Por los cuadernos, se dispara la demanda de programas anticorrupción en las empresas

Los estudios jurídicos y consultoras reciben más consultas para "programas de compliance".
Los estudios jurídicos y consultoras reciben más consultas para "programas de compliance".
Gabriela Origlia
(0)
24 de agosto de 2018  • 12:11

CORDOBA. A partir del escándalo de "los cuadernos de las coimas" se multiplicaron las consultas -"y la preocupación"- por las exigencias y las derivaciones de la ley 27.401 de Responsabilidad Penal de las Personas Jurídicas, para combatir la corrupción.

La norma (que rige desde el 1° de marzo pasado) no se aplica de manera retroactiva, pero para participar de nuevas licitaciones y contrataciones con el Estado, las empresas deben cumplir con aspectos como contar con un "programa de integridad" o "compliance".

El presidente de la Asociación Argentina de Ética y Compliance y director Certificación Internacional en Ética y Compliance, Carlos Rozen, es terminante ante LA NACION: "Hay indicadores muy claros de cómo el escándalo impactó; las empresas tienen la impresión de que las balas les pican cerca y hay una toma de conciencia de golpe. El pensamiento es 'qué hubiera pasado en mi compañía con o sin programa'".

Plantea que desde la semana posterior a "los cuadernos de las coimas" aumentó la cantidad de consultas a la Asociación y a las consultoras, se multiplicaron las reuniones y las propuestas confirmadas. En el programa de certificación se pasó de 40 alumnos dos veces por año, a 100 en la edición en curso y con gente en espera.

Los cuadernos de las coimas: cómo empezó, cuál es la trama y quiénes están involucrados

02:16
Video

Hernán Munilla Lacasa, socio del estudio Munilla Lacasa, Salaber & de Palacios, coincide en que a partir del escándalo "se aceleró la preocupación de las empresas porque no cumplir la ley implica consecuencias como perder financiamiento; contratos; tener problemas con la AFIP , con la SEC de Estados Unidos y que se le abran nuevos frentes judiciales por lavado".

Leonardo Etchepare, ex Compliance Officer de YPF y titular de la consultora Legal & Ethic, subrayó que hay que tener en cuenta que varias de las compañías involucradas en "los cuadernos", al cotizar en mercados internacionales, serían investigadas bajo esas leyes.

En esa línea -y de cara a las próximas licitaciones en Argentina en las que podrían participar- advierte: "Lo principal es que hagan una investigación exhaustiva, que tomen acciones de remediación. Lo mejor para actuar es contar con información; lo peor es quedarse paralizadas, no sólo por lo legal sino por la reputación". A su entender, llegar a una licitación "mirando para otro lado" les tiene que jugar en contra.

Las consultas por la ley vienen, en especial, de los directivos de alta dirección; existían antes del escándalo pero ahora se aceleraron. Preguntan las claves de la norma, cómo es la sanción a personas jurídicas y qué es un acuerdo de colaboración. "Si antes había atención, en las últimas semanas se multiplicó -dice Munilla Lacasa-. En caso como el de 'los cuadernos', por ejemplo, además de las personas físicas detenidas o procesadas también las empresas tendrían que afrontar consecuencias, pagar con su propio patrimonio".

La ley establece que, en casos de soborno, la empresa puede ser suspendida en sus actividades por un máximo de 10 años; además de sufrir la disolución y la liquidación de su personería si se armó "al solo efecto de la comisión del delito". Si programa de integridad es correcto es un atenuante de la pena si la firma "espontáneamente" denunció un delito previsto en la norma.

Cuestión de cultura

El programa de integridad es exigido por la ley y su reglamentación para contratos con el Estado en el que intervienen ministros (o "equivalente") que involucren más de $50 millones ($20 millones en compras directas). La exigencia corre también para subcontratistas; alcanza a toda la cadena involucrada en la prestación de un servicio o en la ejecución de una obra. "No corre más el 'resolvelo como sea' al tercerizar", coinciden los especialistas consultados por LA NACION.

Paula Cortijo, directora de Transparencia Latam, dice que el incremento del interés surgió en setiembre, cuando se empezó a exigir en los pliegos de licitación el cumplimiento de la ley. "En el interior del país no se ve la preocupación que se genera en CABA; no se está viendo el programa de integridad como una herramienta de salvataje".

La experta en compliance -que trabajó en Brasil después del inicio del Lava Jato - compara el proceso argentino con esa situación: "Los involucrados primero se paralizan y sólo piensan en su libertad física y recién después empiezan a pensar en el futuro de su empresa. El valor de un programa es 40% su redacción y mitad cultura; si va a existir pero no está asumido no sirve".

Rozen enfatiza que todas las empresas deberían contar con un programa "formulado sobre la base de riesgos, su tamaño y con los recursos con los que cuenta". Advierte que hasta antes del escándalo el compliance era una "especie de entelequia que se veía muy relacionada con lo jurídico, con firmas que estaban en la Bolsa o tenían una casa matriz afuera; ahora están pensado en una realidad diferente; es un dispositivo para modelar el comportamiento".

Desde el estudio Vergara & Asociados, José Salinas admite que las empresas -a partir de la ley- tienen que "revisar y adecuar" de los códigos de conducta y reglas de gobierno corportativo que ya tienen y que, en general, abarcan temas como fraude o cuestiones vinculadas al lavado de dinero. "Con más razón deberán hacerlo aquellas que están involucrados en la causa de los cuadernos".

Los especialistas insisten en que hay un punto que viene "demorado", la capacitación de jueces y fiscales en la aplicación de la ley. La deben realizar -dicen- el Ministerio de Justicia , el Público Fiscal y la Oficina Anticorrupción.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?