Las curiosidades de las nuevas oficinas que nos ayudan a trabajar mejor

Mesas despojadas y comunitarias es una característica de las nuevas oficinas. Fuente: OHLALÁ!
24 de agosto de 2018  • 13:39

El mundo laboral cambia todos los días . Las profesiones van evolucionando, las habilidades que se buscan son otras y los espacios de trabajo no se quedan atrás. Acá te dejamos algunos de los principales cambios que se están viendo en las oficinas de muchas empresas:

SILLA CALIENTE

Como las tareas se volvieron digitales y los dispositivos son inalámbricos, no es necesario que un empleado se apropie de un escritorio y customice el espacio con fotos de sus hijos. Los puestos son de todos, del que llegue primero y que pase el que sigue.

Para guardar los pocos objetos de uso personal y exclusivo (memorias externas, agendas, biromes), se le ofrece a cada uno un locker o bloque de cajones personal, con ruedas.

TRABAJAR PARADOS

Ya no se trabajan ocho horas de corrido, y mucho menos ocho horas sentado. La tendencia de usar el escritorio de parado no solo trae beneficios para la salud, sino que ayuda a pensar mejor, con más velocidad y mayor precisión. En las oficinas ágiles, hay más espacios de interacción rápida como los "coffees" y las mesas altas se vuelven más importantes que las salas de trabajo tradicional.

Circulación libre, movilidad, luz y plantas colgantes.. Fuente: OHLALÁ!

MESA MARIEKONDEANA

Orden y limpieza. La ya famosa japonesa Marie Kondo propone una mesa libre de papeles que inspira en lugar de abrumar y estimula la creatividad y la entrega a la tarea. Lo que es importante se digitaliza. Lo demás se tira. Además, como las mesas son de todos, el último en usarla es el encargado de dejarla sin rastros, limpia, para el que viene después.

LUZ NATURAL

Ni fuerte ni muy tenue. Siempre que se pueda, se prefiere la luz natural que viene de ventanas grandes: no solo porque es mejor para iluminar, sino porque está comprobado que mejora el humor y la visión.

PLANTAS COLGANTES

Un estudio de la Universidad de Queensland sostiene que las plantas en las oficinas ayudan a retener a los empleados por un motivo extra: cuidarlas y verlas crecer. Sin embargo, aclara el estudio, una planta muerta tiene el poderoso efecto contrario. Así que habrá que elegir con cuidado la especie y la ubicación de la maceta: están muy de moda las plantas colgantes en rincones estratégicos.

DETALLES AMARILLOS

No es novedad que un color fuerte impacta sobre el ánimo. De todos, el amarillo, usado a medida y en lugares estratégicos, despierta, da energía y estimula la confianza en uno mismo. Se recomienda para los lugares donde se toman decisiones.

CENTRO INTELIGENTE

Aunque se impone lo digital, para algunas reuniones creativas la gente prefiere seguir trabajando sobre el papel, garabateando mientras escucha. Las impresoras no se van, solo se juntan todas en una isla a la que se accede con la huella digital.

RAMPAS, NO ESCALERAS

Se terminaron los días en que se empezaba en una posición de aprendiz y se escalaba hasta llegar a la cima. En la era digital, el trabajo es un concepto mucho más de equipo, más flexible. Mientras que en el sistema-escalera solo se avanzaba en un sentido (derecho y hacia arriba), en el sistema-trama se avanza hacia los costados, desarrollando nuevas habilidades, probando otros roles. También arquitectónicamente, en la oficina del futuro se prefiere circular por rampas antes que por escaleras.

INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Nos libera del trabajo pesado y repetitivo (los nuevos sistemas ya se encargan de algunas tareas, como procesar datos a velocidades increíbles). Además, algunas empresas empiezan a trabajar con "chat-bots" que responden algunas consultas básicas de RR. HH.

Circulación libre, movilidad, luz y plantas colgantes.. Fuente: OHLALÁ!

OPEN OFFICE

Este concepto propone espacios de trabajo abiertos, sin despachos cerrados, y a doble altura. ¿Los pros? Beneficia el trabajo colaborativo, la comunicación y el feedback permanente. ¿La contra? El ruido que muchas veces dificulta la concentración.

Para esto ya se están usando productos que absorben el sonido (al no haber paredes, es la única forma). Surgen lámparas, pantallas de escritorios y hasta azulejos decorativos "noiseblock".

TEMAS EN ESTA NOTA