Durante los allanamientos, incautaron una camioneta de Cristina Kirchner

Se suma a la gran cantidad de autos de alta gama que fueron secuestrados, hasta el momento, en la causa de los cuadernos de las coimas
Se suma a la gran cantidad de autos de alta gama que fueron secuestrados, hasta el momento, en la causa de los cuadernos de las coimas Fuente: AFP - Crédito: Walter Díaz
Mariela Arias
(0)
25 de agosto de 2018  • 21:22

EL CALAFATE.- La camioneta Honda CRV dorada de Cristina Fernández de Kirchner fue sellada, hoy a la tarde, con las fajas que utiliza la policía federal y se espera que sea retirada en breve, se sumará así a la gran cantidad de autos de alta gama que fueron secuestrados en el marco de los 70 allanamientos realizados en la causa que se conoce como " Los cuadernos de las coimas " que instruye el juez Claudio Bonadio . El operativo finalizaría mañana.

El vehículo se encontraba estacionado dentro del garaje en el predio donde se encuentra el chalet que hoy fue escenario del segundo día consecutivo del operativo judicial. No trascendieron los motivos por los cuales el vehículo será secuestrado, los investigadores que llevan adelante el rastrillaje solo mascullaron la palabra "irregularidades".

El coche es el que suele utilizar aquí la presidenta, quien durante años condujo el mismo modelo en color celeste, en tanto que ella lo cambió hace unos años por el color dorado que ahora sería secuestrado. En lo que va de la investigación que ya suma 32 cuerpos, se decomisaron unos 250 cuadros valuados en 41,5 millones de pesos, más de 1.250.000 dólares, 235.000 euros y 6.350.000 pesos. Además de pesos chilenos, uruguayos y reales, nueve armas de fuego, equipos de telefonía móvil y electrónicos y una gran cantidad de autos y motos de diferentes marcas y modelos, muchos de ellos de alta gama.

Hoy, a diferencia del viernes, ningún simpatizante de Cristina Kirchner se acercó al lugar, para insultar a la policía federal y a la prensa que siguió las instancias del allanamiento desde el otro lado del cerco. Las calles que rodean el predio siguen cortadas por patrulleros de la policía federal y las luces azules de las sirenas encendidas, le dan un aspecto lúgubre al lugar.

Durante el día, las tareas de los efectivos se concentraron en el interior de la vivienda. Junto a la puerta de ingreso, sobre un monolito de cemento, una placa de bronce luce una curiosa inscripción "Por la fuerza del amor - Cristina Fernández de Kirchner". La mayor parte del tiempo, las cortinas estaban bajas para impedir que las cámaras desde el exterior muestren las tareas que llevan adelante los investigadores.

Según se pudo reconstruir, las tareas pusieron un foco especial en el subsuelo, el lugar que fue señalado como el favorito para crear un lugar de guardado de cosas valiosas, a pedido de los Kirchner. En esas paredes, trascendió que solo había recuerdos del paso de ambos por la Presidencia colocado en estantes. Se pudo observar el ingreso de mechas para poder perforar la paredes e ingresar la diminuta cámara que permite mirar en el interior de las paredes.

Todo el enorme jardín, que aún luce pálido tras el invierno riguroso, fue recorrido por los canes de la división K-9 de la Aduana-AFIP, labradores entrenados en la búsqueda de estupefacientes y de divisas, en tanto que el escáner de la Gendarmería fue operado por las dos personas que van barriendo cada pared, cada entrepiso y permite mirar a través de ellas.

Una diferencia encontraron aquí los investigadores con respecto a Río Gallegos: mientras esta vivienda refleja estar habitada por sus dueños, la de Río Gallegos, parecen estar apenas de paso, no encontraron casi ropa allí, solo abrigos, zapatos y carteras y pero la gran mayoría de los cajones, estaban vacíos, según pudo reconstruir LA NACION.

Todo el operativo fue presenciado por la casera de la vivienda, por el abogado Jorge Cabezas, los dos testigos -vecinos de esta ciudad- y expertos en construcción convocados a tal fin. La vivienda, al igual que la de Río Gallegos y el departamento de la Recoleta, serán tasados oficialmente.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?