En la cocina de un hit de la política argentina

Claudio Jacquelin
(0)
25 de agosto de 2018  

La cocina está llena de secretos, de misterios, de incógnitas.

Cuando alguien quiere saber de verdad algo dice que quiere conocer "la cocina de la cosa" o "cómo se cocinó eso".

Para cada plato hay miles de recetas, millones de interpretaciones e infinitas realizaciones. Quizá, por eso, se ha impuesto con tanto éxito la cocina de autor, que puede traducirse en un "lo hago como se me da la gana" o "como me sale", siempre y cuando alguien esté dispuesto a comerlo y a pagarlo, claro. A mi manera, diría y haría Frank Sinatra.

Al fin y al cabo, en la cocina también imperan los gustos, las modas y los climas de épocas . No se trata de verdades reveladas aunque sobren los ortodoxos y los fanáticos que no toleran ni permiten discusiones o que solo admiten sus recetas (o las de su mamá). Igual, exactamente igual, que en la política.

No debería sorprender, entonces, que tantas interpretaciones, conclusiones, enojos, malentendidos y discusiones hayan generado el show del flan Casero. Un clásico argentino.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?