Un error que distorsiona la discusión por los salarios docentes

Luciana Vázquez
Luciana Vázquez PARA LA NACION
(0)
24 de agosto de 2018  • 17:43

Un documento titulado "Consideraciones preliminares", elaborado por el Ministerio de Educación nacional, y que se viralizó en las redes sociales esta semana, sobre todo impulsado por simpatizantes de Cambiemos, tiene errores que dejan mejor plantado ante la opinión pública el aumento salarial que el Gobierno les ofreció a los docentes universitarios. El texto también es el guión al que apelan los encargados de comunicar la visión oficial sobre la puja salarial.

El primer error se refiere a la fecha en que se ofreció el segundo aumento del año, de un 5,8%, que se cobrará el 1 de septiembre. Ese error, el cálculo de la inflación acumulada y una redacción confusa del párrafo que explica los aumentos otorgados llevan a sostener que los aumentos igualan salarios universitarios con la inflación acumulada.

En realidad, aún con los aumentos dados, el salario universitario docente sigue perdiendo ante la inflación un 3,9 % cuando todavía no se conoce la inflación de agosto y no se incluye en el cálculo de la brecha entre salario e inflación.

Las razones del paro universitario

0:00
Video

Según el documento oficial, la última oferta paritaria universitaria fue el 13 de julio que, como consta en el texto, fue la siguiente: "el incremento de 10,8 por ciento (5 ya otorgado en mayo y 5,8 del lunes 13 de julio) ofrecido en la última reunión de la mesa salarial por el período marzo/junio igualaba la inflación de dicho tramo".

En otro párrafo, el texto acierta en dejar en claro que el año paritario universitario no coincide con el año calendario, sino que va de marzo a marzo. De ahí que la narrativa oficial destaca que la inflación contra la que corre la negociación salarial debe calcularse desde marzo de 2018, y no desde enero.

En ese marco, el párrafo polémico resalta que la suma de los dos aumentos salariales otorgados hasta el momento de la última oferta paritaria, 13 de julio para quien lee el documento, cubre el tramo "marzo-junio", período que registró una inflación del 10,8%.

Si la última paritaria hubiera sido en julio, como sugiere el documento, si el aumento del 5,8% se hubiera ofrecido en esa fecha y si la suma lineal de las inflaciones mensuales que hace el gobierno fuera correcta, efectivamente los aumentos de mayo y el supuesto de julio habrían equiparado la inflación hasta el mes anterior, que según el texto oficial era junio. Pero la cronología de aumentos es otra, y eso cambia el panorama.

Una diferencia de días

En realidad, la última oferta paritaria fue la semana pasada, el lunes 13 de agosto y no el lunes 13 de julio como dice el texto oficial, que por otra parte es un día que en realidad no existió porque cayó viernes. La paritaria anterior con el 5% de aumento fue tres meses atrás, el 13 de mayo. Desde entonces, los salarios docentes estaban congelados.

La diferencia de un mes no es un error menor en una discusión salarial donde cada mes impacta en el porcentaje de inflación y donde cada punto porcentual de aumento se pelea con el cuchillo entre los dientes.

Lo cierto es que al 31 de julio, la inflación acumulada llegaba al 14,7 por ciento, de marzo a julio inclusive. El cálculo de la inflación acumulada no es una suma simple como la que hace el ministerio, sino que la inflación de cada mes debe sumarse a los aumentos de precios arrastrados hasta el mes anterior y así sucesivamente. Con el correr de los meses, la inflación acumulada siempre es mayor que la lineal.

En cambio, los aumentos salariales, que son cuotas a cuenta de un aumento inicial único otorgado o que se pretende otorgar en el mes 1 de negociación, se calculan sobre ese mes y los tramos de aumento se suman de manera lineal.

Para el documento del Gobierno, la inflación del tramo marzo/junio fue del 10,8% cuando en realidad fue del 11,2%. Es decir que cuando se hace el cálculo correcto de inflación acumulada, el aumento del 10,8% con el que el Gobierno afirma haber igualado en julio la inflación del tramo marzo/junio en realidad tampoco equiparó salario e inflación.

Por otro lado, cuando los gremios universitarios y el equipo del ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, se sentaron a negociar el lunes 13 de este mes, el único aumento recibido era el del 5% en mayo, que restado a la inflación acumulada de 14,7%, dejaba a los salarios docentes en un 9,7 % por debajo de la inflación.

En junio no hubo aumento para compensar la inflación de 2,1% de mayo ni en julio para compensar la inflación de mayo y la de junio, que llegó al 3,7%.

Finalmente, la última oferta del Gobierno del 5,8% que se dio en la mesa de hace unos días deja a los salarios por debajo de la inflación en un 3,9%. Así se llegará a septiembre, cuando se cobre el nuevo aumento otorgado el 13 de agosto.

Los errores adquieren más relevancia justo cuando el debate se instaló y circulan planillas y cálculos de las fuentes más diversas, algunas apoyando a los docentes y otras, al gobierno.

Aclaraciones del gobierno

El párrafo en cuestión aparece bajo el subtítulo "Datos a tener en cuenta", donde se pretende dar precisión al debate. "Hicimos el documento para poder aclarar cómo es la discusión. Hay mucha confusión", explicó en off the record la alta fuente del ministerio de Educación que viene interactuando con el periodismo en nombre de Finocchiaro desde que se agravó el conflicto con los universitarios.

Consultado por LA NACION, el vocero reconoció que el documento fue redactado por el ministerio. También dijo no recordar cuándo había sido la última paritaria, sucedida la semana pasada. Según la explicación oficial, el error de fecha fue involuntario.

Por otra parte, relativizó la importancia del texto: "No fue un comunicado oficial para ser divulgado sino un documento de trabajo interno", explicó y agregó acerca de cómo se filtró con tanta efectividad: "Alguien que lo saca de un escritorio".

Respecto de que el documento dejó fuera la inflación de julio, aún cuando la negociación salarial fue a mitad de agosto, la explicación oficial fue: "El día de la paritaria todavía no se conocía la inflación de julio".

La aclaración es contradictoria. Es cierto que el "Calendario de Difusión" oficial del INDEC fijó la divulgación del Indice de Precios al Consumidor para el 15 de agosto. Cuando se reunió la mesa paritaria el 13, los datos de inflación oficial conocidos llegaban hasta junio inclusive.

Por otro lado, la fuente consultada estaba plenamente consciente de que en la negociación faltó la inflación de julio, que el documento ignora, "porque se divulgó después, no sé bien la fecha", explicó. Sin embargo, a más de una semana de conocerse la inflación de julio, los voceros oficiales insisten con que la oferta iguala la inflación. También insistía hasta ayer la fuente consultada.

Además, en la reunión del 13 de agosto, se habló del mes de julio y los gremios rechazaron la propuesta porque no estaba contemplado en la oferta oficial.

Para el lunes, Educación volvió a convocar a los gremios y también estaría presente el ministro Finocchiaro. La inflación de julio ya estará sobre la mesa.

Las futuras mesas paritarias deberían atender al calendario oficial de divulgación del índice de inflación para llegar con la información más actualizada. En septiembre, la inflación de agosto se conocerá el 13, que cae jueves.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.