La esperanza de los Pumas: Bautista Delguy, el talento de 21 años que se convirtió en figura

Las corridas de Delguy fueron un problema para los Springboks Fuente: LA NACION Crédito: Marcelo Aguilar
25 de agosto de 2018  • 23:08

MENDOZA.- Bautista Delguy está muy equivocado. "A los wings nos toca definir las jugadas, pero los tries son de todo el equipo", afirmó. No es su caso. No solo tiene la capacidad de definir las jugadas desbordando con su velocidad, como en su primer try, sino que también tiene una increíble habilidad para desairar al marcador en espacios mínimos. Como en la segunda conquista, cuando aun estando dos contra dos recibió un pase de Matías Moroni y, lanzado en carrera, dejó desairado al fullback Willie Le Roux.

Si ayer se erigió en la figura dentro de un rendimiento general excelso, lo fue no solo por los dos tries que abrieron el camino al impactante 32-19 sobre Sudáfrica, sino también porque cada vez que tomó contacto con la pelota hizo mucho daño en la defensa y generó inercia para los Pumas. La estadística indica que ayer se sacó de encima 11 marcadores. ¡Once! Lo siguió Nicolás Sánchez con cuatro, cantidad nada despreciable.

Acaso por exceso de humildad, acaso para darle mérito a una gran actuación colectiva, Delguy dijo aquello a la prensa a la salida del vestuario. Pero él sabe más que nadie de su habilidad. Si no, no se habría animado a salir jugando de su propio in-goal cuando a falta de 10 minutos Sudáfrica arreciaba y todavía estaba a tiempo de dar vuelta la historia. El wing surgido de Pucará amagó a patear, pisó hacia adentro, dejó pagando a uno, dos, tres, cuatro defensores y puso al equipo en ataque. Fue el único respiro luego de 20 minutos de acoso incesante de los Springboks, y prácticamente un golpe de knock-out tan valioso como los tries. Después de esa jugada, el visitante no volvió a acercarse al try. "Es suerte. Si hubiese salido al revés, tal vez habría sido una locura", describió. Fue una locura, sí, pero no fue suerte.

Delguy emergió este año en el radar del seleccionado luego de dos años en los Pumitas y un breve paso por Argentina XV. Mario Ledesma le echó el ojo enseguida y lo hizo titular al segundo partido del Súper Rugby. El back debutó con la camiseta celeste y blanca en junio y ya es una de las figuras. Ayer, directamente, el mejor.

"Veníamos trabajando todo el año con Mario y el resto del staff en Jaguares. Nos hizo sentir de nuevo lo que es jugar en los Pumas, pensar en nuestras familias y en por quién jugamos, y eso es importante para tener los pies sobre la tierra", dijo sobre el aporte del nuevo entrenador del seleccionado.

El festejo en la cancha luego del partido no fue lo exultante que uno esperaría tras una victoria frente a una potencia. Delguy aclaró que en el vestuario sí se soltaron: "Es inexplicable lo que se vivió. La gente, el equipo, las ganas que teníamos de ganar. Es un triunfo del que no vamos a olvidarnos nunca. Ganarle a Sudáfrica después de tantos partidos perdidos es un alivio", reveló.

¿Qué fue lo mejor de los Pumas? "Rescato las ganas del equipo", sostuvo el wing de apenas 21 años. Y añadió: "En el segundo tiempo no tuvimos la pelota, nos tocó solamente defender, y el equipo se puso el overol y empezó a tacklear. Si seguimos con estas ganas van a venir muchos triunfos más". Y muchos tries más del eléctrico Bautista Delguy, también.

TEMAS EN ESTA NOTA