Intentó visitar en la cárcel a su expareja, quien la había apuñalado

Romina Taiguan
Romina Taiguan Fuente: Archivo - Crédito: Gentileza El Liberal
Leonel Rodríguez
(0)
23 de agosto de 2018  • 21:51

Santiago del Estero.- Marta Romina Taiguán estuvo en gravísimo estado de salud por varias semanas producto de cinco brutales puñaladas aplicadas por Rubén Alberto Giménez. Su recuperación fue milagrosa y tuvo en vilo a los santiagueños con múltiples cadenas de oración.

Hoy Giménez está preso en el Centro Único de Detenidos (CUD), acusado de "femicidio en grado de tentativa" y a la espera de su juicio oral.

Los efectivos del CUD observaron ayer que Giménez, cerca de las 17, mientras se desarrollaban las visitas, conversaba con tres mujeres y una de ellas estaba visiblemente nerviosa. Se le acercaron, la llevaron aparte y le pidieron nuevamente su identificación.

El asombro de los agentes penitenciarios fue total. Se miraban entre ellos sin poder creerlo. Se trataba de Marta Romina Taiguán, la joven que había salvado su vida de milagro y ahora estaba visitando a su agresor.

Las autoridades del CUD se comunicaron inmediatamente con la Unidad Fiscal de Violencia de Género a cargo de la doctora Andrea Juárez, quien ordenó que la joven fuera retirada del establecimiento carcelario, al tiempo que pidió que se prohibiera su ingreso.

Giménez declara junto a una de sus abogadas
Giménez declara junto a una de sus abogadas Fuente: Archivo - Crédito: Gentileza El Liberal

Nerviosa, acongojada y al borde del llanto Taiguán se retiró inmediatamente. Antes había manifestado que nadie la había obligado a ir, pero su mamá, Nancy Acevedo, contó a Diario Panorama: "Yo le había dicho a Romina que no vaya para ahí, pero parece que los familiares de Giménez tenían todo planeado, porque mi hija ingresó a ese lugar con una hermana de este hombre".

Acevedo afirmó: "Mi hija está constantemente pensando por qué su expareja intentó matarla, piensa en eso a toda hora y necesita asistencia. Voy a pedir que la contengan más. Tengo miedo de esta situación porque cuando yo me voy a trabajar, van a buscarla a Romina los familiares del agresor y le piden que piense en los chicos".

El pasado 13 de julio, en una vivienda de la ciudad de Campo Gallo, a 250 kilómetros al norte de la capital santiagueña, Rubén Alberto Giménez, de 43 años, intentó asesinar a su ya por entonces expareja Marta Romina Taiguán. Le dio cinco puñaladas.

Creyendo que la mujer estaba muerta Giménez se apersonó en la Comisaría 18 de Campo Gallo, totalmente ensangrentado, y confesó haber matado a su expareja, sin saber que esta se había salvado milagrosamente.

La víctima permaneció varias semanas internada en estado grave con heridas profundas en el tórax y abdomen.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?