Qué es una casa pasiva y cuánta energía ahorra

Crédito: R. Díaz Wichmann
26 de agosto de 2018  • 08:55

Quizás reciclás o a la hora de comprar elegís productos sin packaging. Pero ¿cómo podés cuidar el medioambiente desde la construcción de tu casa? Hoy puede conocerse con anticipación como se comportará una vivienda, en relación al clima, los sistemas constructivos, los modos de climatización, cuánta energía necesitará e incluso al uso de los habitantes. Preocupados por el impacto ambiental, en Europa se sancionó una ley que obliga a las nuevas construcciones, públicas y privadas, a ser edificios de Consumo Energético Casi Nulo para 2020. Por eso, el desarrollo de casas pasivas está más vigente que nunca. Te contamos de qué se trata esta tendencia.

¿Qué las distingue de otro tipo de arquitectura?

Las casas pasivas usan recursos de la arquitectura bioclimática, combinados con una gran eficiencia energética. Minimizan el uso de sistemas convencionales de calefacción y refrigeración, al aprovechar las condiciones del clima, la luz y la radiación de la zona donde se construyen, sumado a un altísimo aislamiento térmico. La primera se realizó en Alemania en 1991 y hoy hay más de 400.000 en el mundo. A diferencia de otro tipo de construcciones sustentables, estas no sólo no contaminan el medioambiente, sino que son viviendas de consumo "casi nulo".

Crédito: R. Díaz Wichmann
Crédito: R. Díaz Wichmann

¿Cuánto consumo de energía reducen?

El Passivhaus Intitut de Alemania determina que la demanda de energía primaria debe ser menor a 120 kW/h por metro cuadrado por año para certificar como casa pasiva. Las Passive House Premium limitan la demanda de energía a 30 kWh /m² año y generan un mínimo de 120 kWh /m² año con energías renovables. En Latinoamérica sólo Chile tiene casas pasivas certificadas. Sin embargo, en nuestro país hay cada vez más desarrollos de este tipo.

Según el Banco Mundial, en Argentina se consumen 3053 kW/h de electricidad por persona, uno de los promedios más elevados de la región. En 2017 se promulgó la Ley de Régimen de fomento a la generación distribuida de energía renovable, que permite que todos los consumidores puedan ser también generadores de electricidad y entregar a la red pública el excedente. En un contexto de aumento de tarifas, pensar en energías sustentables no sólo ayuda a cuidar el medioambiente, sino también el bolsillo.

Crédito: Agustina Pando

¿Se puede pasivizar una casa tradicional?

Si bien hay algunas cuestiones estructurales que no vas a poder modificar, sí podés cambiar ventanas que ayudarán a mantener la temperatura del hogar, ya que por allí se pierde gran parte de la energía por infiltraciones de aire no deseadas. Además, podés aislar muros y techos. Lo más económico es una envolvente eficiente. Elegí usar artefactos etiqueta A, iluminación LED y sumar un calentador de agua solar. Otro punto importante es generar electricidad con renovables on y off-grid y, si es un edificio, pueden acumular energía y compartir el excedente.

Experiencia en primera persona

La arquitecta Agustina Pando (30) visitó una casa pasiva, durante su formación en Barcelona. "Cada vez que ingresaba, podía sentir la diferencia en el aire. No exigía grandes maquinarias para sentir una temperatura ambiente interior confortable en un verano totalmente sofocante. La Arquitectura Sustentable debería dejar de verse como una moda, sino como una necesidad. Todo lo que podamos hacer para un menor impacto ambiental se verá reflejado a lo largo del tiempo, por más pequeño que sea."

Expertos consultados : Arq. Agustina Pando. Fundadora de A|Prima - arquitectura. Especializada en Arquitectura Bioclimática y Certificaciones LEED, BREEAM y PASSIVHAUS. Dr. Arq. Jorge D. Czajkowski. Profesor Titular FAU - UNLP. Investigador CONICET. Director del Laboratorio y la Maestría en Arquitectura y Hábitat Sustentable. ¿Qué te pareció esta propuesta? Además te mostramos Deco: una casa en colores neutros donde la perrita Clota es protagonista