El Moderno festeja los 20 años de sus ciclos de arte experimental

"El cine es otra cosa" rompe la convención de la butaca y la pantalla
"El cine es otra cosa" rompe la convención de la butaca y la pantalla Crédito: Gza. Mamba
De un inicio para pocos a un presente de referencia que busca el cruce de cine, sonido y tecnología
Natalia Blanc
(0)
25 de agosto de 2018  

Esta noche, desde las 20, cuando cierren las puertas del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires , comenzará el festejo por los veinte años ininterrumpidos de dos ciclos de arte, cine y música experimental instalados en la cultura porteña como referentes y formadores de artistas. Hasta las dos de la mañana, el auditorio del Mamba será escenario de un cruce de disciplinas audiovisuales con proyecciones, charlas y baile. El Moderno, con su edificio recién renovado, está de fiesta. La entrada es gratis y están todos invitados.

Nacidos en simultáneo a fines de los años 90, los ciclos "El cine es otra cosa" y "Escuchar [Sonidos Visuales]" fueron impulsados por Laura Buccelato, directora anterior. La gestión actual, a cargo de Victoria Noorthoorn, continuó y expandió los programas conquistando nuevos públicos. En el año de su 20° aniversario, los proyectos se cruzan con propuestas audaces con performances e improvisaciones que, como dice Leandro Frías, curador de "Escuchar [Sonidos Visuales]" junto con el histórico Jorge Haro, "genera diálogo e intercambio entre los artistas".

Desde 2013, ambas programaciones se desarrollan a partir de ejes temáticos y abordan producciones audiovisuales y sonoras contemporáneas producidas por figuras nacionales y extranjeras. En los últimos años incorporaron homenajes y relecturas de obras y muestras específicas. Así, en 2017 hubo una fiesta electrónica con la DJ Carla Tintoré dedicada a Sergio Avello, en el marco de la exposición en su memoria. También, una performance de DJ Trincado y Gabo Ferro vinculada con la muestra de Liliana Maresca.

"Un gran orgullo es que en estos veinte años pasaron artistas de todos los continentes, con excepción de África -cuenta Frías-. El público acompañó el ciclo, creció y se fue ampliando. Ya no es un ciclo para unos pocos, como podía suceder en los inicios cuando se llamaba '2 x 1' y luego 'Conciertos en el limbo'. Ahora hay un público más formado, que conoce el arte experimental y los artistas internacionales que invitamos".

"Escuchar [Sonidos Visuales]" borra el límite entre arte y música,
"Escuchar [Sonidos Visuales]" borra el límite entre arte y música, Crédito: Gza. Mamba

Gabriela Golder y Andrés Denegri son los curadores de "El cine es otra cosa" desde 2013, cuando el ciclo se realizaba en el auditorio de la Alianza Francesa porque el Mamba estaba en reformas. Para Denegri, "lo que se señala en general con el término cine resulta una reducción excesiva de lo que el cine puede ser. Parece natural que en las salas haya una pantalla blanca adelante, butacas en fila y un proyector atrás. Pero esa no es la única manera de ver cine. Cuando entendemos que el cine puede ser otra cosa, el panorama se abre y la oferta es infinita".

Todo aquello que no sea, entonces, una producción tradicional podría ser un film experimental. El concepto es amplio y ninguna obra se parece a otra. El punto de partida es, en principio, la búsqueda estética de aquel que no se propone contar una historia de ficción o documental, sino que busque experimentar con la iluminación, los encuadres, los soportes o las posibilidades de proyección.

En dos décadas, el ciclo alojó trabajos del austríaco Peter Kubelka, de la francesa Valérie Mjrejen (que vuelve en octubre) y la española María Cañas, entre otros. "Hace unas semanas hicimos un gran programa dedicado a la producción de mujeres negras brasileñas. También hemos seleccionado material de la más reconocida producción audiovisual contemporánea de figuras como Lucas Bambozzi y Kika Nikolela. Un gran hito fue el bloque El yo en el centro: Inmensamente personal / inmensamente político, programa de video dedicado a las canadienses Deirdre Logue y Allyson Mitchell. Y actualmente presentamos Ismo, Ismo, Ismo, cine experimental en América Latina, que revisita películas clásicas y presenta nuevas obras de figuras claves y artistas emergentes", explica Golder.

El festejo conjunto de esta noche tendrá dos partes: de 20 a 22 habrá una pantalla abierta a cargo de la Asociación de Realizadores Experimentales Audiovisuales (AREA), con proyecciones y debates. Luego llegará el baile con los célebres DJ Pareja y Dany Nijensohn, más la participación de la artista visual Gisela Faure, que creará obras en vivo a partir del sonido.ß

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.