Sudamérica, la tierra del triste récord de partidos que se definen en los escritorios

Zuculini de River, eje de una nueva disputa en los escritorios
Zuculini de River, eje de una nueva disputa en los escritorios Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
Alejandro Casar González
(0)
24 de agosto de 2018  • 23:00

En la Unidad Disciplinaria de la Conmebol se acumula el trabajo. Antes del martes deberá definir tres casos que amenazan el futuro de sus dos principales torneos: las copas Libertadores y Sudamericana. Tiene que resolver el reclamo de Independiente por la supuesta alineación del uruguayo Carlos Sánchez en el 0-0 con Santos. Debe decidir si acepta el recurso impuesto por Racing para que River quede eliminado de la Libertadores -participó en siete partidos pese a deber dos fechas de suspensión desde 2013, cuando defendía, justamente, a la Academia-. Tiene pendiente una audiencia por el pedido de Santos de que lo consideren "en las mismas" condiciones que River, ya que ayer la Conmebol decidió no abrir un expediente disciplinario contra River y aceptó que había incurrido en un error al informarle que Zuculini estaba habilitado.

La Cámara de Apelaciones, en tanto, falló rechazando la apelación interpuesta por Deportes Temuco luego de que la Conmebol aceptara el reclamo de San Lorenzo -su rival en octavos de la Copa Sudamericana- por la alineación indebida del cordobés Jonathan Requena. Como si fuera poco, la asesoría letrada de la Conmebol deberá definir qué hace con la intervención en la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF). Como nunca antes, el fútbol sudamericano se juega en los escritorios.

Luego de hablar más de abogados y procesos judiciales durante el FIFAgate, la premisa que partió desde la multinacional del fútbol fue volver a la pelota. Volver al talento, a los futbolistas. A los torneos. A la épica. Funcionó durante casi tres años. Hasta que un sistema llamado Comet, que la Conmebol comenzó a implementar desde 2014, bajo la presidencia del hoy preso Juan Ángel Napout, metió la cola. No falló una, ni dos sino... ¡tres veces! en el mes de agosto. Y provocó una explosión de recursos legales. En agosto se volvió a hablar de abogados.

"Pedimos a Conmebol la clasificación directa", dijo Víctor Blanco, presidente de Racing, en la antesala del partido contra Patronato, en Paraná. En la capital entrerriana se hablaba más del caso Zuculini que de lo que pudiera dejar el encuentro válido por la tercera fecha de la Superliga. Mientras el torneo local recién amanece, la Libertadores es la obsesión de los clubes argentinos.

Un sistema llamado Comet, que la Conmebol comenzó a implementar desde 2014, bajo la presidencia del hoy preso Juan Ángel Napout, metió la cola. No falló una, ni dos sino... ¡tres veces! en agosto.

Horas antes, la firma del propio Blanco legitimaba la presentación que hizo el club en los escritorios de la Conmebol. En un documento de 13 páginas, los asesores letrados de la Academia explicaron con lujo de detalles por qué la Conmebol estaba obligada a actuar de oficio en el caso Zuculini. Detallaron las razones por las que el plazo de 24 horas para efectuar un reclamo por alineación indebida "no se extingue" en el caso de sanciones disciplinarias incumplidas. Y eso mismo es lo que ocurrió con el exfutbolista de Manchester City y Verona, entre otros equipos. En una de las páginas, Racing advierte que de no obtener un resultado favorable -es decir, la apertura del expediente disciplinario contra River-, el club podría apelar ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), con sede en Lausana (Suiza).

En su reclamo, Racing propone la desclasificación de River del certamen continental. O, en su defecto, que le den por ganado 3-0 el partido de ida de los octavos de final de la Libertadores, que en la cancha terminó empatado sin goles. "Es un recurso muy bien sustentado", evaluó una fuente de la Conmebol que vio el reclamo de la Academia. Los abogados de la entidad estudiarán los argumentos y tendrán que fallar sobre el tema en tiempo récord. El martes juegan Santos e Independiente en el Pacaembú. En Luque (Gran Asunción), donde está emplazada la Conmebol, estiman que los litigios quedarán resueltos el lunes antes de las 18 (hora paraguaya).

Los problemas del Comet, un sistema que no está del todo actualizado, propulsaron los reclamos de escritorio. Fue el mes más activo de los abogados desde la asunción de Alejandro Domínguez, en enero de 2016. Y al empresario paraguayo no le gusta nada que la entidad aparezca en todos los medios por errores informáticos o polémicas decisiones legales. Quiere que sea la tapa de todos los diarios, sí. Pero por el fútbol.

Zuculini-Sánchez-Requena. Tres jugadores. Tres historias distintas. Un mismo destino: el reclamo fuera de la cancha. A corto plazo, la Conmebol emitirá los fallos y habrá ganadores y perdedores de escritorio. River y Racing volverán a jugar. Independiente y Santos también. Es probable que si algún club se siente damnificado acuda al TAS. El daño sobre la credibilidad de las copas Libertadores y Sudamericana ya está hecho.

El pedido de Santos

Santos le mandó ayer su propio reclamo a la Conmebol. El texto, firmado por el presidente del club paulista y el asesor letrado, solicita que el club sea tratado "en igualdad de condiciones" con River. Y que en lugar de ser castigado con la pérdida del partido con Independiente por 3-0, solo lo obliguen al futbolista a cumplir la fecha de suspensión que adeuda. Santos, además, evalúa ir al TAS si su pedido no obtiene resultados satisfactorios.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?