Una lindura

Graciela Guadalupe
Graciela Guadalupe LA NACION
(0)
26 de agosto de 2018  

"¡Sabés qué, Bonadio? Escaneate la cabeza, en una de esas te queda una neurona de sensatez republicana".

(De la senadora Pilatti, del FPV.)

Si algún viso de concreción tuvo el vaticinio de Diana Conti en la Cámara de Diputados cuando el kirchnerismo se negaba a aprobar los allanamientos a De Vido, el miércoles pasado 67 senadores se pegaron en forma unánime un tiro "en las partes pudendas" al aprobar la requisa judicial a propiedades de Cristina Kirchner. Para quien no recuerde aquella honorable reunión de los honorables legisladores reunidos en el honorable Congreso de la Nación, va aquí un resumen del discurso de Conti: "Si Diputados aprueba los allanamientos, será un acto de onanismo (masturbación) público. Pido que no nos disparemos a nuestras partes pudendas. La antipolítica se los va a llevar puesto a todos". A lo que la dama agregó, refiriéndose a un colega de la bancada oficialista: "La vuelta de la vida gira y te vas a tener que meter la lengua donde ahora no tenés pelotas para meterla".

Punto y aparte. O sigamos en el punto porque la nunca mejor tildada orgía de sobornos que destaparon los cuadernos de la corrupción hizo enardecer a otra mujer del FPV. La senadora chaqueña María Pilatti le recomendó a Bonadio en plena sesión que se escaneara la cabeza en busca de una neurona republicana. Fue la misma que dijo que la marcha del martes reclamando desafueros fue una reunión de "señoras gordas", una nimiedad a la vista de cómo se fue superando con las horas su tan exquisita como inflamada verba.

Antes, como ahora, los allanamientos fueron aprobados muchas semanas después de haberlos pedido la Justicia. Si de algo necesitaban deshacerse los sospechados, contaron con tiempo más que suficiente. Dicen que en la chacra del colombófilo De Vido, en Zárate, se habían fugado hasta las palomas cuando llegaron a allanar.

Cristina pidió que el juez no hiciera boquetes en sus casas para mirar dentro de las paredes, habiendo tantos métodos disponibles como "los que cuentan las fuerzas de seguridad y los organismos de inteligencia, para escanear paredes, divisiones y/o cielorrasos de durlock" (gran indicación de quien conoce bien el paño). Ni que se lleven joyas ni nada de uso vital ni cotidiano. "Ajuar" lo llamó.

"Dejemos de flagelarnos y votemos", rogaba Pichetto frente a lo ineludible.

Hay un axioma en la colombofilia que reza: "No culpes a la paloma si no llega el domingo. Fijate qué hiciste mal en los cinco días previos".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.