Conmoción en La Plata por el brutal asesinato de una martillera

El presunto homicida fue detenido a pocas cuadras de la escena del crimen
El presunto homicida fue detenido a pocas cuadras de la escena del crimen
Violencia. El atacante agredió también con golpes de una maza al esposo de la víctima mortal; investigan el móvil del homicidio
Jesús Cornejo
(0)
24 de agosto de 2018  

LA PLATA.- Sabrina Antonioli Ango tenía pensado viajar hoy a los Estados Unidos. Eran unas vacaciones que había planificado con su marido y estaba llena de expectativa. Pero todo se terminó en la tarde de ayer: un albañil, que había realizado varios trabajos para la pareja, ingresó en la casa y la mató a mazazos. Fue un ataque extremadamente violento. La víctima, una joven martillera de 33 años, fue encontrada en el baño en un charco de sangre seca. Llevaba puesto un pantalón pijama a rayas bordó y una remera negra. Los investigadores judiciales piensan que el crimen ocurrió en el living donde hallaron otros charcos de sangre y al menos tres dientes. También encontraron ahí la maza utilizada para ultimar a la mujer.

Poco antes de abandonar la escena del crimen, el albañil sorprendió al marido de la víctima cuando llegaba a su casa. El hombre, un contador de 33 años identificado como Juan Ignacio Plotycia, tuvo poco tiempo para reaccionar: fue atacado también con la maza y recibido varios golpes en la cabeza; los investigadores creen que también fue acuchillado.

El albañil huyó dejando a Plotycia gravemente herido en la casa. Se llevó los dos celulares de la pareja y la llave del automóvil Ford estacionado frente a la puerta de la casa, en la calle 116 entre 32 y 33, en el barrio Hipódromo de La Plata. El Loco de la Maza, tal como fue apodado por la policía, corrió unas pocas cuadras. Tenía la remera manchada de sangre y uno guantes de látex de cocina de color amarillo que arrojó en la calle. Parte de la escena de la fuga fue grabada por una cámara de seguridad de una agencia de autos en 32 y 116.

El fiscal que instruye el caso, Marcelo Martini, tiene varias hipótesis, pero aún no está claro el móvil del femicidio. "Fue brutal lo que hizo el albañil. Era una mujer muy joven: todo el lugar estaba lleno de sangre, tanto de ella como de su marido al que atacó brutalmente. La madre de la víctima contó que era hija única y estaba muy quebrada tras la noticia", dijo a LA NACION una fuente con acceso al expediente.

Fuentes policiales confiaron a este diario que el jefe de la motorizada de la Patrulla La Plata pudo detener al albañil en inmediaciones de la calle 32 entre 7 y 8 cuando caminaba con tranquilidad. El Loco de la Maza "fue identificado como Oscar Marcelo Dobal, de 24 años".

Según las fuentes policiales, el albañil en el momento de ser trasladado al sector de calabozos de la comisaría 2» empujó a un efectivo policial y luego le dio un cabezazo a un automóvil marca Fox que se encontraba allí secuestrado, provocándose lesiones en el cuero cabelludo. Los investigadores piensan que ese golpe quizá se lo dio para encubrir otras lastimaduras producto del forcejeo con las víctimas. Y es que al momento del reconocimiento médico, "los profesionales encontraron que presentaba excoriaciones lineales en varias partes del cuerpo, presumiblemente provocadas por la víctima".

El esposo de la víctima mortal se encuentra internado en el hospital San Roque de Gonnet. "El fiscal Martini no le pudo tomar declaración. El joven contador solo pudo decir que fue atacado por el homicida de su esposa, con quien forcejeó y recibió varios golpes en la cabeza", dijo una fuente policial. El fiscal Martini comenzó anoche a reunir algunos testimonios de los vecinos que habrían visto a Dobal salir y entrar por lo menos dos veces ese día de la casa de Antonioli Ango.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios