicó, sin embargo, la agresión, en un comunicado confuso, a través de su agencia Amaq.

"Últimamente, EI reivindica actos cuya relación con la organización nunca pudo ser probada. Por ejemplo, la masacre en Las Vegas en octubre de 2017", recuerda el experto Jean-Charles Brisard, del Centro de Análisis del Terrorismo .

En todo caso, EI espera con paciencia el momento de capitalizar el debilitamiento de las fuerzas occidentales. El presidente norteamericano, Donald Trump, convencido de que la lucha contra los jihadistas está concluida en "98%", ordenó replegar parte de las fuerzas presentes en la región que, en los últimos dos meses, fueron reducidas de 5200 a 4500 efectivos.

Francia también retiró la mayor parte de los asesores militares que había enviado hace dos años, y las fuerzas kurdas regresaron al norte de Irak para proteger la región de la presión de Bagdad y del gobierno de Turquía.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios