Nuevo mea culpa del Papa por los abusos en Irlanda

El Papa volvió a hacer un nuevo pedido de perdón
El Papa volvió a hacer un nuevo pedido de perdón Fuente: AFP
Elisabetta Piqué
(0)
26 de agosto de 2018  • 08:43

DUBLIN.- En su segundo y último día de su compleja visita a Irlanda, opacada por el escándalo de abusos sufridos por miles de niños y mujeres de este país, el Papa volvió hoy a hacer un nuevo pedido de perdón.

"Imploro el perdón del Señor por estos pecados, por el escándalo y la traición sentida por tantos en la familia de Dios. Pido a nuestra Madre Santísima que interceda por la curación de todos los sobrevivientes de abuso de cualquier tipo y que confirme a cada miembro de la familia cristiana con el propósito decidido de no permitir nunca más que estas situaciones vuelvan a repetirse", dijo, al hablar ante 45.000 fieles congregados en la explanada del Santuario mariano de Knock, a 178 kilómetros al noroeste de esta capital, donde llegó tras 40 minutos de vuelo.

"Ninguno de nosotros puede dejar de conmoverse por las historias de los menores que han sufrido abusos, a quienes se les ha robado la inocencia y se les ha dejado una cicatriz de recuerdos dolorosos. Esta herida abierta nos desafía a que estemos firmes y decididos en la búsqueda de la verdad y de la justicia", agregó el Papa, que cuando llegó a este pequeño pueblo que se hizo famoso por una aparición de la Virgen, el 21 de agosto de 1879, fue aclamado como un héroe por la multitud.

Tal como suele hacer en todos los santuarios marianos que visita, Francisco rezó varios minutos, absorto, ante la imagen de la Virgen que que se encuentra en la Capilla de las Apariciones del Santuario. Luego, al dirigirse a los fieles, que lo esperaron durante horas bajo la lluvia y el frío, aseguró que en ese momento le encomendó a la Virgen "en modo particular a las víctimas de abusos de parte de miembros de la Iglesia en Irlanda".

El Papa habló así después de haberle escrito una inédita carta al "pueblo de Dios" el lunes pasado, en el que condenó las atrocidades y reafirmó su compromiso para eliminar el horror, y después de haberse reunido ayer con ocho víctimas, tras tener un fuerte cruce con el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, que le reclamó "acciones y no palabras".

Francisco aprovechó su breve visita a Knock, lugar devoto de la "isla esmeralda" muy cercano a la frontera con el Ulster, para darle también "un cordial saludo a la querida gente de Irlanda del Norte". "Si bien mi viaje con motivo del Encuentro Mundial de las Familias no incluye una visita al Norte, les aseguro mi afecto y cercanía en la oración. Pido a la Virgen que sostenga a todos los miembros de la familia irlandesa para que perseveren, como hermanos y hermanas, en la tarea de la reconciliación", aseguró, en un discurso interrumpido varias veces por aplausos.

Tras regresar a Dublín, Francisco cerrará esta tarde su visita a Irlanda con una misa ante más de 500.000 fieles en el Parque Phoenix, evento que le pondrá el broche final al Encuentro Mundial de las Familias. Antes de partir de regreso a Roma, se reunirá con los obispos irlandeses.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios